sábado, 16 de junio de 2012

RAM: Un álbum legendario


Después de su desintegración, los seguidores de los Beatles esperaban con ansiedad los nuevos trabajos en solitario de sus componentes. John no defraudó con su Plastic Ono Band que fue compuesto después de cuatro meses de terapia con el psicólogo americano Arthur Janov, creador de la llamada terapia primal. Dicha técnica está basada en el principio de que las neurosis actuales son el resultado de traumas reprimidos en la infancia. Teniendo en cuenta que hablamos de John Lennon, 4 meses no parece ser mucho tiempo para resolver sus conflictos infantiles. Quizás sea esta la razón por la que el disco tiene algo de catártico (“Mother” o “My Mummy´s Dead” son buena prueba de ello).
Por su parte George publica su obra magna All things must pass, a cuyas bondades ya nos hemos referido en varias ocasiones.
Sin embargo, en su momento, Paul descoloca a todo el mundo con su rudimentario y casero “McCartney”. No fueron pocas las críticas hacia este álbum que fundamentalmente sirvieron para encerrar de nuevo a los McCartney en su granja de Escocia y, con una producción más elaborada que su antecesor, componer el que, en mi opinión, es el mejor disco de Paul casi en solitario. “Casi” porque como es sabido también está acreditado a Linda. Plagado de melodías vitalistas, al escuchar Uncle Albert / Admiral Halsey nos da la sensación de que seguimos escuchando el medley  de la cara B de Abbey Road. No faltan su habituales piezas de rock clásico con Smile Away o Eat at Home. El punteo vocal de Heart of the Country es delicioso y, desde mi punto de vista, Paul vuelve a desentrañar el secreto de la melodía perfecta con temas como Dear Boy o The Back Seat of my Car. Este legendario álbum ha sido recientemente reeditado en formato de lujo e incluye, entre otras cosas, las grabaciones de  Thrillington, trabajo publicado en 1977 por Paul McCartney bajo el pseudónimo de Percy «Thrills» Thrillington y que recoge las versiones instrumentales de Ram.
Uno de los guitarristas que colaboró con Paul en Ram fue Dave Spinozza que, tiempo después fue solicitado por John Lennon para implicarlo en su Mind Games. En las sesiones de grabación de este último, Dave se percató de que John no era consciente de que antes había trabajado para Paul McCartney por lo que temió ser despedido. Sin embargo cuando John  finalmente se enteró, Dave confesó que su único comentario fue “Paul sabe elegir buenas personas”.
Y es que más allá de los anecdóticos reproches que dedica a John en Too Many People y que éste responde de una forma nada subliminal en “How do you sleep”  del álbum Imagine, al final nos queda la música. La música de un álbum que, después de 40 años, mantiene toda su frescura.


17 comentarios:

  1. Se que, tal vez en conjunto, Band on the Run, sea superior, pero si tuviera que decantarme por un único disco en solitario de Paul y qué leches, de cualquier ex- Beatle, me quedaría de lejos con este. Me parece sublime..., un pedazo album, que no se si por la época en la que salió (donde brotaban como setas obras maestras de diversos grupos ), porque el cadáver de The Beatles estaba aún caliente y no admitía comparación alguna practicamente con nada, o porque la batalla dialéctica de Lennon vs. McCartney anulaba por completo la capacidad crítica, pasó bastante desapercibido, por desgracia...

    Yo lo escucho cada año una barbaridad de veces. Para mi es un absoluto clásico. Otra muestra maestra de que Paul, si se esforzaba un poquito, paría obras magnas como la madre Alien huevos. Redondo como un donut. Y con una portada y varios temas a modo de chinitas a Lennon, que lo convierten en un pedacito de historia, legado sonoro, del siglo XX...

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, (Sálvame Deluxe en modo ON), supuestamente el bueno de Dave Spinozza (gran músico, mejor follador), no sólo compartió con Lennon el haber trabajado en un disco con otro Beatle, en este caso Paul, supuestamente y tal, según se cuenta oficiosamente, gozó con Yoko en más de una ocasión. Y al parecer nunca desafinaba...coff, coff...

    Ahí lo dejo. (Salvame Deluxe en modo OFF).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que se tendrían varias cosas que perdonar recíprocamente. No nos olvidemos de lo de John con May Pang.

      Eliminar
    2. La pregunta que yo me hago y que supongo estará en la mente de muchos, es: ¿Podía alguien gozar con Yoko? Alguien que no estuviera literal o metafóricamente ciego, quiero decir...

