sábado, 31 de marzo de 2012

Las 10 mejores canciones de los Beatles

The Beatles: 100 greatest songs se llama el especial de Rolling Stone que propone las mejores canciones de los fab four. Esta propuesta recoge, además, cuáles fueron los mejores títulos para Paul McCartney y John Lennon, incluye textos de los cuatro miembros y la historia de cada una de las canciones. Seguramente que en esa lista de las 100 mejores habrá un altísimo consenso. El problema está lógicamente en las 10 primeras porque se trata de un puesto que no se alcanza únicamente por la indiscutible calidad objetiva de los temas, sino por el impacto que han causado en cada uno y por las fibras que tocan en las emociones de aquellos que las escuchan.
Las 10 primeras de RS son: A day in the life, I want to hold your hand, Strawberry fields forever, Yesterday, In my life, Something, Hey Jude, Let it Be, Come Together y While my guitar gently weeps.
Claro, yo no puedo por menos que manipularla. En mi caso, de esta lista se caen I want to hold your hand, Yesterday, Let it Be y Come together. 
En su lugar entran: Please, Please Me,  Happiness is a warm gun, Sexy Sadie y Help.
Cada uno tendrá su lista. Seguramente que siempre quedarán denominadores comunes, como Strawberry fields forever o Hey jude o Something,..cómo prescindir de ellas. También In my Life que en la lista de 2000 publicada por la revista británica Mojo la situaba como la mejor canción de todos los tiempos.
Lo curioso es que no incluyo ninguna de mi disco favorito...claro, Revolver.





El archivo de Mal Evans


A todos los que nos guste Mozart debemos ser conscientes de que, por razones obvias, (murió en 1791) este músico superdotado ya no volverá a componer jamás. La buena noticia es que nos dejó más de 600 obras entre óperas, misas, conciertos para piano, etc. de modo que siempre podremos encontrar, sin demasiado esfuerzo, un “Mozart inédito” para nuestra memoria musical.
A los que nacimos en el 63, y una legión adicional de posteriores seguidores, nos pilló el gusto por los Beatles con el grupo ya separado. Es decir, hemos estado más de 40 años escuchando los mismos 15 discos (con el Magical Mistery Tour y los Past Masters) una y otra vez. Probablemente miles de veces. Pudimos recuperar un cierto nerviosismo cuando tuvimos que añadir los CD´s a la colección de vinilos, o con regalos más recientes como el Anthology, Love o Let it Be NAKED.
En este contexto es lógico que pasáramos muchos años añorando un nuevo encuentro de los fab four que quedaría definitivamente frustrado con el asesinato de John Lennon. O que nos aferráramos a historias imposibles. Una de ellas era el llamado archivo de Mal Evans, en el que habría ido guardando durante años anotaciones, recuerdos y grabaciones inéditas de los Beatles. Un tesoro. Evans murió por disparos realizados por agentes del Departamento de Policía de Los Ángeles el 5 de enero de 1976 cuando erróneamente pensaron que la pistola de aire que sostenía era en realidad un revólver. La maleta con su misterioso archivo fue extraviada durante la investigación policial. Alguien supuestamente la encontró, pero resultó ser falsa. Quizás algún día aparezca. Seguiremos esperando.

Paul McCartney con Mal Evans



jueves, 29 de marzo de 2012

Sugerencias para insomnes (II)

Hace una par de semanas inauguramos una nueva sección periódica llamada "Sugerencias para insomnes".
Hoy presentamos una nueva entrega solo para muy iniciados. Se trata de un enlace en el que se muestra un pormenorizado gráfico titulado "Los Beatles: Autorías y colaboraciones". Está basado en el minucioso libro "Beatlesongs" escrito por William J. Dowlding.

http://www.ritholtz.com/blog/wp-content/uploads/2012/01/Beatles1.gif

En dicho gráfico es apreciable de un simple vistazo la evolución de las contribuciones de cada beatle al grupo y su progresiva disgregación hasta llegar al punto, según cuentan los cronistas de Abbey Road,  en el que casi actuaban  como músicos de estudio para las composiciones de cada individuo. En ese contexto (aparentemente más duro e íncomodo en Let it Be que en sus últimas grabaciones para Abbey Road, en el que ya estaban echando la persiana) nos quedan misterios como Dig it cuyo encanto no está precisamente en su calidad, sino precisamente en todo lo contrario: Se trata de una feliz gamberrada. O "The Ballad of John and Yoko" interpretada íntegramente por John y Paul (¿enemigos irreconciliables?) con éste último al bajo, batería, piano y maracas con muestras evidentes que se lo están pasando en grande. Como decía Goethe, "con el conocimiento se acrecientan las dudas".



