viernes, 20 de abril de 2012

No imites, innova.

Una de las últimas joyas de la infinita bibliografía sobre los Beatles, y a la que ya hemos aludido en este blog, es “El sonido de los Beatles”. Se trata de las exhaustivas memorias del ingeniero de grabación Geoff Emerick en las que relata una asombrosa cantidad de anécdotas del trabajo cotidiano de los fab four en los estudios de Abbey Road.
Además del indudable provecho que un mitómano puede obtener de su lectura, también hemos descubierto que los álbumes de los Beatles fueron pioneros en algunas de las técnicas de grabación que más tarde fueron copiadas de forma habitual en buena parte de las producciones de pop y rock entre las que destacamos:

Doble ‘tracking’ automático

Un impaciente John Lennon siempre detestaba tener que cantar dos veces la misma canción, pero era una tarea habitual en Abbey Road ya que al sobreponer las dos grabaciones se lograba que la voz tuviera un ligero efecto de eco muy del gusto de los Beatles. Para no aguantar las constantes protestas de Lennon, a Ken Townsend, uno de los ingenieros de sonido que también trabajó con  los Beatles se le ocurrió que si reproducía la misma pista con un ligero retraso una de otra, obtendría el mismo efecto. Si se prescindiera del retardo y la variación de velocidad, se obtendría una réplica exacta que no produce ningún efecto de modulación, sin embargo, la desincronización de ambas grabaciones produce un resultado muy interesante.

 ‘Sampling’

Se trata de la acción de grabar un sonido en cualquier tipo de soporte para poder reutilizarlo posteriormente como parte de una nueva grabación. La primera vez que se usaron grabaciones de otros instrumentos, se segmentaron y se volvieron a unir en un orden distinto fue en Yellow Submarine. También recuerda Emerick que en Being for the Benefit of Mr. Kite  buscaban un sonido que evocara el ambiente de un circo. Para ello, le pidieron a EMI que les consiguieran un calíope, un costoso órgano de vapor que, en todo caso, no estuvo dispuesta a asumir. No fue impedimento para Emerick y George Martin que grabaron varios sonidos de órgano con el impresionante resultado que ya conocen.

Backmasking

Es una técnica sonora en la cual, los sonidos son grabados a la inversa sobre una pista musical planeada para ser tocada hacia adelante. Hoy es común ver que los artistas incluyan grabaciones al revés. A veces lo hacen al final de sus discos, lo que da pie a todo tipo de interpretaciones sobre posibles mensajes ocultos. La primera grabación pop que usó esa técnica también fue un disco de los Beatles. Revolver, of course.









4 comentarios:

  1. No sé en qué libro de los muchos que hay sobre los chicos de Liverpool leí una frase parecida a esta, puesta en boca de George Martin: "Cuando los chicos me decían que querían un sonido de tal forma, yo les decía que eso no era posible. Entonces su respuesta era: si yo lo he concebido en mi mente, tiene que haber una forma de conseguirlo." Y así fue, con mucha imaginación, suplieron las carencias tecnológicas de la época.

    ResponderEliminar
  2. Condoning: Se dice de la técnica de utilizar un profiláctico para proteger un micro y poder grabar con él sumergido bajo el agua.

    ;)

    ResponderEliminar
  3. JLF
    Pregunta: ¿Los Beatles no utilizaron el backmasking primero en la canción "RAIN" y luego en el Lp "Revolver"?

    ResponderEliminar
  4. Es que en realidad Rain se grabó en las sesiones de Revolver, aunque no se publicó en este álbum. Pero sí, la primera experiencia con esta técnica la encontramos en Rain, Tomorrow never Knows y I´m only sleeping.

    ResponderEliminar