sábado, 21 de abril de 2012

Beatles for Sale

Va por generaciones: todos los contemporáneos supieron dónde estaban cuando murió Manolete, cuando asesinaron a Kennedy o en el atentado de las Torres Gemelas, etc. También, cualquier seguidor de los Beatles sabe cuál fue el álbum que escuchó por primera vez de esta banda irrepetible. En mi caso fue Beatles For Sale, adquirido por mi hermano en la noche de los tiempos.  Luego vinieron otros, Help, Let it Be, Abbey Road, etc. que fui comprando, más o menos, en orden inverso al que fueron publicados. 
Esta contingencia personal sitúa a Beatles For Sale en un lugar muy, muy especial en mi memoria musical y emocional. Probablemente por esta razón no puedo evitar que sus canciones me suenen diferentes al resto de lo previo y lo que vino después. A esta apreciación también creo que contribuye una especie de eco apreciable en todas las pistas, un sonido muy del gusto américano de la época. Beatles For Sale tiene "solo" 8 canciones originales de Lennon-McCartney debido a que no pudieron cumplir con el compormiso de terminar a tiempo un álbum completo. Estaban en plena vorágine de giras por todo el mundo y se puede decir que la mayor parte de los temas fueron compuestos en descansos y en habitaciones de Hotel. En este sentido he leído en alguna parte que semejante periplo daría como resultado el álbum con más bajo perfil de los Beatles y que su cansancio incluso es observable en la fotofrafía de la portada obra de Robert Freeman. De acuerdo, parecen cansados en la foto. Pero cualquier grupo del mundo que hubiera empezado un disco, a bocajarro, con No Replay, I'am a Loser y Baby's in Black ya se habría ganado la gloria. Si a esto añadimos diamantes como la deliciosa I' ll follow the Sun (que Paul compuso cuando tenía en torno a 16 años), Every little Thing, I don´t want to spoil the party, o What you're doing, con la contundente batería de Ringo, o la innovadora Eight Days a Week, con su entrada de guitarra in crescendo, recurso absolutamente inédito en la época, diríamos, sin temor a equivocarnos, que nos hallamos ante,...sí, no pueden ser otros, nos hallamos ante los mejores Beatles de siempre.

Derek Taylor, periodista británico y uno de las pocas personas que tuvo acceso al cerrado círculo privado de los Beatles (El quinto beatle en opinión de George Harrison) baticinó en relación a este disco (1964) que en el año 2000, cuando alguien te pregunte por los Beatles "...no trates de explicárselo mencionando lo del pelo largo y los gritos histéricos. Solo hazle oír algunas canciones de este álbum y él pronto lo entenderá /.../ percibirán en esta música la misma sensación de calidez y bienestar a como nosotros lo percibimos actualmente".  Parece que acertó.

Portada de Beatles For Sale



16 comentarios:

  1. Partiendo del hecho, compartido con todos los lectores de este blog, de que venero a este cuarteto, he de admitir que este álbum me parece el más flojo del grupo.
    Ahora bien, ya les hubiera gustado a muchos grupos haber publicado este disco. Sería una obra maestra para cualquier otro grupo el peor disco de los fab Four.

    ResponderEliminar
  2. Saber que "I'll follow the Sun" fue compuesta cuando Paul sólo tenía 16 años... la hace aún más maravillosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Otro caso curioso es el de When I´m Sixty-Four que Paul compuso con 15 años. Entonces llevaba por título "When I was about 15" y la solía tocar solo al piano cuando estallaba algún amplificador en la Caverna. La canción con letra y título definitivo se la dedicó a su padre Jim McCartney.

      Eliminar
  3. Como viene a colación, me permitirás, amigo César (espero que no te moleste que te llame así), publicar la carta que hace dos años envié a El País, por si tenían a bien publicarla. Como era de esperar, el silencio fue la respuesta.


    El próximo 10 de abril se cumplen 40 años del anuncio de Paul McCartney que daba por terminado el sueño de la beatlemanía. Como supongo que ustedes harán algún tipo de reportaje especial en su diario o en el suplemento dominical, quisiera, si es de su agrado, que publicasen esta pequeña semblanza de lo que para mí han supuesto los cuatro chicos de Liverpool, más allá del fenómeno social y musical que supusieron. Es, simplemente, una apreciación subjetiva de cómo han marcado mi vida y cómo su música me ha acompañado desde que la descubrí.
    Muchas gracias.


