domingo, 29 de abril de 2012

News of the material World

Hemos hablado suficientemente en este blog acerca de  las diatribas en torno al llamado "quinto beatle". Para lo que existe un mayor consenso es a la hora de determinar a quién nos estamos refiriendo cuando hablamos de "el tercer beatle".
El año pasado Martin Scorsese estrenó el documental sobre el viaje personal y musical de George Harrison titulado Living in the Material World, imprescindible para los seguidores del autor de "All things must pass", considerado el mejor disco de un beatle en solitario.
Pues bien, tenemos que dar la enhorabuena a los que mañana 30 de abril cumplen años, porque sale a la venta el álbum Early takes Volumen 1, que compila las maquetas de los temas que pudimos oír en el documental de Scorsese. No hay que hacer un máster en marketing para deducir que habrá un volumen 2. ...Pero también habrá más cumpleaños.



sábado, 28 de abril de 2012

El plan C de los Beatles

Los Beatles era un grupo con un gran nivel de auto-exigencia. Esta actitud, a diferencia de otros grupos de la época,  les llevó a elegir muy cuidadosamente las denominadas "cara B" de los singles que publicaban. Esta política selectiva, que eludía sistemáticamente la autocomplaciencia, tuvo dos claras consecuencias. La primera fue que a los singles de los Beatles se les acabó conociendo como los "doble cara A":...demasiado buenos por cualquier lado que pincharas el disco. Por otra parte, hubo una serie de canciones que los Beatles descartaron, algo así como un plan C al que nunca recurrieron, y que en muchos casos cedieron a otros artistas (en otros casos formarían parte del conocido como "Archivo de Mal Evans")
En 1971 fue publicado un álbum, que me ha resultado imposible conseguir, con el título The Songs Lennon & McCartney Gave Away (Las canciones que Lennon y McCartney regalaron) que recopila todos estos temas interpretados por los artistas originales agraciados. En realidad fueron temas que pasaron bastante desapercibidos, con alguna excepción, como es el caso del tema "A World Without Love" que interpretaron el dúo Peter & Gordon. Uno de los miembros de este dúo era Peter Asher, hermano de Jane Asher novia de Paul en aquellos años...se entiende el gesto de generosidad.



Portada del álbum "The songs Lennon & McCartney gave away"

martes, 24 de abril de 2012

Parecidos razonables: Resumen

He recopilado vuestras aportaciones en relación al post sobre Autoplagios, Influencias y Criptomnesia que me parecen muy interesantes. Para una revisión cómoda, cada tema esta vinculado a su correspondiente vídeo musical para que saquéis vuestras propias conclusiones.

Todo partía de la sensación de haberle escuchado a Paul varias recreaciones de Nineteen Hundred and Eighty Five, siendo la más reciente Promise to your girl al menos en lo que concierne al riff del piano.


Es muy sugestiva la propuesta de PPK al revelarnos que John Lennon para su Remember toma apuntes de la jam que se puede oír al final de la toma 37 de Somthing.

Lo curioso es que en el mismo disco (Plastic Ono Band) que aparece la citada Remember, nos encontramos con Look at me, que como señala Eneko, comparte la misma línea de guitarra que Julia.

Para el último ejemplo ya hay que ponerse auriculares y centrase en los riff de guitarra. Alorza sostiene que Got to get you into my life lo importa de Paperback writer.

Huelga decir, y creo hablar en nombre de todos, que estar interconexiones las perdonamos de muy buen grado.


lunes, 23 de abril de 2012

Autoplagio, influencias y criptomnesia


Cuando llevas escritas cientos de canciones tiene que ser muy complicado no verse influenciado por tu propia producción anterior. Supongo, no lo sé, que habrá ocasiones en las que Paul McCartney esté trabajando en una nueva melodía y de forma intrusiva solo le venga a la mente Let it Be o Blackbird, por poner dos casos. Llegados a ese punto, quizás el trabajo creativo consista sobre todo en una lucha por salir de un círculo de acordes que hace que todas las soluciones se parezcan a una u otra canción. Una lucha en la que, en ocasiones, se fracasa: Por ejemplo, el excelente tema Nineteen Hundred and Eighty Five que cierra Band on the Run, Paul lo vuelve a “recrear” en otras ocasiones a lo largo de su carrera, o al menos esa es la sensación que tengo al escuchar Promise to your girl del magistral Chaos and Creation in the Backyard. Esto también puede ocurrirle incluso a un beatle con respecto a la canción de otro, como a George Harrison, que cuando compone Isn’t it a pity le sale el mismo final que Hey Jude. Se trata siempre de las comprensibles influencias de haber compuesto cientos de canciones a lo largo de tu vida, en el primer caso y de haber “crecido juntos”, en el segundo.

