domingo, 8 de abril de 2012

Pero, porqué nos gustan tanto los Beatles



El valor de una obra de arte es muy relativo y fluctúa a merced de los cambios culturales y estéticos. Por eso no deja de encerrar un cierto misterio, en función de este relativismo, que los Beatles después de ser un grupo de referencia en los 60, lo hayan sido también en los 70, en los 80, en los 90 y en los 00 de este nuevo siglo, no habiendo razones para pensar que la situación vaya a cambiar en las próximas décadas.
¿Pero por qué esto es así?, ¿Dónde reside la magia?. Serán varias las razones y trataré de identificar algunas de ellas.
1.      Las melodías. Lo más importante de una canción en palabras de Emilio Estefan. Hay buenas melodías en los Beatles y la primera conclusión que uno puede extraer de cualquier disco de este grupo es que hay muchas buenas melodías. Si a esto añadimos el trabajo de Geoff Emerick y George Martin, cuya influencia ya hemos subrayado anteriormente, el resultado es una más que sobresaliente ratio de buenas canciones por disco.
2.       La evolución y dispersión de estilos. Ya dijimos en el punto de partida de este blog que solo pasan tres años entre Please please me y Revolver, salto que catalogamos como “eternidad estética”. Al año siguiente, en todo caso, se inventan el primer álbum conceptual de la historia. “Sgt. Pepper”. Esta vertiginosa evolución estética debemos cruzarla con una gran dispersión de estilos. La mayor parte de los discos que escucho mantienen en todos los cortes una misma idea musical. Los Beatles tocaban de todo: Pop, Rock, Blues, Country, Music hall, y cuando solo se conocían los albores del Hard Rock, Paul inventa Helter Skelter. Oasis se considera un grupo pionero del indie rock, algo que, décadas atrás, ya habían inventado los Beatles sin saberlo. ¿Quién da más?.
3.      Vygotsky (Psicólogo ruso, “padre” de la Psicología Cultural), en su “Psicología del arte” defiende que la experiencia estética,- la razón por la cual nos emociona una obra de arte,- se debe a la contradicción convergente de forma y contenido. En los Beatles existen múltiples ejemplos de este recurso. Siendo pionera la rítmicamente country I’am a Loser (“…que he hecho yo para merecer este destino…”), Lennon también grita en Help, socorro, que necesita a alguien, necesita ayuda, y se siente deprimido e inseguro, con una partitura que podría definirse como trepidante y eufórica. También dan un sorprendente giro como letristas en Nowhereman, una letra desazonantemente existencialista arropada con una armonía de voces con cierto aire “esperanzador”: Es un auténtico hombre de ningún lugar, sentado en su país de ningún lugar, haciendo todos sus planes de ningún lugar para nadie. No tiene ningún punto de vista, no sabe adónde va, ¿no es un poco como tú y como yo?

Claro que, después de todo lo dicho, hemos de reconocer que hay personas a las que no les gustan los Beatles. Menos mal. Siempre son peligrosas las razones por las que algo le acaba gustando a todo el mundo.


Fuente: http://fx.worth1000.com/entries/335486/beatle-wiggles

3 comentarios:

  1. Yo creo que es uno de los pocos casos en que calidad artística y comercialidad han ido de la mano. "Strawberry fields" fue la excepción. ¿Quién se acuerda de "Release me", canción que taponó en el número 1 a la obra maestra de Lennon?
    Sus arriesgadas propuestas, su inconformismo y su capacidad sin límites para "imaginar" músicas, sonidos y armonías les hacen un caso unico en la música popular del siglo XX.
    Alguna vez, en alguna charla en el instituto he comenzado por poner "Love me do" y, justo después, "Helter Skelter". ¿Quién, como tú decías en una entrada anterior, arriesgó tanto en tan poco tiempo, ofreció tantos nuevos caminos? La respuesta es NADIE. Por eso y por mil razones más, nos gustan tanto los Beatles.

    ResponderEliminar
  2. Y qué afortunados los alumnos de esa charla...

    ResponderEliminar
  3. Sí, César, pero creo que hay algo más. A mí, por lo menos, hay algo que me tiene obsesionado, que es la cuestión "neurológica". Creo que dedicaré mis dos próximas reencarnaciones a estudiar medicina y neurología y luego musicología; y después intentaré unirme a esos estudios que dicen que si Mozart nos hace más inteligentes y tal para descubrir qué parte del cerebro nos "coloca" la música de los Beatles y por qué.

    ResponderEliminar