martes, 27 de marzo de 2012

De lo posible se sabe demasiado


Como de lo posible se sabe demasiado, he pensado que hoy es un buen día para hablar de cosas imposibles. Cabe decir que sería posible en un plano puramente teórico, pero imposible en la práctica.
Me refiero a un grupo, inexistente claro está, denominado por ejemplo The New Beatles, formado por Lennon, Harrison, McCartney y Starkey. El matiz es que no me estoy refiriendo a los fab four originales, sino a sus hijos, Julian (o Sean), Dhani, James y Zak. Podría ser motivo de un interesante debate en torno a la influencia del ambiente y la genética en el comportamiento, ya que los cuatro han seguido los pasos musicales de sus respectivos padres.
Ya, ya lo sé. Solo estoy especulando. En todo caso a James McCartney ya lo tenemos ubicado en The Cavern, donde actúa el próximo 3 de abril. James ha colaborado en varios discos de su padre y la primera noticia que tuve de él fue con un solo de guitarra de su propiedad en la canción “Heaven on a Sunday” del disco de Paul Flaming Pie.
De Julian supimos mucho antes: con 11 años aporreando la batería en el trabajo de su padre “Walls & Bridges”, “el mejor disco en solitario de un beatle” en palabras de Elton John. Su primer disco, Valotte fue muy prometedor, pero su carrera musical posterior ha sido muy irregular. Al escuchar su último disco publicado en 2011 “Everything Changes” es imposible no acordarse de su padre.
Para los amantes de la guitarra, Dhani Harrison, - que estuvo en todo momento sobre el escenario acompañando a músicos de la talla de Jeff Lynne, Tom Petty, Eric Clapton, Billy Preston, o los mismísimos Paul y Ringo, con motivo del impresionante concierto homenaje su padre,- está al frente de una aplicación para la tablet de Apple que permite acceder a la historia de cada una de las guitarras de George. Un viaje apasionante para cualquier amante de la guitarra. Ahora lidera el grupo Fistful of Mercy, con Joseph Arthur y Ben Harper.
Zak Starkey es un excelente batería de la actual formación del legendario grupo The Who y también ha colaborado con Oasis y, por supuesto, en proyectos con su padre.

Solo por probar,…los cuatro, en un escenario, aunque solo sea por una vez, solo una vez, tener a Lennon, McCartney, Harrison y Starkey en directo. Y luego cada uno a lo suyo.





Ejercicio de agudeza visual: ¿De qué beatle es hijo cada uno?

lunes, 26 de marzo de 2012

Lennon: Poeta en Nueva York


Con el nacimiento de su hijo Sean en 1975, Lennon dejaría de lado su carrera musical para ocuparse de su hijo y para retomar sin demasiado éxito su relación perdida con Julian. Sin embargo, en el verano de 1980, tanto Lennon como Ono volvieron al estudio de grabación para comenzar a componer. Siempre me preguntaré, después de Double Fantasy, en el que recuperamos una de las mejores versiones de John Lennon…¿de qué nos privó Mark David Chapman?, ¿de qué nos privó su asesino?. Qué canciones otra vez sublimes (junto con las absolutamente prescindibles de Yoko Ono) no escucharemos jamás del hombre que en el trabajo cotidiano para el que iba  a ser su último disco, se autoexigía mejorar en cada composición con la frase “Soy el tipo que compuso “A day in the life”...
Tratando de buscar una respuesta intentamos seguir sus huellas por Nueva York en el año 2009 con motivo de  la exposición “John Lennon: The New York Years”. A pesar de la servilleta de papel en la que Lennon escribió ‘Imagine’, su tarjeta verde para residir y trabajar en los Estados Unidos, la guitarra con la que tocó en un show junto a Elton John en Madison Square Garden o sus gafas circulares, no encontré la respuesta a mi pregunta y por supuesto no creo en absoluto que la encuentre flotando en el viento.











 