Nada comparable a la desagradable acusación que tuvo que padecer Harrison con My sweet lord aunque, finalmente fue reconocido como un episodio de criptomnesia (no confundir con olvidarse la Criptonita en casa). Se trata de una alteración de la memoria consistente en evocar un recuerdo y no reconocerlo como tal, de manera que la idea parece nueva y personal. Es el proceso mental que se da en este caso conocido como "plagio involuntario". El sujeto cree haber elaborado algo por primera vez, pero en realidad nos hallamos ante una idea que, en algún momento, fue almacenada en su memoria. Se llegó a esta conclusión después de que la Bright Tunes demandara a George Harrison ya que el tema en cuestión era extraordinariamente parecido a He´s so fine de The Chiffons.

Sin desperdicio la letra de This song que publica Harrison en el álbum 33 1/3 ironizando sobre este episodio que le llevó a los juzgados.



sábado, 21 de abril de 2012

Beatles for Sale

Va por generaciones: todos los contemporáneos supieron dónde estaban cuando murió Manolete, cuando asesinaron a Kennedy o en el atentado de las Torres Gemelas, etc. También, cualquier seguidor de los Beatles sabe cuál fue el álbum que escuchó por primera vez de esta banda irrepetible. En mi caso fue Beatles For Sale, adquirido por mi hermano en la noche de los tiempos.  Luego vinieron otros, Help, Let it Be, Abbey Road, etc. que fui comprando, más o menos, en orden inverso al que fueron publicados. 
Esta contingencia personal sitúa a Beatles For Sale en un lugar muy, muy especial en mi memoria musical y emocional. Probablemente por esta razón no puedo evitar que sus canciones me suenen diferentes al resto de lo previo y lo que vino después. A esta apreciación también creo que contribuye una especie de eco apreciable en todas las pistas, un sonido muy del gusto américano de la época. Beatles For Sale tiene "solo" 8 canciones originales de Lennon-McCartney debido a que no pudieron cumplir con el compormiso de terminar a tiempo un álbum completo. Estaban en plena vorágine de giras por todo el mundo y se puede decir que la mayor parte de los temas fueron compuestos en descansos y en habitaciones de Hotel. En este sentido he leído en alguna parte que semejante periplo daría como resultado el álbum con más bajo perfil de los Beatles y que su cansancio incluso es observable en la fotofrafía de la portada obra de Robert Freeman. De acuerdo, parecen cansados en la foto. Pero cualquier grupo del mundo que hubiera empezado un disco, a bocajarro, con No Replay, I'am a Loser y Baby's in Black ya se habría ganado la gloria. Si a esto añadimos diamantes como la deliciosa I' ll follow the Sun (que Paul compuso cuando tenía en torno a 16 años), Every little Thing, I don´t want to spoil the party, o What you're doing, con la contundente batería de Ringo, o la innovadora Eight Days a Week, con su entrada de guitarra in crescendo, recurso absolutamente inédito en la época, diríamos, sin temor a equivocarnos, que nos hallamos ante,...sí, no pueden ser otros, nos hallamos ante los mejores Beatles de siempre.

Derek Taylor, periodista británico y uno de las pocas personas que tuvo acceso al cerrado círculo privado de los Beatles (El quinto beatle en opinión de George Harrison) baticinó en relación a este disco (1964) que en el año 2000, cuando alguien te pregunte por los Beatles "...no trates de explicárselo mencionando lo del pelo largo y los gritos histéricos. Solo hazle oír algunas canciones de este álbum y él pronto lo entenderá /.../ percibirán en esta música la misma sensación de calidez y bienestar a como nosotros lo percibimos actualmente".  Parece que acertó.

Portada de Beatles For Sale



viernes, 20 de abril de 2012

No imites, innova.

