sábado, 23 de junio de 2012

Cosas que nunca te dije


Bien. Tarde o temprano teníamos que abordar un asunto delicado. No podía haberlo planteado antes porque requería un cierto recorrido dialéctico y “tomarnos las medidas”. Otros ya abordaron esta cuestión con éxito incierto. Discutir sobre los mejores temas de los Beatles fue un parterre plagado de olores nostálgicos que en nada va a parecerse a esta incursión por un suelo plagado de minas anti-persona, … las minas de la susceptibilidad.

Como ya habréis adivinado, me estoy refiriendo a….LAS PEORES CANCIONES DE LOS BEATLES. Sí, como en toda clasificación vertical, hay "peores canciones" y su ranking está incluso más sometido a la singular experiencia  personal que el excelso percentil superior de las mejores canciones. Por esta razón es de vital importancia que nadie se moleste, pues bien puede darse la circunstancia de que lo que para alguien es totalmente prescindible para otro es esencial.

La primera consideración que habría que hacer es que no puede tratarse de una lista monolítica. Debe haber categorías. Quiero decir que no siendo de mi gusto, por ejemplo What goes on, no podría formar parte de la misma especie que Revolution 9, que, en fin, se trata más de un experimento que una “canción”. Por tanto, descartemos en primer lugar esos “EXPERIMENTOS” que como cualquier científico sabe, no siempre arrojan luz. Además de la citada Revolution 9, tendríamos que incluir What´s the new Mary Jane o Brian Epstein Blues. Y no incluyo aquí Wild Honey Pie porque, aviso para navegantes, a mi me encanta.

En la siguiente categoría, claramente diferenciada del experimento, nos encontramos con esos temas que si tenemos el mando a mano, saltamos el corte.  Habrá algunos que se apresurarán a incluir aquí Within You Without You, pero que no cuenten conmigo. Tampoco valen temas como Maggie May porque NO es de los Beatles. Qué tenemos aquí entonces. Bien, yo diría que la citada What goes on, escrita por Lennon en los tiempos de The Quarrymen; las acreditadas a los cuatro beatles Dig it y Flying o la soporífera Blue Jay Way. Acabaría esta categoría con canciones que no son precisamente un alarde de inspiración como Baby You´re a Rich Man u Only a Nothern Song. Y, en fin, para un anuncio de seguros de coche me encanta All together now, pero fuera de este contexto no le otorgo mucho más recorrido.

Para terminar, la categoría en la que pueden producirse mayores disensos. Se trata de temas significativamente distantes de la obra maestra o que envejecieron con media docena de audiciones. Estoy refiriéndome a temas como Yellow Submarine u Ob-la-di Ob-la-da. También en mi álbum favorito hubiera preferido una alternativa a Dr. Robert y que en el Sgt. Pepper apareciera Strawberry Fields en lugar de Good Moorning, Good Moorning. Creo que a Lennon le suscitó una mayor inspiración el jardín de la casa del Ejército de Salvación que veía desde su ventana que el anuncio de cereales de Kellogg´s.

Estas canciones, no obstante, cumplen una importante función: que podamos comprender que los Beatles son de este mundo. Sin ellas,  sospecharíamos que el resto de temas fue el fruto de alguna suerte de inconfesable inspiración sobrenatural.  


Los Beatles mirando para otro lado

lunes, 18 de junio de 2012

Happy Birthday Paul

Y hablando de Paul McCartney. Hoy cumple 70 años. 


Paul sobrevive a los Beatles, sobrevive a la muerte del Rock, sobrevive a su propia Historia.
Gracias por toda la buenos momentos que este músico genial nos ha regalado.
Para conmemorarlo podéis echar un vistazo al regalo de Paul Weller a Paul McCartney en el Rolling Stone. O la semblanza documentada que escribe hoy en El Mundo Alberto D. Prieto.