domingo, 25 de marzo de 2012

La increíble, pero verídica historia de Juan Carrión

Juan Carrión es un venerable anciano que fue profesor de inglés en Cartagena en los años 60. Como por aquel entonces no había métodos de aprendizaje de idiomas, el profesor Carrión usaba en sus clases las canciones de los Beatles. Las letras las conseguía transcribiendo lo que podía mientras escuchaba radio Luxemburgo. El problema es que siempre se le escapaba alguna expresión, alguna palabra suelta que dejaba en blanco en su cuaderno de anotaciones. Corría el año 1966 cuando se enteró que John Lennon estaba en Almería rodando "Cómo gane la guerra", así que cogió su cuaderno y fue a visitarlo. Cuenta el viejo profesor que se encontró a Lennon jugando a futbol con Mal Evans en el jardín de la casa ya referida en este blog y que, tras disculparse por interrumpirle, le pidió que le completara los huecos en blanco de su cuaderno de notas.
Tuve la fortuna de tener ese cuaderno entre mis manos, y vi las anotaciones con varios lápices de colores que le hizo John Lennon a Juan Carrión hasta completarle todas las letras del block.
- ¿Pero usted sabe lo que puede valer esto Juan?.
- No se, la verdad es que me da igual. John fue muy amable conmigo; - me respondió
Desde aquel año, me confesó Juan Carrión, John Lennon le envió cada uno de los discos que publicaron los Beatles y todos los discos que fue sacando posteriormente John en solitario hasta que fue asesinado.
El primer disco que publicaron los Beatles después de este encuentro entre Lennon y el profesor Carrión fue el Sgt. Pepper, seguramente la mejor cubierta de vinilo que se ha concebido y, por otra parte, el primer disco con las letras de las canciones impresas de la historia de la música,....¿Coincidencia?. Después de ver aquel cuaderno sé que no.


viernes, 23 de marzo de 2012

Versionar a los Beatles: Una misión de alto riesgo


El tema que me ocupa hoy es infinito. Volveremos más veces, por ejemplo con los llamados grupos tributo. Son millares los atrevidos que han versionado a los Beatles. Yo, y disculpen la alusión personal, lo hago todas las noches. Y con mi hermano, todos los años por navidad. La diferencia estriba en que no siempre es un ejercicio de intimidad, como es nuestro caso, sino que hay quien lo graba, lo publica y pretende una compensación económica por ello. Como, efectivamente, estamos hablando de miles de versiones, solo me referiré a algunos ejemplos. Todos tenemos en casa algún CD de alguien versionando a los Beatles.
Los primeros ejemplos que me vienen a la mente son diametralmente opuestos estética y temporalmente, pero comparablemente nefastos en los resultados. Me refiero a mi admirado Plácido Domingo destrozando Yesterday en un disco de vinilo que todavía ignoro quién introdujo en casa. Los controles no funcionaron. O, más recientemente, Justin Bieber supuestamente interpretando Let it Be con Carlos Santana a la guitarra. Raro, no?. Parece el relato de un sueño absurdo. Pero no, …está grabado.
Entre ambas propuestas siempre recomiendo evitar cualquier audición de la Royal Philharmonic Orchestra interpretando a los Beatles. Una experiencia insoportable, salvo que me encuentre en la consulta del dentista, donde la expectativa de la sonda periodontal lo aguanta todo.
En otra línea diferente ni tan siquiera consideraría a Los Manolos en este capítulo, ya que el lailo, lailo es un concepto tan alejado del All my loving original que ni tan siquiera tengo la sensación de estar realmente escuchando lo que entendemos por una versión. Es “otra cosa”. También, desde esta perspectiva condescendiente, confieso haberme divertido con el Help de Bananarama.
Entre tanta humareda hay momentos memorables, como el que nos hizo pasar Joe Cocker en el concierto de Woodstock con su personalísimo With A Little Help From My Friends. También siempre he sentido predilección por el sutil arreglo de Ticket to Ride que la voz  de los Carpenters convierte en seda. Y, ni que decir tiene, las mágicas interpretaciones con la guitarra acústica de Tommy Emmanuel presentadas ya en este blog. En el capítulo de intentos previsibles, casi me hubiera defraudado que John Denver no versionara Mother nature´s son
También guardo en mi colección algunas rarezas, como un disco que me regaló un profesor de Londres. Se trata de un grupo peruano (YAWAR) interpretando a los Beatles de forma muy singular únicamente con instrumentos andinos. O una recopilación de éxitos de los Beatles versionados por Mina Anna Mazzini, una de las más grandes cantantes italianas y que despertó mi curiosidad sin defraudarme en lo más mínimo.
Y, etc. etc. etc.
 http://www.youtube.com/watch?v=fsgj4xcxXyA
(Ej. Ticket to ride por los Carpenters)

jueves, 22 de marzo de 2012

Please, Please Me

Hoy, queridos amigos y amigas seguidores de "Revolver los Beatles" estamos de cumpleaños.
Hoy 22 de marzo de 2012 hace 49 años que vio la luz el primer LP del mejor grupo del mundo.
14 joyas grabadas en 585 minutos.
Hazte un regalo y escucha este álbum con las 8 primeras maravillas con la firma Lennon/McCartney y sus fantásticas versiones de Anna, Chains, Boys, Baby it's you y A taste of honey.
Y, siguiendo con las celebraciones, gracias por las más de 500 entradas que ha tenido este blog en apenas dos semanas de vida.