Una de las últimas joyas de la infinita bibliografía sobre los Beatles, y a la que ya hemos aludido en este blog, es “El sonido de los Beatles”. Se trata de las exhaustivas memorias del ingeniero de grabación Geoff Emerick en las que relata una asombrosa cantidad de anécdotas del trabajo cotidiano de los fab four en los estudios de Abbey Road.
Además del indudable provecho que un mitómano puede obtener de su lectura, también hemos descubierto que los álbumes de los Beatles fueron pioneros en algunas de las técnicas de grabación que más tarde fueron copiadas de forma habitual en buena parte de las producciones de pop y rock entre las que destacamos:

Doble ‘tracking’ automático

Un impaciente John Lennon siempre detestaba tener que cantar dos veces la misma canción, pero era una tarea habitual en Abbey Road ya que al sobreponer las dos grabaciones se lograba que la voz tuviera un ligero efecto de eco muy del gusto de los Beatles. Para no aguantar las constantes protestas de Lennon, a Ken Townsend, uno de los ingenieros de sonido que también trabajó con  los Beatles se le ocurrió que si reproducía la misma pista con un ligero retraso una de otra, obtendría el mismo efecto. Si se prescindiera del retardo y la variación de velocidad, se obtendría una réplica exacta que no produce ningún efecto de modulación, sin embargo, la desincronización de ambas grabaciones produce un resultado muy interesante.

 ‘Sampling’

Se trata de la acción de grabar un sonido en cualquier tipo de soporte para poder reutilizarlo posteriormente como parte de una nueva grabación. La primera vez que se usaron grabaciones de otros instrumentos, se segmentaron y se volvieron a unir en un orden distinto fue en Yellow Submarine. También recuerda Emerick que en Being for the Benefit of Mr. Kite  buscaban un sonido que evocara el ambiente de un circo. Para ello, le pidieron a EMI que les consiguieran un calíope, un costoso órgano de vapor que, en todo caso, no estuvo dispuesta a asumir. No fue impedimento para Emerick y George Martin que grabaron varios sonidos de órgano con el impresionante resultado que ya conocen.

Backmasking

Es una técnica sonora en la cual, los sonidos son grabados a la inversa sobre una pista musical planeada para ser tocada hacia adelante. Hoy es común ver que los artistas incluyan grabaciones al revés. A veces lo hacen al final de sus discos, lo que da pie a todo tipo de interpretaciones sobre posibles mensajes ocultos. La primera grabación pop que usó esa técnica también fue un disco de los Beatles. Revolver, of course.









miércoles, 18 de abril de 2012

De Revolver a Revolver, pasando por Capitol Records

Six degrees es el nombre con el que se conoce una teoría que intenta probar que cualquier persona del planeta puede estar conectada a cualquier otra a través de una cadena de conocidos que no tiene más de cinco intermediarios. La teoría fue inicialmente propuesta por el escritor Frigyes Karinthy en un cuento titulado Chains. La cadena que proponemos es en realidad un círculo que tiene como inicio (A) y fin (B) la portada del álbum Revolver.

A.  La portada de Revolver.

1. El collage de la portada es obra de Klaus Voormann, amigo de los Beatles en Hamburgo. Fue también bajista de los Manfred Mann. Por el trabajo de Revolver Voormann ganó un Grammy por mejor fotografía de arte en una cubierta de disco en 1967. Una de las últimas veces que le hemos visto ha sido en el concierto homenaje a George Harrison en 2002.

2 La foto de la contraportada de Revolver fue obra del fotógrafo Robert Whitaker. responsable también de la conocida como  "portada del carnicero" del álbum Yesterday and Today.

3. Yesterday and Today es un álbum de los Beatles lanzado por Capitol Records para el mercado de EE.UU. Este álbum es recordado especialmente por la polémica portada citada en la que aparecían los 4 beatles vestidos con delantales blancos, y rodeados de muñecas descabezadas ensangrentadas. Esta portada fue censurada por la discográfica americana y el álbum apareció finalmente con otra fotografía en la cual los Beatles posaban simplemente al lado de un baúl.

4. La compañía Capitol Records fue fundada por el compositor John Mercer en 1920. Mercer escribió la letra de más de mil quinientas canciones, incluyendo composiciones para el cine y para espectáculos teatrales. Recibió diecinueve nominaciones a los Óscar, ganando cuatro de ellos.