    40 años sin ellos, 40 años con ellos
    Para empezar, debo decir que yo nací, exactamente, el día que The Cavern cerraba definitivamente sus puertas, el 28/2/66. Recuerdo muy nítidamente la primera vez que oí una canción suya. Fue en Aplauso, de TVE. Hicieron una especie de “dramatización” de Come together. Para mí fue un alumbramiento. El disco que contenía esa canción, Abbey road, andaba por casa y yo lo desconocía. Al día siguiente, cogí el disco y escuché su primera canción, precisamente Come together, y al terminar volví a escucharla y así repetidas veces. Tantas veces la escuché que aprendí, más o menos, el sonido de la letra de la canción sin saber absolutamente nada de inglés. Desde entonces, cada cumpleaños, cada día de reyes, cada vez que juntaba 500 ó 600 pesetas iba comprando los álbumes, en vinilo, de ese grupo, cuya música me tenía (y tiene todavía) encandilado. No podía suponer yo que iban a marcar mi vida de forma tan indeleble. No creo que haya pasado un solo día desde entonces en que yo no haya canturreado alguna de sus memorables canciones.
    No seré yo quien discuta con nadie si son mejores o peores que éste o que el otro grupo. Sólo quisiera dejar constancia de lo que para mí los hace únicos en el panorama de la música contemporánea: su afán constante de arriesgar y no dormirse en los laureles del éxito. Ellos, que tan fácil lo tenían. Ahora que corren malos, muy malos tiempos para la creatividad, y el arte es lo de menos y el mercado lo de más, quiero reivindicar a ese grupo que nos dejó hace, justamente ahora, 40 años y que se reinventó infinidad de veces en sus menos de 8 años de carrera profesional. Gracias John, Paul, George, Ringo.

    José Carlos Martínez Yuste, profesor de Lengua y Literatura.

    ResponderEliminar
  4. Querido amigo, te agradezco la carta. El País se la perdió.
    Aquí queda.
    Siempre me complace, además, escuchar esas historias personales del primer disco escuchado de los Beatles.

    ResponderEliminar
  5. Se te pasó una de las mejores versiones que hicieron; en mi opinión, mejoran el original: Rock´n´roll music. Y otra magnífica versión. Words of love.

    ResponderEliminar
  6. Por Tutatis, no es que se me pasara. Es que solo he sobrevolado por las que firmaron Lennon-McCartney con la intención poner en entredicho esa supuesta "flojera" del álbum.

    ResponderEliminar
  7. No está ciertamente entre mis discos fetiche, pero creo que este Beatles for Sale es uno de tantos puntos de inflexión que vivió el grupo, a pasmosa velocidad todo hay que decirlo, pasando de crear inocentes canciones pegadizas a obras maestras de interés universal. Empezaban a madurar.

    La portada es sin duda una de las más memorables (algún día habría que hablar de cómo hasta en el diseño de portadas de discos revolucionaron estos chicos, hasta el punto de sufrir cientos de viles imitaciones incluso de sus más cercanos rivales, ¿eh, Stones sesenteros?), y como mi fuerza de voluntad cada vez que se trata de hablar de Paul tiene la misma consistencia que una gelatina en plato, me ha sido imposible pasar por alto una de esas canciones que llevo anclada en mi móvil para escucharlas en el trabajo, en el baño, haciendo macramé:

    I´ll follow the Sun, una de las más deliciosas canciones de este genio. Suele ser considerada "menor", claro que menor comparado con las cumbres tan insultantemente altas que llegó a alcanzar, es muy muy relativo, pero desde su primera escucha se acomodó en mi mente y no salió de ella jamás. ¿Compuesta con 16 años?...bueno, soy de la teoría que el primer eructo de Paul siendo un bebé ya debió ser una balada que bien podría haber alcanzado el número uno en el Top of the Pops asi que...

    La otra gran canción que me viene a la mente ahora mismo, pese a no ser creada por ellos, es Mr. Moonlight, con un arranque de garganta tan made in Lennon. Suena como un lobo herido aullando a la luna. En fin, no hay disco Beatle, que no tenga algo a destacar...y a partir del 65 en adelante, lo difícil en sus discos sería NO destacar algo. Sobrehumano...

    ResponderEliminar
  8. Me pregunto por qué cuando tuve la ocasión de comprar mi primer disco de los Beatles, o sea, mi primer disco, teniendo todos los publicados como grupo a mi disposición pues para entonces ya se habían separado y conociendo bastante bien toda la producción gracias a la colección completa de amigos más pudientes, escogí este. No tengo la menor idea. Pero desde luego nada parecido a que con quince años unos se siente "loser" o siempre encuentra "no reply". Ni por asomo; a mí lo que me volvían loco eran las melodías y las armonías de este disco y, francamente, aunque las entendía, las letras me importaban más bien poco. Creo que para mí los Beatles eran esto; que estas canciones, precisamente, eran las que mejor les explicaban. Me alegro de haberlo comprado.

    ResponderEliminar
  9. Los caminos de la experiencia estética son inescrutables...

    ResponderEliminar
  10. Este album se completa escuchando "I feel fine" y "She´s a woman", grabados como singles en esos mismos días de Beatles en giras y ventas al por mayor.

    ResponderEliminar
  11. ¿Beatles for sale su disco mas flojo? Posiblemente, pero ya quisieran muchos haber firmado semejante disco. Lo tengo en la edición española sencilla y una edición italiana con carpeta deplegable, por si acaso.
    Mi primer disco fue Please please me. Pero no fue ese mi primer recuerdo de los Beatles sino este que dejo a continuación. Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Este es el enlace, que me lo había comido. Lo primero que escribí en mi blog
    http://fer-unmundodiferente.blogspot.com.es/search?updated-min=2011-01-01T00:00:00-08:00&updated-max=2011-08-03T12:22:00-07:00&max-results=27&start=26&by-date=false

    ResponderEliminar
  13. para mi es la mejor epoca de los beatles...y la mejor portada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido al club. Siempre me toca partirme la cara por este maravilloso disco ante la proliferación de detractores.

      Eliminar