miércoles, 21 de marzo de 2012

El laberinto de "El quinto beatle" (I)


Tal y como prometí, y ante la lluvia de peticiones, era ineludible en este blog abordar la cuestión del denominado “quinto beatle”. Como no hay dos sin tres, pero donde comen tres, comen cuatro, y siendo cuatro los componentes del mejor grupo de mundo, acuñar el concepto “quinto beatle” era cuestión de tiempo. Claro que siendo muchos los candidatos a los que la prensa especializada les ha otorgado este honor, son pocos, a mi juicio, los que realmente encajan en todo lo que parece conllevar ser el quinto beatle y, probablemente, ni están todos los que son, ni son todos los que están. Así que empecemos por estos últimos. Me refiero a los ya citados anteriormente, Pete Best o Jimmie Nicol cuya influencia en el grupo es puramente anecdótica y tangencial.
De modo que el listado, necesariamente debe comenzar por Stuart Sutcliffe, el primer bajista de los Beatles y amigo íntimo de John Lennon. La pintura y Astrid Kirchherr (la fotógrafa de los Beatles del Hamburgo en blanco y negro) le hicieron dejar la banda antes de que una lesión en el cerebro, consecuencia de una pelea, acabara con su vida. Su personalidad es lo suficientemente interesante como para abordarla en un post específico. Lógicamente, Brian Epstein, su descubridor y manager, ha sido para muchos, quien mejor podía encarnar el papel de “quinto beatle”. Como es bien sabido, la decisión de los Beatles de dejar las actuaciones en directo pareció relegarle a un segundo plano, pero lo cierto es que todos los negocios vinculados con Appel Corps (la empresa creada por los Beatles) empezaron a desmoronarse tras su pérdida.
George Harrison fue partidario de considerar quinto beatle a Neill Aspinall. Compañero de clase de Paul McCartney, amigo de la infancia, tuvo su vida ligada a los Beatles como road manager primero, hasta dirigir la citada Appel Corps. Quizás fue el único que, en su día, lamentó el despido de Pete Best. En este incompleto repaso nos quedan interesantes personajes como el bueno de Mal Evans y su “misteriosa maleta de archivos” o el ingeniero de sonido Geoff Emerick que tampoco parece querer renunciar a ser considerado el “quinto beatle”. Pero nos ocuparemos de ellos en otra ocasión.
También podríamos considerar un grupo indeterminado de personas con presencia incidental en los Beatles. Los más destacados, a mi juicio, Eric Clapton con una colaboración impagable (de hecho seguramente fue impagada) en el disco blanco, y Billy Preston cuyos teclados convierten a Let it be, junto con la producción de Phil Spector en un álbum diferente al resto. Casualmente, los dos son invitados al cerradísimo círculo beatle por George Harrison. Pero también hablaremos de ello en otro momento.
Como ya se habrán imaginado, será en la segunda parte de este sucinto repaso donde hablemos del músico que tienen en la cabeza. Pero, como no podría ser de otra forma en el caso que nos va a ocupar, prefiero darles mi opinión mañana…

               George Harrison y John Lennon con Stuart Sutcliffe, bajo en ristre (Fotografía de  Astrid Kirchherr)

6 comentarios:

  1. Maldito seas César. Maldito una y mil veces. Este blog tuyo es la más dulce de las drogas que un Beatlemaniaco ha podido saborear, al menos en castellano. A veces me da la sensación de que mi ordenador se conecta sólo y abre directamente esta página. De verdad. Respecto a este colosal elenco en el que se rifa quién pudo ser o quién debería pasar a la historia como el quinto Beatle, codazos incluídos y con las babas colgando a litros de mi mandíbula a expensas de próximas lecturas, contratodo pronóstico diré que para mi sin duda el quinto elemento de la mágica fórmula fue Geoff Emerick. Punto y pelota.

    El ingeniero de ingenieros. Llegó en el momento clave, en Revolver (siempre volvemos a Revolver). Asombró a los chicos, se ganó su respeto y admiración, que ya es decir mucho, y los discos en los que participó hablan a gritos por sí solos.