We're gonna have a good time
I'm glad it's your birthday
Happy birthday to you.

sábado, 16 de junio de 2012

RAM: Un álbum legendario


Después de su desintegración, los seguidores de los Beatles esperaban con ansiedad los nuevos trabajos en solitario de sus componentes. John no defraudó con su Plastic Ono Band que fue compuesto después de cuatro meses de terapia con el psicólogo americano Arthur Janov, creador de la llamada terapia primal. Dicha técnica está basada en el principio de que las neurosis actuales son el resultado de traumas reprimidos en la infancia. Teniendo en cuenta que hablamos de John Lennon, 4 meses no parece ser mucho tiempo para resolver sus conflictos infantiles. Quizás sea esta la razón por la que el disco tiene algo de catártico (“Mother” o “My Mummy´s Dead” son buena prueba de ello).
Por su parte George publica su obra magna All things must pass, a cuyas bondades ya nos hemos referido en varias ocasiones.
Sin embargo, en su momento, Paul descoloca a todo el mundo con su rudimentario y casero “McCartney”. No fueron pocas las críticas hacia este álbum que fundamentalmente sirvieron para encerrar de nuevo a los McCartney en su granja de Escocia y, con una producción más elaborada que su antecesor, componer el que, en mi opinión, es el mejor disco de Paul casi en solitario. “Casi” porque como es sabido también está acreditado a Linda. Plagado de melodías vitalistas, al escuchar Uncle Albert / Admiral Halsey nos da la sensación de que seguimos escuchando el medley  de la cara B de Abbey Road. No faltan su habituales piezas de rock clásico con Smile Away o Eat at Home. El punteo vocal de Heart of the Country es delicioso y, desde mi punto de vista, Paul vuelve a desentrañar el secreto de la melodía perfecta con temas como Dear Boy o The Back Seat of my Car. Este legendario álbum ha sido recientemente reeditado en formato de lujo e incluye, entre otras cosas, las grabaciones de  Thrillington, trabajo publicado en 1977 por Paul McCartney bajo el pseudónimo de Percy «Thrills» Thrillington y que recoge las versiones instrumentales de Ram.
Uno de los guitarristas que colaboró con Paul en Ram fue Dave Spinozza que, tiempo después fue solicitado por John Lennon para implicarlo en su Mind Games. En las sesiones de grabación de este último, Dave se percató de que John no era consciente de que antes había trabajado para Paul McCartney por lo que temió ser despedido. Sin embargo cuando John  finalmente se enteró, Dave confesó que su único comentario fue “Paul sabe elegir buenas personas”.
Y es que más allá de los anecdóticos reproches que dedica a John en Too Many People y que éste responde de una forma nada subliminal en “How do you sleep”  del álbum Imagine, al final nos queda la música. La música de un álbum que, después de 40 años, mantiene toda su frescura.


viernes, 15 de junio de 2012

Las joyas que nunca fueron número 1 (y II): El disco Naranja

Tras algunas disputas atribuibles a la ambigüedad de las instrucciones iniciales pero que, en todo caso, se disipan de forma definitiva el 11 de junio a las 16:44 cuando se establece que deben seleccionarse aquellas joyas NO INCLUIDAS EN LOS ÁLBUMES ROJO Y AZUL, hemos podido establecer una espléndida y definitiva selección de obras maestras. Sé que desde el punto de vista de cada uno, no están todas las que son, ni son todas las que están, pero bien podríamos denominar a este insólito recopilatorio, fruto del  esfuerzo compartido, el "Disco Naranja" en alusión al color ligado a este blog. Un bonito regalo para estas Navidades.

                                                                                            

And your Bird Can Sing                                           Long Long Long
Baby´s in black                                                        Not Guilty
 Blackbird                                                                Oh, Darling
Dear Prudence                                                        Only a Northern Song
Doctor Robert                                                         Rain
For no One                                                             Savoy Truffle
Golden Slumbers                                                    Sexy Sadie
Happiness is a warm gun                                       She came through the bathroom window
Here, there and everywhere                                  She said she said
Hey Bulldog                                                           Taxman
I´m only sleeping                                                   That means a lot
I call your name                                                    The night before
I saw her standing there                                       This boy
I´ll be back                                                           Yes it is
I´ll  follow the sun                                                Your mother should know
I want you                                                            You Never Give Me Your Money
I Wll                                                                     You know my name (look at the number)
If I fell
It’s only love
Julia
Famosa portada del "Disco Naranja"



domingo, 10 de junio de 2012

Las joyas que nunca fueron número 1 (I)

Un colega blogero comentaba que para superar su adicción a los Beatles, su psiquiatra le prescribió una terapia consistente en una serie de duras medidas de desintoxicación. Para empezar tuvo que elaborar una lista de 10 cosas que no le gustasen de los Beatles. Después de poner en primer lugar "que se separaran", y en segundo lugar, "la carrera en solitario de Ringo Starr", ya no se le ocurrió nada más que añadir. Debido a la gravedad del caso, el psiquiatra tuvo que aplicar una severísima terapia de choque consistente en señalar las 10 peores canciones de los Beatles. Tan solo recuerdo que no pudo pasar de 6, entre las que se encontraban Revolution 9, Flying y It´s all too much. Pero con un poco de esfuerzo creo que podríamos fácilmente encontrar algún que otro comistrajo.