5. En 1975 Paul McCartney  solicitó a Mercer una colaboración, pero el compositor estaba enfermo y diagnosticado de un tumor cerebral. De hecho, Mercer falleció al año siguiente, el 25 de junio de 1976. A Paul McCartney creo que ya le conocen. Paul explosiona en 1966 como líder en los Beatles en un álbum con la innovadora portada que también conocen:

B.  La portada de Revolver.

Six degree theory

martes, 17 de abril de 2012

Tributo a Jim Marshall

Siguiendo con los homenajes, no nos podemos olvidar del recientemente fallecido a la edad de 88 años Jim Marshall, creador de los legendarios amplificadores del mismo nombre. Todos los seguidores de este blog que tocamos la guitarra sabemos valorar  la importancia que ha tenido Jim Marshall en nuestras vidas.

Marshall, que en 2003 recibió la Orden del Imperio Británico, poseía una tienda de música en Londres lo que le llevó a crear sus propios amplificadores en un garaje. Parece que todas las grandes revoluciones tecnológicas del siglo pasado comenzaron en un garaje.
Varias generaciones de guitarristas y bajistas de la historia del rock les hemos visto interpretando sus temas al lado de un amplificador con ese inconfundible logo.

También Paul le ha rendido su particular tributo. Ver enlace


Stuart Sutcliffe in memoriam

Nos referimos a él en un post titulado "el laberinto del quinto beatle". Aunque nunca fue realmente el "quinto beatle". También dijimos que fue el primer bajista de los Beatles. Aunque realmente tampoco sabía tocar el bajo. De hecho solía aparecer de espaldas al público para disimular su nulo dominio de este instrumento. Pero entonces... ¿quién era Stuart Sutcliffe?.
Stuart, uno de los mejores amigos de Lennon, podría decirse que era la imagen de los Beatles. Su "director de arte" como lo llego a definir Harrison. Una premeditada pose  a lo James Dean que, como el fugaz actor, murió antes de tiempo.
El pasado10 de abril se cumplieron 50 años de su fallecimiento a consecuencia de una hemorragia cerebral. Ocurrió justo unos días después del lanzamiento del primer single Love me Do, aunque para entonces Stuart ya no era un beatle. Ni tan siquiera el quinto. Era un pintor, con una emergente proyección, enamorado de Astrid Kirchherr, la fotógrafa y gran amiga  de los Beatles en Hamburgo. Jamás sabremos cómo hubiera sido la carrera de los Beatles con Stuart Sutcliffe. Lo que si sabemos es cómo fue esa carrera desde que Paul McCartney se hizo cargo de su bajo Hofner.
Si alguien muere cuando ya nadie lo recuerda, Stuart Sutcliffe, todavía es inmortal.

Stuart Sutcliffe

domingo, 8 de abril de 2012

Pero, porqué nos gustan tanto los Beatles



El valor de una obra de arte es muy relativo y fluctúa a merced de los cambios culturales y estéticos. Por eso no deja de encerrar un cierto misterio, en función de este relativismo, que los Beatles después de ser un grupo de referencia en los 60, lo hayan sido también en los 70, en los 80, en los 90 y en los 00 de este nuevo siglo, no habiendo razones para pensar que la situación vaya a cambiar en las próximas décadas.
¿Pero por qué esto es así?, ¿Dónde reside la magia?. Serán varias las razones y trataré de identificar algunas de ellas.
1.      Las melodías. Lo más importante de una canción en palabras de Emilio Estefan. Hay buenas melodías en los Beatles y la primera conclusión que uno puede extraer de cualquier disco de este grupo es que hay muchas buenas melodías. Si a esto añadimos el trabajo de Geoff Emerick y George Martin, cuya influencia ya hemos subrayado anteriormente, el resultado es una más que sobresaliente ratio de buenas canciones por disco.
2.       La evolución y dispersión de estilos. Ya dijimos en el punto de partida de este blog que solo pasan tres años entre Please please me y Revolver, salto que catalogamos como “eternidad estética”. Al año siguiente, en todo caso, se inventan el primer álbum conceptual de la historia. “Sgt. Pepper”. Esta vertiginosa evolución estética debemos cruzarla con una gran dispersión de estilos. La mayor parte de los discos que escucho mantienen en todos los cortes una misma idea musical. Los Beatles tocaban de todo: Pop, Rock, Blues, Country, Music hall, y cuando solo se conocían los albores del Hard Rock, Paul inventa Helter Skelter. Oasis se considera un grupo pionero del indie rock, algo que, décadas atrás, ya habían inventado los Beatles sin saberlo. ¿Quién da más?.
3.      Vygotsky (Psicólogo ruso, “padre” de la Psicología Cultural), en su “Psicología del arte” defiende que la experiencia estética,- la razón por la cual nos emociona una obra de arte,- se debe a la contradicción convergente de forma y contenido. En los Beatles existen múltiples ejemplos de este recurso. Siendo pionera la rítmicamente country I’am a Loser (“…que he hecho yo para merecer este destino…”), Lennon también grita en Help, socorro, que necesita a alguien, necesita ayuda, y se siente deprimido e inseguro, con una partitura que podría definirse como trepidante y eufórica. También dan un sorprendente giro como letristas en Nowhereman, una letra desazonantemente existencialista arropada con una armonía de voces con cierto aire “esperanzador”: Es un auténtico hombre de ningún lugar, sentado en su país de ningún lugar, haciendo todos sus planes de ningún lugar para nadie. No tiene ningún punto de vista, no sabe adónde va, ¿no es un poco como tú y como yo?