El laberinto de "El quinto beatle" (y II)


Michael Thomas, arreglista esporádico de Paul McCartney y miembro del cuarteto Brodsky que acompaña a Elvis Costello en el interesante álbum “The Juliet Letters” y que, por amor (qué otra cosa) acabó dirigiendo la Orquesta Joven de Andalucía, me dijo en una ocasión en Almería (la cuna de Strawberry fields) que algunas canciones de los Beatles no hubieran destacado en absoluto a no ser por los arreglos y producción de George Martin. Al menos en lo que concierne a Thomas deja claro quién es el candidato indiscutible para “quinto beatle”. Y lo cierto es que en aquel momento no se lo discutí.
Objetivamente, cabe decir que todas las canciones de los Beatles, salvo el citado álbum Let it be y el tema del St Pepper, “She´s leaving home” (arreglada por Mike Leander porque Paul McCartney “no podía esperar”) han pasado por la exquisita producción de Martin. También toca el piano en algunos temas de los Beatles siendo especialmente delicioso el arreglo de “In my life”, por otra parte la canción favorita de Cynthia Lennon según confesó en una de sus últimas apariciones públicas.
Sin embargo, siendo indiscutible su impronta, debemos reconocer que la iniciativa estaba claramente marcada por el apetito creativo de Lennon y McCartney que iban exigiendo prácticamente en cada sesión, más innovaciones sonoras. La prueba evidente de esta afirmación es que no hay arreglos de producción adicionales al esquema básico guitarras-bajo-batería en los primeros trabajos hasta que los dos líderes del grupo reclaman a Martín más recursos técnicos, inicialmente de manera puramente intuitiva ya que sus conocimientos musicales eran todavía limitados. Así llegan las producciones más sofisticadas de Nowhereman (Rubber Soul), el arreglo de cuerda de Yesterday (Help), o el significativo punto de inflexión en Revolver, inspiración de este blog, donde encontramos el impresionante y desnudo arreglo de cuerda de Eleanor Rigby o la potentísima introducción de viento (trompetas y saxos) de Got to get you into my life (preludio de la línea que seguiría años más tarde Paul con Wings). Y todo esto, como ya recordamos en el primer post, en muy poco tiempo.
Otro aspecto que distinguía a los Beatles del resto de grupos eran sus muy precisos arreglos vocales. En un trabajo no publicado del musicólogo Javier Rodríguez “Armonías vocales y el tratamiento de la voz en los Beatles” desglosa, analiza y explica este talento natural de Lennon, McCartney y Harrison. Yo le sugerí en una ocasión que, en realidad, la habilidad debiera atribuirse a George Martin que les marcaba las pautas de la línea vocal de cada beatle. Pero él era de la opinión, sin embargo, que el resultado obedecía fundamentalmente a su extraordinaria intuición musical.
Pero claro, no todo eran arreglos orquestales. El disco de Sgt. Pepper es considerado por muchos críticos como el mejor álbum de todos los tiempos y una de las razones de este éxito son sin duda las innumerables innovaciones técnicas de grabación que se incorporaron. Hay un catálogo de canciones en los que la producción forma parte de la historia y de las emociones que trasmite. No se puede entender Being for the benefit of Mr. Kite sin el “ambiente” generado por Martin. En Abbey Road hay trabajos de producción verdaderamente magistrales para lo que invito a escuchar, por ejemplo, Here comes the sun fijándonos en cada una de las capas instrumentales que va añadiendo Martin para generar un crescendo ingrávido que alcanza una explosión emocional sublime.
Probablemente tengamos que concluir que George Martin, poseedor de una amplísima formación musical supo ofrecer a los Beatles lo que exactamente ellos estaban buscando para componer partituras que después de 50 años siguen siendo perfectas. Pero la perfección es un concepto relativo. Por eso, quizás, a fin de cuentas, el quinto beatle seamos todos aquellos a los que esas canciones, por alguna razón escondida, nos siguen pareciendo, eso, sencillamente perfectas. Sí, tú también eres el “quinto beatle”.