En este blog cohabitamos muy confortablemente con nuestras propias obsesiones, hasta tal punto que nuestro comentarista insustituible, PPK, me pide que aumente la dosis con la elaboración de un listado de canciones de los Beatles que no llegaron en las listas al número 1, pero que nos sedujeron hasta dejar una huella imborrable en nuestra memoria musico-emocional.

Sin orden alguno, no se porqué empiezo por That means a lot, descartada en Help y que no ve la luz hasta el Anthology. And your Bird Can Sing de mi adorado Revolver. Hey Bulldog con su vibrante riff de piano. Del Blanco son pocos los días que no toco Blackbird o I Wll. Me encanta el rock que es capaz de inventarse Harrison con Old Brown Shoe o Savoy Truffle. El medley de la cara B de Abbey Road me entusiasma pero su arranque con You Never Give Me Your Money me desarma. Si quiero una lista de 10 temas, me quedan dos. Quemaré los últimos cartuchos con I follow the sun y I am the walrus.

Como dijo el poeta: Eternidad que se hace canción, para quedar en los caminos, como un bálsamo de los días vividos.




sábado, 9 de junio de 2012

The Rutles o el arte del apropiacionismo

El apropiacionismo es un movimiento artístico que, como su mismo nombre indica, está basado en el procedimiento de la apropiación. Normalmente, el recurso más frecuente, es tomar  elementos de una obra con el fin de crear otra nueva y diferente. Antes de que nuestro comentarista conocido como Alorza me presentara a los Rutles, el ejemplo que habitualmente me venía a la cabeza eran las fotografías y pinturas de los botes de sopa Campbell de Andy Warhol.  Me imagino que mucha gente se llevó una sorpresa al ver esas latas en las baldas del supermercado y comprobar que, en realidad, no las diseñó el rey del pop art.

Parecida sorpresa es descubrir a los Rutles. No es una banda tributo, pero casi. No hacen versiones, aunque podemos reconocer los elementos originales de los que se nutren. Sin embargo, no es exactamente plagio. Alorza los definió sin rodeos como un grupo de cachondos que no dejaban  lugar a dudas sobre quiénes están detrás del invento: Los Monty Python. Grandes colegas, como saben ustedes, de nuestro siempre irónico George Harrison.  

Su recopilatorio "The Rutles Archaeology" o su web oficial "Tragical History Tour", nos pueden dar una idea de a qué nos estamos enfrentando. Todos los temas de los Rutles fueron compuestos por Neil Innes parodiando el material original de los Fab Four con resultados en ocasiones realmente interesantes. Como era de esperar, Innes fue demandado por plagio, aunque dicha demanda no acabó teniendo ninguna repercusión penal en su contra después de que declarara bajo juramento que "no había escuchado las canciones de los Beatles del todo"... vaya, cómo decirlo, un momento muy Monty Python.

Aquí tenéis una pequeña muestra: The Rutles: Hold my Hand



miércoles, 6 de junio de 2012

Un guiño al México beatle

En este blog llamado Revolver los Beatles (RLB), que en apariencia tiene una audiencia formada por un reducidísimo grupo de apasionados comentaristas, en realidad vienen navegando por sus páginas un nutrido grupo de fans de los Beatles que, según mi chivato de estadísticas, encienden su ordenador en los países más diversos. En Europa, es Alemania y Reino Unido desde donde  se conecta un mayor número de seguidores de RLB. Aunque lógicamente es en la América hispanoparlante donde me encuentro un mayor número de internautas interesados, sobre todo de Argentina, Perú, Chile y Colombia y, muy significativamente, México.