    1.Fue el que tradujo el lenguaje del fantástico bajo de Paul y creó una nueva forma de grabar dicho instrumento, un estandar, imitado hasta la saciedad y a su vez ironicamente inimitable,

    2.Logró que la voz de Lennon sonará "desde la cumbre del Himalaya" o tan grabe como John y sus inseguridades quiseran

    3. Fue el verdadero y principal culpable técnico (mucho más allá de George Martin) del inmaculado Sgt. Pepper, el album de albums:

    Cuarto y mitad de Loops, medio gramo de guitarras del revés, unas pizquitas de acordes entremezclados, cachitos de cinta bien troceados y lanzados al aire para luego unirlos azarosamente, se mete todo al horno durante varios meses y como postre tienes el disco más emblemático del siglo XX ,parte del XXI...XXII, XXIII ...y hasta cuando los Mayas quieran.

    Para mi sin duda, el quinto Beatle. Al menos el que más influyó en el sonido, moldeándolo como arcilla. El catalizador que necesitaban para lograr grabar lo que tenían en mente. Ah!...y de Spector y el album Let it Be, mejor ni hablamos...

    ResponderEliminar
  2. Al releer mi comentario, he visto que se me ha colado una B en el "graVe" que se refería a la voz de Lennon y casi me estalla un ojo. Cosas del directo, y añado un deseo, estaría bien poder editar una vez enviado el comentario, que uno a ciertas horas de la noche, tras una jornada laboral intensa, puede teclear idiomas no conocidos por el ser humano y sin embargo admitidos por la Real Academia de la Lengua de Orion..XDD...

    Por cierto, un apunte que no tiene nada que ver con este texto, pero que me atormenta desde hace eones y nadie ha sabido darme respuesta. Te lo dejo calentito para que cuando tengas tiempo, que se que esto de los blogs tiene tela, busques y rebusques toda la información necesaria al respecto y des luz a tanta oscuridad. Al leer Neil Aspinall, más allá de sus méritos como compañero de carretara, esa tan larga y tortuosa, siempre me viene a la memoria que fue productor del film Let it Be...(el mayor tesoro audiovisual de este grupo, sin duda alguna)

    ..Y a eso voy. A estas alturas de la vida, NADIE, me ha sabido decir, más allá de chascarrillos varios, por qué (pur qué, como diría Mou) es la única película Beatle que nunca, jamás se ha editado oficialmente. No está en DVD o Bluray, ni se le espera. Tienes/tenemos/tengo A Hard day´s night, Help, Magical Mistery Tour o Yellow Submarine, lanzadas y relanzadas con extras y toda la parafernalia, pero Let It Be no. No.

    Yo la tengo, en una especie de copia piratona muy bien realizada, con su cajita, su disco sergrafiado con las 4 caras de The Beatles y tal, pero no se si se trata de un problema de derechos, o como cuenta una disparatada teoría que circula por internet que en palabras de Aspinall se dice que no se edita en DVD amén del enorme metraje extra que existe (y que un porcentaje mínimo está en Youtube) para no mancillar el recuerdo, la imagen fraternal de los Beatles, y que su difusión abriría viejas heridas y debates apolillados.

    De ser así, juas juas. Es criminal que nos quedemos sin ella, y con las horas de material inédito que traería. En fin, lo dicho, se que no es el tema...

    ResponderEliminar
  3. TODO es el "TEMA". Tengo mi teoría sobre Let it Be, pero voy a intentar contrastarla. Lo apunto en mi cuaderno de bitácora.

    ResponderEliminar
  4. Interesante tu aporte, Eneko.
    Esperemos que nos amplíen el tema y aclaren dudas.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Maldita sea, solo aparece la noticia de su inminente lanzamiento:
    http://blogcritics.org/video/article/let-it-be-finally-coming-to/

    Pero nada, nunca llegó. Yo tenía la hipótesis de que se estaba generando una inflación de las expectativas para convertirlo automáticamente en éxito de ventas nada más se publicara. Pero nada, seguimos esperando.
    Solo tenemos el trailer:
    http://www.youtube.com/watch?v=Y-hQNNpbEMs

    ResponderEliminar