sábado, 6 de octubre de 2012

Love me do: Donde empezó todo


Después de tratar la paradoja del Abbey Road en mi último post, la actualidad manda y, curiosamente, debemos dar un salto hacia atrás desde su último trabajo hasta donde empezó todo, hace 50 años: Con Love me Do. Entre ambas grabaciones apenas pasan 7 años. De entrada, y como ya subrayé en el primer post de este blog, qué grupo en la historia experimenta semejante evolución estética en 7 u 8 años de carrera. En diez, si quieren, para darles alguna ventaja.

Love me Do no fue un éxito. Entró en las listas fundamentalmente gracias a las 22.000 copias que compró Brian Epstein para su tienda North East Music Stores. Y es que Love me Do es un tema raro. Solo dos acordes para toda la canción, que suben a tres en el puente, y que si se pone uno mismo a tararearla, de puro rudimentaria, casi tribal, sale una cosa difícilmente clasificable. El caso es que con esa entrada de John, con una harmónica a la que parece que se le va a desatornillar el juego de lengüetas de la potencia de su soplido, acaban construyendo un tema en el que acabó confiando George Martín como el banderín de salida de los Beatles. No fue tarea fácil ya que necesito tres baterías hasta encontrar la base rítmica que buscaba.

Como ya me referí en el post titulado “Los otros baterías de los Beatles”, después de probar con Pete Best y con Ringoel siguiente de la lista fue Andy White. No debió ser plato de buen gusto para Ringo relegarle en aquella grabación al “humillante” puesto de pandereta. Sin embargo, la prueba que en todo caso se llevó a cabo con Ringo a la batería la hemos podido escuchar décadas más tarde en el Anthology y los Past Masters recopilatorios. Como nos recuerda el ingeniero de sonido Geoff Emerick en sus memorias, es fácil distinguir ambas grabaciones ya que en esta postrera versión no hubo nadie a la pandereta. Veredicto: Preferimos la versión con los dos bateristas.



4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Hace ya tiempo que me permití, como humilde fan de The Beatles, postear su blog desde el mío. Y aunque todavía no he encontrado el tiempo para leérmelo de cabo a rabo como se merece, he podido comprobar la calidad de las informaciones, opiniones y material fotográfico adjunto. También yo, desde mi bitácora he dedicado alguna entrada a The Beatles, muchas veces utilizando imágenes de ellos como excusa para alguna crítica al Gobierno, al fútbol. Otras, en cambio, buscaba una creatividad más cercana a su espíritu. Permítame que hoy me tome la libertad de enviarle dos de estos enlaces. Un cordial saludo y, por supuesto, mi felicitación por su bitácora:
    http://xn--20aosnoesnada-kkb.blogspot.com.es/2012/10/5-de-octubre-de-1962.html
    http://xn--20aosnoesnada-kkb.blogspot.com.es/2012/07/la-vida-en-un-dia.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciado amigo, naufrago dublinés.
      Le agradezco su interés en este espacio en el que como podrás comprobar andamos sueltos muchos locos de la colina.
      Acabo de pasearme por sus enlaces y hay momentos verdaderamente sugerentes, así que gracias por la invitación.
      Aquí, ya sabes, estás en tu casa.

      Eliminar
  3. Como ya se comentó hará unos meses, resulta imposible el salto que hay entre Love me Do y The End de Abbey Road. No fueron tantos años, pero parecen miles de vidas y reencarnaciones varias las sufridas por los 4 de Liverpool hasta alcanzar el nirvana creativo. Materialmente imposible...

    ResponderEliminar