Claro que, después de todo lo dicho, hemos de reconocer que hay personas a las que no les gustan los Beatles. Menos mal. Siempre son peligrosas las razones por las que algo le acaba gustando a todo el mundo.


Fuente: http://fx.worth1000.com/entries/335486/beatle-wiggles

sábado, 7 de abril de 2012

The night before all those years ago


En un post anterior celebrábamos el 49 aniversario de la publicación del álbum Please, Please Me. Si queremos más excusas para las efemérides deberíamos decir que, en puridad, hubo una grabación anterior. Se trata de una historia ya suficientemente conocida pero que recordaremos hoy: La grabación que rechazó el sello Decca Studios con el argumento de que “los grupos con guitarra estaban pasando de moda”.
No fue la única compañía que pasó completamente por alto el potencial de esta nueva banda. Brian Epstein llamó a las puertas de Columbia, Pye, Philips y Oriole con idéntico resultado, aunque en estos casos no les pareció interesante ni tan siquiera hacer una prueba a los Beatles.
La audición en Decca fue al día siguiente de un viaje de 10 horas a Londres porque Neill Aspinal, que conducía la furgoneta que llevaba a los Beatles, se perdió (all those years ago without GPS). En concreto el 1 de enero de 1962, sin celebración alguna del año nuevo, John, Paul George y Pete Best, grabaron quince canciones en una hora bajo la atenta mirada de Tony Meehan (primer batería de los Shadows, grupo que paradójicamente acabaría siendo borrado del panorama musical por los Beatles) entre las que se incluían tres de las primeras composiciones Lennon-McCartney: Like Dreamers Do, Hello Little Girl y Love of the Loved.y una curiosa versión de “Bésame mucho” cantada por Paul.
Los que ese mismo día SÍ pasaron la prueba fueron The Tremeloes…¿quién no tiene un álbum de los Tremeloes en su casa?...en fin, no hagamos más sangre de la que pasa por ser la decisión menos afortunada en la historia de la industria musical, junto con la desaparición de los discos de vinilo, seguida muy de cerca de la que aún hoy en día continuará lamentándose Allan Williams. Allan fue durante tres años el manager de los Beatles, antes de cederle la representación de la banda a Brian Epstein por 9 libras. Esas 9 libras fueron en concepto de una comisión del 15% de los conciertos que había organizado en Hamburgo para los Beatles y que no percibió. No consta en qué se las gastó pero sí que cuando, un año después, vio a los Beatles tocar para la Reina de Inglaterra, lanzó el cojín del sofá contra el televisor. Y podemos intuir el porqué.