En este último país es, después de España, donde más personas se han interesado por los contenidos de RLB. Quizás esta atracción se ha visto favorecida por la reciente gira que le ha llevado a Paul McCartney a este país. Es indudable, en todo caso, la fascinación que despiertan los Beatles en México. Como prueba de ello leo en un periódico mexicano que cubría la visita de Macca, el siguiente texto: “México es uno de los países que más veneran al Cuarteto de Liverpool. Ringo Starr, quien tocó en este país por primera vez en 2011, en el Auditorio Nacional, declaraba que no había venido nunca a Latinoamérica, pero por recomendación del propio McCartney, quien le dijo que era de los “públicos más entregados y que se sentiría como si estuviera de nuevo viviendo la Beatlemanía”, fue que se animó a hacerlo".

En 1965, el mismo año que se estrenó en México la película A hard day's night, los Beatles estaban programados para tocar en este país, en concreto agosto del 65, pero el por entonces gobernador del Departamento del Distrito Federal, Ernesto Uruchurtu, declaró que eran un mal ejemplo para la juventud, y que no se estaba preparado para ese tipo de eventos. Es evidente que la historia le ha contradicho. Por su fidelidad a este blog, o aunque solo sea por el origen vasco de Uruchurtu, debía este guiño a los mexicanos amantes de los Fab Four.

Foto: http://mexicobeatlemania.blogspot.com.es/


viernes, 1 de junio de 2012

El Sgt. Pepper: Un álbum eterno

Supongo que si se hubiera podido votar qué incluir en el compacto de oro que viajó en la Voyager I, lanzada al espacio en 1977 con la misión de contactar con vida inteligente, yo hubiera propuesto, entre el resto de manifestaciones culturales terráqueas seleccionadas,  el Sgt. Pepper. Nos hemos referido a su portada en algún post y también he propuesto aquí la hipótesis sobre el origen de publicar las letras en su contraportada cuando os revelé la increíble pero verídica historia de Juan Carrión. Ahora lo que toca es celebrar su música, y es que HOY hace 45 años se público el álbum que más ha influido en la música popular escrita después de 1967. El Sgt. Pepper es situado en diversas listas como el mejor álbum de rock de la historia, siendo quizás uno de las más populares rankings, el publicado por la revista Rolling Stone con los 500 mejores discos de todos los tiempos. 

Pero porqué esta explosión psicodélica justo en ese momento. Bien, para empezar se tomaron su tiempo. El ínclito Emerick apunta que una diferencia importante entre Revolver y Sgt. Pepper es que en aquél había una fecha de entrega inaplazable, ya que estaban a punto de salir a la que iba a  ser su última gira. Pero en el caso de Sgt. Pepper, los Beatles pudieron tomarse todo el tiempo que precisaron  para concebir una obra maestra. Y el público estaba avisado: el single de promoción contenía Strawberry fields y Penny Lane,...ambas descartadas para el larga duración.

Cuenta la leyenda urbana que el origen del concepto Sgt. Pepper surgió en un avión cuando Mal Evans le preguntó a Paul sobre el significado de las letras S y P marcadas en los frasquitos de las bandejas de comida. "Sal y Pimienta" fue la respuesta y, de ahí, pasamos a la siguiente secuencia: sonido de publico como proveniente de un concierto en directo a cargo de una banda ficticia, alter ego de los Fab Four cuando, súbitamente, ataca el punteo poderoso de Sgt. Pepper Lonely Hearts Club Band...no se puede empezar un disco mejor.

Me acuerdo muy bien la primera vez que hoy este album. No salía de mi asombro, canción tras canción, me entusiasmaron especialmente Getting Better, y Fixing a Hole: todavía hoy en día no se qué es lo que tienen estas canciones que me seducen sobremanera. Y para terminar, una de las obras cumbre de John LennonA Day in the Life, con esa estructura tan innovadora, Starr inconmensurable a la batería, el verso de Paul McCartney anunciado con la alarma de un despertador, esos puentes orquestales, y, para acabar, ese último acorde mantenido durante algo más de cuarenta segundos. Lennon, McCartney, Starr y Mal Evans en tres pianos diferentes, con George Martín en el armonio, tocaron al unísono el Mi mayor más famoso de la historia de la música popular. Cuando todavía no se había apagado su eco recuerdo que pensé que jamás iba a haber en el mundo una banda semejante.