                                                 George Martin con los Beatles en Abbey Road

miércoles, 21 de marzo de 2012

El laberinto de "El quinto beatle" (I)


Tal y como prometí, y ante la lluvia de peticiones, era ineludible en este blog abordar la cuestión del denominado “quinto beatle”. Como no hay dos sin tres, pero donde comen tres, comen cuatro, y siendo cuatro los componentes del mejor grupo de mundo, acuñar el concepto “quinto beatle” era cuestión de tiempo. Claro que siendo muchos los candidatos a los que la prensa especializada les ha otorgado este honor, son pocos, a mi juicio, los que realmente encajan en todo lo que parece conllevar ser el quinto beatle y, probablemente, ni están todos los que son, ni son todos los que están. Así que empecemos por estos últimos. Me refiero a los ya citados anteriormente, Pete Best o Jimmie Nicol cuya influencia en el grupo es puramente anecdótica y tangencial.
De modo que el listado, necesariamente debe comenzar por Stuart Sutcliffe, el primer bajista de los Beatles y amigo íntimo de John Lennon. La pintura y Astrid Kirchherr (la fotógrafa de los Beatles del Hamburgo en blanco y negro) le hicieron dejar la banda antes de que una lesión en el cerebro, consecuencia de una pelea, acabara con su vida. Su personalidad es lo suficientemente interesante como para abordarla en un post específico. Lógicamente, Brian Epstein, su descubridor y manager, ha sido para muchos, quien mejor podía encarnar el papel de “quinto beatle”. Como es bien sabido, la decisión de los Beatles de dejar las actuaciones en directo pareció relegarle a un segundo plano, pero lo cierto es que todos los negocios vinculados con Appel Corps (la empresa creada por los Beatles) empezaron a desmoronarse tras su pérdida.
George Harrison fue partidario de considerar quinto beatle a Neill Aspinall. Compañero de clase de Paul McCartney, amigo de la infancia, tuvo su vida ligada a los Beatles como road manager primero, hasta dirigir la citada Appel Corps. Quizás fue el único que, en su día, lamentó el despido de Pete Best. En este incompleto repaso nos quedan interesantes personajes como el bueno de Mal Evans y su “misteriosa maleta de archivos” o el ingeniero de sonido Geoff Emerick que tampoco parece querer renunciar a ser considerado el “quinto beatle”. Pero nos ocuparemos de ellos en otra ocasión.
También podríamos considerar un grupo indeterminado de personas con presencia incidental en los Beatles. Los más destacados, a mi juicio, Eric Clapton con una colaboración impagable (de hecho seguramente fue impagada) en el disco blanco, y Billy Preston cuyos teclados convierten a Let it be, junto con la producción de Phil Spector en un álbum diferente al resto. Casualmente, los dos son invitados al cerradísimo círculo beatle por George Harrison. Pero también hablaremos de ello en otro momento.
Como ya se habrán imaginado, será en la segunda parte de este sucinto repaso donde hablemos del músico que tienen en la cabeza. Pero, como no podría ser de otra forma en el caso que nos va a ocupar, prefiero darles mi opinión mañana…

               George Harrison y John Lennon con Stuart Sutcliffe, bajo en ristre (Fotografía de  Astrid Kirchherr)

martes, 20 de marzo de 2012

Los otros baterías de los Beatles (y II)


 El siguiente de la lista fue Andy White que participó en la grabación del primer éxito “Love me do” debido a las reticencias iniciales de George Martin sobre las competencias de Ringo Starr con las baquetas. No debió ser plato de buen gusto para Ringo relegarle en aquella grabación al “humillante” puesto de pandereta. Sin embargo, la toma que en todo caso se llevó a cabo con Starr a la batería la hemos podido escuchar décadas más tarde en el Anthology y los Past Masters recopilatorios. Como nos recuerda el ingeniero de sonido Geoff Emerick en sus memorias, es fácil distinguir ambas grabaciones ya que en esta postergada versión no hubo nadie a la pandereta.
Quizás más dura que la incursión de Pete Best en los Beatles fue la de Jimmie Nicol. Nicol fue llamado para sustituir a Ringo Starr, aquejado de una amigdalitis, ante la inminencia de una gira mundial de los Beatles que iniciaban el verano de 1964. Ocupó el puesto de Ringo formando parte del grupo en los actos de recibimiento, despedida, ruedas de prensa, etc., además de los conciertos. En todas las ocasiones Jimmie se metió quizás demasiado en el papel de beatle seducido por la repercusión de sus inmediatas consecuencias (fama y mujeres, por hacer un resumen rápido de sus propias impresiones) cortándose el pelo ad hoc y vistiendo incluso los trajes de Ringo. Siempre he pensado que aquello no fue una buena idea: no solamente porque los pantalones le quedaban indisimuladamente cortos, sino porque no era necesario exhibirlo de esa forma sabiendo el carácter puntual de la situación. Tuvo que pisar el suelo otra vez (morder el polvo si forzamos la metáfora) cuando Ringo se reincorpora a la banda en Australia.  De trayectoria vital algo errática, Nicol pasó una bancarrota, por alguna banda intrascendental, para más tarde residir en México donde creó una fábrica de botones. Regresó sin demasiada fortuna a Londres en 1975 donde actualmente reside modesta y anónimamente.  También a Andy White y Jimmie Nicol se les dedicó algún titular con el sobrenombre de “quinto beatle”, pero aquello tuvo la misma vigencia que el periódico donde aquel entrecomillado fue impreso.
Pero mañana. Quizás mañana, hablaremos del verdadero quinto beatle. De ese en quien están pensando.