Los tiempos de The Silver Beatles con Best a la batería


viernes, 6 de abril de 2012

Los Beatles quizás nunca se separaron del todo


Comentaba en un post anterior que aquellos que empezamos a escuchar a los Beatles justo después de su separación, estuvimos durante muchos años albergando la esperanza de un reencuentro (ver “El archivo de Mal Evans").  Por eso al seguir las carreras en solitario de cada uno de ellos siempre me he deleitado inspeccionando los créditos de sus álbumes con la confesable esperanza de encontrar posibles colaboraciones entre los cuatro fab four y fantasear con la idea de que, de alguna forma, tenía entre las manos un nuevo disco de los Beatles. Todas las reuniones entre los tres beatles supervivientes después del asesinato de John, hasta la muerte de George, son reconocidas informalmente como “Threetles”.
Parece ser que, tras la separación extraoficial, la última ocasión que coincidieron esos threetles juntos fue para la grabación de la rezagada “I, me, mine” para el álbum Let it Be. John ya no quería saber nada. En Imagine (1971), George Harrison fue invitado por Lennon para tocar en algunos temas. Por su parte, George Harrison, John Lennon y Paul McCartney aparecieron en el álbum Ringo (1973) coincidiendo en el estudio el propio Ringo, John y George para grabar un tema inolvidable: "I'm The Greatest". Tras el asesinato de John, los Threetles se reúnen en 1981 para grabar la deliciosa “All Those Years Ago”. En 1984, Paul McCartney publica el casi prescindible, pero no, Give My Regards to Broad Street, con la colaboración de Ringo Starr, que también participa en el álbum Cloud Nine (1987) de George Harrison. En Mayo de 1995, Ringo, Paul y George regresan a los Estudios EMI junto con George Martin para el proyecto Anthology. Una década después, Paul invita a grabar a Ringo Starr un par de temas del álbum Flaming Pie (1997). La historia de Threetles finaliza el 8 de Junio de 1998 cuando los tres beatles cantan “Let It Be” en la misa póstuma para recordar a Linda McCartney que tuvo lugar en la iglesia de Saint Martin. Probablemente, fue la última vez que cantaron los tres juntos.

La sensación que me queda al repasar mi discoteca es que los Beatles, en realidad, nunca se separaron del todo.

Paul, George y Ringo, probablemente recordando buenos momentos

jueves, 5 de abril de 2012

McCartney naked

Paul McCartney ha reeditado su primer álbum en solitario tras la separación de los Beatles que, previsiblemente, fue titulado McCartney.
Parece que retomó en este disco publicado en 1970 la misma inquietud que le llevó a querer grabar Let it Be "como si fuera un disco en directo". Con estas expectativas, queda claro porqué le resultó tan agresiva la "pared de sonido" que diseño Phil Spector para su producción. Es sabido, además, que Paul quedó especialmente contrariado con los arreglos orquestales de "The long and winding road". Si el concepto de partida era la desnudez es evidente que Spector desenfocó el trabajo de producción. La reedición varias décadas más tarde de la grabación original bajo el título  "Let it Be Naked" ha servido de alguna forma para resarcirnos de aquel desencuentro y descubrir cuál era la idea que tenía Paul en la cabeza. 

En todo caso, tras esta experiencia fallida, Paul se vuelve a desmarcar del sonido directo ya que para grabar "Abbey Road" le pide a George Martin hacer un disco "como los de antes". Lógicamente se refiere a antes de Let it Be y, por supuesto, contando con Geoff Emerick como ingeniero de sonido. El resultado de la que fue la última grabación de los Beatles es de todos conocido: Un alarde de la alta fidelidad.

Pero tras la separación de los Beatles decíamos que Paul, como un péndulo, vuelve a querer recuperar ese sonido desnudo que parecía buscar en Let it Be y se encierra en su  propia casa a grabar su primer trabajo en solitaro, sin mesa de mezclas y con un solo micrófono. Este álbum es una joya pero, a mi juicio, sobresalen la poderosa "Maybe I´m Amazed" y la sútil "Junk", un tema compuesto en la época del disco blanco.

Una foto de Linda  para la portada de MCartney
                                            

martes, 3 de abril de 2012

The Beatles: New Generation

Jamás hubiera pensado que este blog iba a llegar a tener tanta influencia. Estamos a un paso de ser portada del TIME

El 27 de marzo pasado escribí un post titulado  "De lo posible se sabe demasiado" en el que aventuraba la improbable posibilidad de reunir en un grupo a los cuatro hijos de los Beatles aunque solo fuera por lo fascinante que podría resultar ver a Lennon, McCartney, Harrison y Starkey juntos "de nuevo" en un escenario. 
Hoy 3 de abril, una agencia de noticias londinense ha difundido a toda la prensa internacional unas declaraciones de James McCartney según las cuales Julian, Zak, Dhani y él mismo estarían barajando seriamente la posibilidad de formar una banda que respondiera al nombre de "algo así como: The Beatles: La nueva generación".