      Eliminar
  3. Debo empezar por reconocer, un poco con vergüenza, que apenas conozco este disco. Lo compré hace muchos años, pero en sus primeras escuchas no me dijo nada de nada. Así que he pasado lustros sin escucharlo. Ahora que César ha dado pie a ello, lo he vuelto a escuchar y sigue sin decirme gran cosa. Eso sí, he podido constatar cómo está un paso por delante del “McCartney”, que tan mal sabor de boca me deja siempre, sino fuera por esa joya que es “Maybe I´m amazed” . A mi entender, este disco carece de alguna joya de ese calibre.
    Debo reconocer que es el mismo McCartney de “Eat at home”, con ese ritmo tan mccartneynano, el que se anuncia y que reiterará en “Mrs. Vandebilt”. O en “Smile away” se anuncia una forma de cantar, casi hablando, como en “Magneto and Titanium Man”.
    En resumen, no comparto vuestro entusiasmo por este disco, pero si siempre hubiera acuerdo, no habría debate y, por tanto, este blog habría muerto ya. Prefiero “Band on the run”, “Back to the egg” o “Chaos and creation in the backyard”.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te entiendo amigo en lo que concierne a "Band on the run", es muy bueno. También fue un respiro "Chaos and creation.." después de varios trabajos, a mi juicio, anodinos de Paul. Sin embargo Back to the egg me entusiasmo inicialmente pero se me desgastó pronto. Bueno, salvo el corte 7 "Arrow Through Me" que lo oiría un millón de veces sin variar la experiencia que supuso escucharlo por vez primera. Yo, en ese segundo escalón, tras Band on the Run o Chaos and creation..y también Ram, me decanto antes por London Town.

      Eliminar
    2. No acabo de compartir onda con ninguno de los aquí firmantes. "McCartney", el primer L.P. de Paul en solitario, es lo mejor que hizo en su vida fuera del ámbito Beatle y estoy de acuerdo con PPK en que "RAM" supuso un jarro de agua fría para seguidores acérrimos como yo, que rayamos "McCartney", lo que me obligó a comprarlo dos veces. Para mí, Paul se fue convirtiendo en un blandengue; la vida familiar ya conlleva eso. Linda y los críos serían como garrapatas que junto con la sangre chuparían también el talento del ex-beatle.

      Eliminar
    3. McCartney, como dices, es muy bueno. Lo que ocurre es que en realidad no creo que que sea un disco "fuera" del ámbito beatle (como todos los primeros discos de John y George). McCartney está compuesto en realidad en el periodo beatle y eso marca, deja huella. Desde esta hipótesis es que considero a RAM como el verdadero primer disco "fuera" del ámbito beatle. En todo caso entre ambos, como suelo decir, el mejor es siempre el último que escucho.

      Eliminar
  4. Aunque no es la entrada, me quedo con "Getting closer", "Spit it on", "Old siam sir", "Arrow through me" de ese disco. Aparte de "Again and again and again".
    También pongo por delante "London Town" a Ram, pero bueno...

    ResponderEliminar
  5. De todas formas, mira, te cuento que me voy a escuchar ahora Back to the egg porque lo cierto es que hace tiempo que no lo repaso.

    ResponderEliminar
  6. César: pero supuestamente, lo de May Pang era "consentido" por Yoko y transcurrió en el denominado Fin de Semana Perdido...mientras que lo de la artista japonesa y Dave eran unos cuernos como los del toro que mato a Manolete.Lo cual realmente me importa un carajo, Lennon no era tampoco la Madre Teresa de Calcuta precisamente y no es más que chismorreo barato, un dato, pero en fin. La viuda negra, ya sabes...

    Respecto al disco en sí, Ram, temas como el ardiente Too many People con esas guitarras, el ácido Dear Boy (directo a John), ese jardín sonoro tan deliciosamente McCartney «Uncle Albert/Admiral Halsey» , la "precursora" del discotequeo setentero Monkberry Moon Delight» que es tremendamente pegadiza , la bellísima Long Haired Lady» , mi favorita (y ya citada por César) la excelsa «Back Seat of My Car y las "propinas" a modo de extra Another Day (muy conocida ya) y Oh Woman, Oh Why» hacen de este CD un verdadero festín para los sentidos. Una obra maestra.

    Ya me están entrando ganas de volver a escucharlo, maldición !! ...

    ResponderEliminar
  7. Estará encantado el bueno de Paul de tanto hablar de bien de él, aunque no estaría de más una felicitación por su 70 cumpleaños. Y que cumplas muchos más........

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se han cruzado tu sugerencia y mi tarjeta de felicitación en el siguiente post. Nuevas conexiones frikies!!

      Eliminar
  8. Supongo que tú, César, y Eneko sabíais que "Back seat of my car" era una canción "beatle", de la época de Twickenham studios. Yo acabo de descubrirlo en un archivo de audio que andaba perdido por mi ordenador.

    ResponderEliminar
  9. Y digo yo, ¿nadie hace mención del Flaming Pie? Un auténtico discazo con joyas como 'Beautiful night'. Un álbum, por otra parte, nacido directamente del reecuentro de Paul con su pasado Beatle tras la grabación de los 'Anhology'. En mi opinión merece un sitio en el segundo escalón junto a Ram, por detrás de 'Band on the run'...Para el tercer puesto de este podio imaginario dejaría 'London Town', el maravilloso 'Flowers in the dirt' y, que me perdonen algunos, 'Chaos and creation...'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro gran disco, efectivamente. Es que aquí mi primo Eneko y yo somos muy de RAM. Y también en este club vas a encontrar a muchos admiradores de Chaos and creation..
      En todo caso, ahora que releo tu comentario estoy pensando que se tercia un post de valoración crítica de los álbumes del Paul post-beatle. Por ejemplo London Town no tuvo muy buenas críticas y a mi me parece la bomba. Seguiremos informando.

      Eliminar