Los Beatles con Andy White


Los Beatles con Nicol a la batería.



lunes, 19 de marzo de 2012

Los otros baterías de los Beatles (I)


Comentaba el otro día en este blog la irónica alusión que John Lennon hacía sobre Paul McCartney como “uno de los baterías de los Beatles”. Digo que se trataba de una ironía porque su intención no era tanto alabar las cualidades de Paul, sino poner en evidencia que Ringo Starr era prescindible. A veces John podía ser innecesariamente mordaz ya que, en realidad, siempre admiró a Ringo y su valía a la batería. De hecho, después de la separación de los Beatles son varias las colaboraciones de uno en los trabajos del otro (asunto que será temática de otra interesante entrega de este blog).  En todo caso, parece claro que con aquella frase no se refería a los otros baterías que, realmente, habían formado parte de la historia de los Beatles.
El primero fue el ya mentado en estas páginas Pete Best. Pete era hijo de Mona Best, propietaria del Casbah Club situado en el sótano de su propia casa y que fue el lugar donde los Beatles tocaron por primera vez. Antes incluso que en la famosa Caverna. Son varias las razones por las que fue expulsado de los Beatles, pero todas parecen tener en común que Paul, John y George estaban de acuerdo, y tanta gente no puede estar equivocada. En todo caso sí parece que Best, no siendo un mal batería, ofrecía una base rítmica previsible que contrastaba con el estilo de Ringo con un despliegue de recursos más creativo y personal que, en contra de la creencia popular, influyó en el estilo de grandes baterías posteriores como así lo ha reconocido en muchas ocasiones el propio Phil Collins.
Es Pete Best una de las personas a las que se les atribuye el itinerante título de “Quinto Beatle”, inmerecido estatus al que nos referiremos otro día. No fue fácil asimilar para Best este ascenso y caída, en el que un día estás firmando autógrafos y el siguiente eres dependiente en una panaderia. Pero parece que, aunque tardíamente, Liverpool le ha resarcido de alguna forma inaugurando el pasado 26 de julio la calle “Pete Best Drive”. Claro que Best no fue el único que pasó por el  taburete de la batería del cuarteto de Liverpool....mañana más.

                                                  Los Beatles con Pete Best a la batería.
                 

domingo, 18 de marzo de 2012

Sus manos tienen vida propia o porqué mi guitarra no suena igual


Aporta Eduardo al debate sobre el dominio de la guitarra acústica al elegante Chet Atkins, a la heterodoxa mano derecha de Mark Knopfler y el gran Tommy Emmanuel, que es dos o tres guitarristas en uno. En todo caso todos tienen en común que superarían al ínclito Paul McCartney y que, por otra parte, parece que no les supone esfuerzo alguno hacer lo que hacen. En lugar de estar mirando al mástil para evitar errores y con cara de esforzada concentración, se les ve mirando con tranquilidad, sonriendo de manera cómplice al público. Como si fueran sus manos las que cargaran con todo la responsabilidad mientras ellos disfrutan, se escuchan o incluso piensan en qué van a hacer por la tarde.
Para disfrutar de este trío de ases (creo que Paco de Lucía, John McLaughlin y Al Di Meola son otro concepto) vamos a facilitar a los miles de seguidores de este blog algunas referencias sonoras.
Como señalaba Eduardo, Atkins y Knopfler mejor en pareja: http://www.youtube.com/watch?v=5wTVLIZaxMk
2. Emmanuel siempre con la misma guitarra desteñida
4. Todas las combinaciones son buenas, Atkins y Emmanuel juntos:
5. Y para acabar el día flotando, como nos recomendaba Eduardo, Emmanuel tocando sobrenatural e inhumanamente a los Beatles. Parece que son dos guitarristas pero es solo uno. No intentes hacerlo en casa.
6. Claro que, todo depende de lo que busque uno en un guitarrista. Esta es una lista con los supuestamente 15 mejores del mundo con acústica. No aparece Knoplfler, Atkins está en cuarto lugar y Emmanuel en segundo. Se puede observar en algunos una cierta tendencia a prescindir de la caja y hacer buena parte del trabajo en el mástil.