El punto de partida es encomiablmente prudente: "No me creo que realmente sea tan bueno como los Beatles o mi padre, pero definitivamente han influido en mí", aseguraba James McCartney.
En todo caso, con todos los respetos, aun le daría un consejo adicional: que nadie lidere la banda, que se dejen llevar por alguien externo. Un "George Martin: nueva generación". Por varias razones. Una de ellas es que, según mis datos, en la actualidad  Dhani Harrison es el que mejor formación musical tendría y, claro, sería muy incómodo que Julian Lennon y James McCartney cayeran en la tentación de reproducir viejas dinámicas...ustedes ya me entienden.

En fin, volviendo a la noticia, lo siento por la prensa pero yo lo dije antes.

Logo by César San Juan

lunes, 2 de abril de 2012

The Beatles. Not for sale

Casi como celebrando las más de mil páginas visitadas en menos de un mes que ha alcanzado este humilde blog de los Beatles, me reuní con un par de amigos de la infancia para lo que denominamos la "Primera Escarabajada Pop de Buenavista". Nos fijamos ensayar un repertorio corto pero contundente: It´s only love, She´s a woman, I´m so tired, Savoy Truffle, For you blue, While my guitar gently weeps, Oh Darling, I follow the sun, I´m a loser y poco más.

Enseguida pudimos sacar algunas conclusiones. La primera de ellas es que hay canciones de los Beatles aparentemente sencillas, pero cuando estás "dentro de ellas" intentando interpretarlas descubres una compleja línea de acordes con los que resulta realmente dificil llegar a ese matiz característico de la canción. Por el contrario, piezas que al escucharlas parecen resueltas con bastante barroquismo, descubres que éste consistía en dos acordes capaces de envolver a toda la melodía. En fin, una interesantísima paradoja creativa. 

Una segunda conclusión tiene que ver con la confluencia de aptitudes en los fab four. Creo que es realmente extraordinario encontrar en un mismo músico capacidad creativa y virtuosismo como instrumentista (Eric Clapton o Mike Knopfler tendrían este perfil). Reunidas ambas cualidades, arte y artesanía, supongo que la probabilidad de que, además, se posea una voz prodigiosa es como hallar vida extraterrestre. Si a esto unimos que no hablamos de un individuo, sino de dos. Y que ambos nacen en Liverpool, en la misma época, se conocen y forman un grupo,..en fin, calculen las probabilidades (nunca se lo pagaremos suficientemente a Ivan Vaughan, ver entrada al respecto). Y es que para cantar en el mismo tono lo que hacían Lennon y McCartney (Harrison tenía un registro más corto) es necesario llevar un bote de píldoras de propóleo en la cajita de las púas de la guitarra y destrozarse literalmente la garganta sabedores de que el resultado vocal es francamente discreto. Eso sí, estuvo genial y jamás lo colgaremos en You Tube.


domingo, 1 de abril de 2012

Los Travelling Wilburys


Después de su disolución, los Beatles volvieron a liderar en diferentes momentos de sus carreras otras bandas como la Plastic Ono Band (Lennon), Wings (McCartney) o The All Starr Band (Starr) aunque ninguna adquirió el misterio y la grandiosidad del supergrupo que impulsó George Harrison. Se trata de los Travelling Wilburys, ya inmortales, con únicamente dos LP´s en las baldas. Una de las razones del interés que despertaron se debía a la anónima identidad de sus integrantes aunque, obviamente, todo el mundo sabía que se trataba de George Harrison, Bob Dylan, Jeff Lyne, Roy Orbison y Tom Petty…casi nada. Como ya es sabido la primera reunión solo tenía la pretensión de grabar el tema “Handle with Care” como cara B del single extraído del trabajo de Harrison “Cloud Nine”.
Demasiada canela para un “cara B”. Por otra parte, parece ser que la experiencia les resultó muy gratificante por lo que decidieron grabar un LP juntos que salió a la calle en 1988. Todos los integrantes aparecían en los créditos bajo seudónimos con el apellido común Wilbury.
Para un seguidor de los Beatles es muy curioso ver a Harrison marcando la pauta y liderando un grupo después de haber acabado en los Beatles recibiendo reproches de McCartney sobre cómo ejecutar el punteo de Let it Be. Pero aún es más asombroso si reparamos en el hecho de que uno de los integrantes de ese grupo es Bob Dylan, u otra leyenda, como Roy Orbison. Fue cuando comprendí que Harrison tenía que ser una persona muy especial. Creo que ningún músico en el mundo hubiera sido capaz de aglutinar semejante supergrupo. Lamentalemente Orbison falleció el 6 de diciembre de 1988 pero los Wilburys editaron un definitivo segundo trabajo.