El guitarrista acústico puede perderse en: http://fingerpicking.net/

sábado, 17 de marzo de 2012

Ivan Vaughan o el efecto mariposa

El "efecto mariposa" es un concepto ligado a la denominada "teoría del caos".  La idea es que, dadas una condiciones iniciales en un determinado sistema caótico, la más mínima variación en ellas puede provocar que el sistema evolucione en formas completamente diferentes. Es decir, la introducción de una pequeña variable, mediante un proceso de amplificación, podrá generar un efecto considerablemente grande en un intervalo de tiempo indeterminado. 
Exactamente es este el proceso que tuvo lugar a partir del 6 de julio de 1957. Es una fecha que tengo marcada en el calendario para, cada aniversario, tomarme una cerveza en honor de Ivan Vaughan. Estudió en el Instituto de Liverpool y era compañero de clase de Paul McCartney. Esporádicamente tocaba el bajo en el incipiente grupo de John Lennon, los Quarrymen; nombre que obedece al hecho de que John estudiaba en el Quarry Bank High School. El 6 de julio de 1956, Ivan se llevó a un Paul McCartney de 15 años a la fiesta parroquial de Woolton con la intención de presentarle a John Lennon. Sucedió que John Lennon se quedó decisivamente impresionado con Paul McCartney. El resto de la historia ya la conocen y huelga decir que hubiera sido completamente diferente si en el caótico devenir de la vida, Ivan Vaughan no hubiera pensado aquel 6 de julio que podría ser una buena idea que Paul y John se conocieran.



viernes, 16 de marzo de 2012

Reivindicando a Paul McCartney


Rompió la lanza Eneko acerca de hacer justicia a Paul. Claro, ya sé por dónde va. Y estoy de acuerdo.
En todos, o en la mayoría de los eventos, foros, revistas especializadas, tertulias que en torno a los Beatles he participado hay una cierta tendencia a mitificar a John Lennon y a cuestionar, o cuando menos ningunear, a Paul McCartney. A este arbitrario reparto de papeles sin duda ha contribuido, por un lado, el hecho de que John Lennon esté muerto, asesinado, para más gloria de su leyenda, mientras que Paul McCartney está vivo. Y, por otro, que lo último que recordamos de John es que se convirtió en un activista y Paul en un hombre de negocios. Como si esto último fuera un pecado.
Por eso ahora, en este momento, lo que creo que toca es reivindicar a Paul McCartney. En primer lugar en lo que se refiere a su curiosidad intelectual, atribuida tradicionalmente en exclusiva a Lennon,  fue Paul McCartney el devorador de libros de las últimas tendencias literarias y filosóficas que marcaron la época de los 60. Siempre ha escrito poesía y ha expuesto con éxito en varias ocasiones su obra pictórica. 
En cuanto a su evolución musical es indiscutible que era de los cuatro Beatles el que adquirió un mayor conocimiento de teoría musical, (son ya cinco sus discos de música clásica) además de su inigualable habilidad como multi-instrumentista. Genial siempre con el piano o la guitarra (eléctrica y acústica), era también conocido por Lennon como “uno de los baterías de los Beatles” y así lo demuestra en varios temas, especialmente inspirado como batería lo podemos oír en Back in the U.S.S.R. El bajo es una dimensión aparte. Como bajista está considerado un gran innovador de las posibilidades de este instrumento, no solo como soporte de la base rítmica, sino como contrapunto melódico. Un ejemplo paradigmático de sus recursos, es la línea de bajo que se inventa para “Something” en la que lleva al límite del virtuosismo las posibilidades de este instrumento.
Un músico que, como sugiere Eneko, claramente rompe la baraja de los cánones musicales de la época en Revolver, es autor intelectual del concepto “St. Pepper” y fue la persona que posibilitó cerrar el ciclo Beatle con el magistral “Abbey Road”.
Y lo más admirable. No he visto nunca a ningún músico disfrutar como lo hace Paul McCartney de su trabajo. Y, a sus casi 70 años, da la sensación que cada vez se divierte más. Thanks Paul, wherever you are now.


jueves, 15 de marzo de 2012

Del Pub a la Universidad

De la Garrafa de los Beatles a la Universidad con parada en Vitoria donde el 30 de marzo actúan la Plastic Clono Band, recordaba el otro día el curso de verano que organizó la Universidad de Almería en el 2006 titulado "Los Beatles: Su música y su tiempo". Y es que los Beatles también han sido objeto de estudio, no solo en lo que concierne a su innovadora evolución musical, sino también por su repercusión en la iconografía y las ideologías del siglo XX. En una línea parecida, la Universidad de Sevilla organizó en 2010 el curso "The Beatles: Música e Imagen" con la maratoniana actuación de Los Escarabajos.
Claro que, para cualquier estudioso de los Beatles quizás la respuesta no esté en el viento, sino en la Universidad de Liverpool que, al igual que la Universidad de Illinois, ofertan el curso de post-grado "The Beatles: Popular Music and Society". Me imagino que sus organizadores no tienen una idea muy clara de las salidas profesionales de esta formación,...pero me temo que a sus alumnos les trae sin cuidado. La motivación es otra.



miércoles, 14 de marzo de 2012

Coordenadas para el buen amante de los Beatles

A este lugar tienes que ir. Es un pub, pero no es exactamente un pub. No es un museo, pero puede ser exactamente eso, aunque tampoco. Me refiero, claro está, a la "Garrafa de los Beatles". Situado en Carrer Joan Güell, 150 (Barcelona) puedes disfrutar de un rato inolvidable tomando una copa mientras escuchas la música en directo de Joan y Ricky. Un local que refleja el evidente "horror al vacío" de sus dueños ya que hasta el último centímetro cuadrado de sus paredes está ocupado por un inolvidable recuerdo de los "Fab four".
En fin, música en directo de mis añorados Joan & Ricky o de cualquiera capaz de rememorar aquella música irrepetible de los 60. Sin ir más lejos, yo mismo, en compañía de un señor que también "pasaba por allí" que, como se aprecia en la fotografía, hicimos los coros a Joan en "Eight days a week", "With a little help from my friends", "Do you want to know a secret" y no se cuántas más que tocamos aquella noche.


martes, 13 de marzo de 2012

George Harrison: el hombre invisible

La metáfora no es mía. Se trata del título de la minuciosa biografía que sobre George Harrison escribieron Javier Tarazona y Ricardo Gil (Editorial Milenio).
Ya dije en otro momento que era de los cuatro beatles el que más me ha interesado en solitario. Sin embargo, el segundo plano, fue su hábitat natural durante la década beatle tras la sombra, inmensa, del duo Lennon-McCartney. Hay una gran eclosión en el disco blanco, con "While my guitar gently weeps" con la indudable influencia de Eric Clapton y, precisamente, a partir del momento en que los Beatles ya no eran un grupo. 
Parece salir reforzada esta hipótesis de la invisibilidad en las detalladísimas memorias del ingeniero de sonido Geoff Emerick ("Here, there and everywhere. My life recording the music of The Beatles") en el que dibuja a un Harrison inseguro con la guitarra, poco creativo y a veces errático. Quizás una valoración demasiado dura pero previsible en un técnico que era conocido como el "hombre de Paul".
Como amante del sonido Harrison, personalmente creo que construyó un estilo reconocible y de gran sensibilidad. George, muy influenciado por la música hawaina, era un maestro de la guitarra slide y nos ha regalado canciones perfectas. Es indudable la capacidad que ha demostrado el Paul McCartney post-beatle para componer canciones, y son muchas las ocasiones en las que exhibe explícitamente y sin pudor esa pericia. Pero no se trata eso. Como dijo en una ocasión George Martin "George Harrison necesita estar inspirado y componer desde un sentimiento".


lunes, 12 de marzo de 2012

Lennonalmeriaforever

Hice ayer alusión a la casa donde se alojó  John Lennon en Almería mientras rodaba "Cómo gane la guerra" a las órdenes de Richard Lester. Es el lugar donde, entre rodaje y rodaje, compuso Strawberry Fields Forever en esos ratos que no estaba jugando a fútbol con Mal Evans. Hay una gran cantidad de historias y anécdotas sobre la estancia de Lennon en Almería que mi admirado Adolfo Iglesias conoce en detalle. Historias que permanecen en la memoria a través de su imprescindible perfil en facebook (ver aquí).
Gracias Adolfo, una vez más, por aquel mítico curso de verano sobre los Beatles. Habrá que repetir.



domingo, 11 de marzo de 2012

¿Por qué Revolver a los Beatles?

¿Qué ocurre en la evolución musical de un grupo en un periodo de tres años?. 
Bien, pensemos en U2, pensemos en Wilco, pensemos en Oasis, no sé, pensemos incluso en Lady Gaga. La respuesta es NADA. No pasa NADA. 
Tres años separan el primer disco de The Beatles "Please, Please, Me" y "Revolver". Una eternidad estética.
Como declaración de intenciones diré que no soy un fetichista de los Beatles. Me da igual la casa de Almería donde Lennon compuso Strawberry Fields Forever. Me quedé en la puerta. Me interesa Strawberry Fields Forever como obra de arte. Y esto es solo el principio.