jueves, 25 de octubre de 2012

Two of Us: Esa bonita canción sin pretensiones


 I dig a pigmy by Charles Hawtrey and the Deaf Aids. Phase one in which Doris gets her oats”…un golpe en la caja de la guitarra acústica Martin D-28 y comienza, con un arpegio en Sol, Two of us, esa bonita canción sin pretensiones. Me encanta este primer corte de Let it Be.

No hay que ser un genio para saber porqué se titulaba originalmente "On Our Way Home" este tema que Paul afirmaba estaba dedicado a su esposa Linda Eastman, aunque siempre creímos que hablaba de John Lennon.

Una de las primeras tomas de la canción estaba más próxima al rock, tal y como podemos comprobar en la película Let It Be. Sin embargo, este perfil no acababa de convencer a Paul, por lo que terminaron optando por las guitarras acústicas acompañadas por una línea de bajo que en realidad proviene de la guitarra Fender Telecaster de Harrison.

Pero siendo, como decía, una canción sin pretensiones, alberga una sorpresa armónica, a las que nos tiene bien acostumbrados Paul McCartney. Tras un estribillo en Sol que podríamos considerar casi previsible, y fuera de toda lógica, rompe la melodía con un puente en Sí bemol (...You and I have memories) dando a la canción su peculiar impronta. Partiendo de la sencillez, acaba siendo modestamente genial.

Aprovechando el título de la canción, y solo para los muy beatlemaníacos, el mismo director de Let it Be, Michael Lidsay-Hogg, dirigió una película sobre uno de los encuentros entre Paul y John en casa de este en Nueva York, en el legendario edificio Dakota. El juego propuesto consiste hoy en calibrar la verosimilitud de los diálogos de la historia teniendo en cuenta que realmente dichos encuentros se produjeron hasta que un día John le espetó a Paul que dejara de presentarse en su casa sin llamar. Una costumbre, por otra parte, muy propia de Paul McCartney tal y como nos recuerda su biógrafo Peter Ames Carlin.



26 comentarios:

  1. Bonita canción y estoy por afirmar que la última vez en que Paul y John compartieron micro. Me refiero al mismo micro a la vez: hay imágenes que atestiguan lo que digo. Como al principio, como cuando cantaban en directo al unísono compartiendo micro.
    La peli no está mal. No se trata, en mi opinión, de que sean hechos verídicos, sino que sean verosímiles. Y lo son. Es una historia perfectamente creíble, aunque no ocurriera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo. Todo bastante improbable. Todo perfectamente posible.

      Eliminar
  2. Fue la primera canción que llamó la atención de mi chica cuando le grabé un CD recopilatorio de los Beatles.. Personalmente me encanta la combinación de las voces de John y Paul y la mítica escena de Let it be cantando la versión acelerada, sin recordar bien la letra, pero disfrutando como hacía tiempo que no lo hacían. Una gran canción para ir conduciendo por la autovía y cantar al unísono.. Y respecto a la película, me tocará verla, aunque no soy muy aficionado a eso de "qué hubiera pasado si.."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre Abel, la propuesta es voluntaria (Je, je). Mira, compra unas palomitas e invita a tu chica al visionado que este fin de semana viene nieve.

      Eliminar
  3. Hola, la verdad es que la película no dejan de ser elucubraciones sobre lo que podría haber sido. Sería bonito que por lo menos esos últimos momentos entre ambos hubieran sido tan cercanos y amistosos como quieren hacernos ver. En cuanto a la canción creo que ella solita se basta para demostrarnos hasta que punto la altura creativa de los dos Beatles era elevadísima. Hacer algo tan difícil pareciendo que es fácil. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que, como decía en el post, Paul estuvo en más de una ocasión con John después del 1970. Se conocían desde que eran unos críos. Yo creo que podrían discutir como leones y luego tomarse un te juntos.

      Eliminar
  4. Sea o no una llamada desde el subconsciente a su colega (que para mí obviamente es, dijera lo que dijera Paul), que se aleja cada vez más de la órbita McCartney para adentrarse en la de Ono, es otra de esas deliciosas piezas del album Let it Be...un disco que sin ser mi favorito del grupo, tiene un "algo" que me fascina y me pone triste a la vez. Tal vez el estado anímico del grupo seguramente quedó impregnado en el disco. O tal vez sea por el cercano final del camino...(curiosamente, en Abbey Road no noto esa melancolía)...

    Respecto al encuentro en el Dakota de Lennon y McCartney, también es algo que leí en una reciente biografía de Paul, así fue, otra cosa son los diálogos que mantuvieran el siempre entusiasta Paul y el gruñón Lennon. No deja de maravillarme pensar en " y qué hubiera pasado si..."...pero por culpa de un mongolo armado, hace tiempo que esa ilusión se evaporó...ays...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Eneko, ¿qué tiene ese disco que te deja un sabor agridulce al escucharlo? Al margen de lo que ya sabemos claro.

      Eliminar
  5. Para curaros la melancolía y arrimaros a vuestras chicas, creo que deberíais escuchar al gran Bill Withers y su Just The Two Of Us

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si mi memoria no falla es un tema del 81, pero creo recordar que el cantante no se llamaba así, sino Grover Washington ¿puede ser?

      Eliminar
    2. Un temazo. Las dos opciones son buenas. Grover Washington Jr. vs. Bill Withers

      Eliminar
    3. PPK, Grover Washington es el saxo. Buena memoria!

      Eliminar
  6. HOY A LAS 23:00 EN LA 2, DOCUMENTAL SOBRE LOS FAB FOUR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te toca quedarte en casa un sábado frío como este, qué mejor plan???

      Eliminar
  7. Incluida la emisión de Magical Mystery Tour! a las 23:50

    ResponderEliminar
  8. fer: Va más allá de "lo que todos sabemos". Musicalmente noto un feeling tristón, muy melancólico en temas como Across the Universe, Let it Be, The Long and Winding Road, Two of Us....

    Es cierto que tiene un par de temas enérgicos como Get Back y sobretodo I´ve got a feeling, pero en general, y tal vez sea totalmente subjetivo (baladas y temas tristones los hay en todos los LPs de los Beatles), pero igual por culpa de la economía de medios de Spector, la forma en que fue grabado el disco y por el estado anímico de los músicos, es el disco Beatle que más tristón, que más pastelón me pone. Notó como si el estudio de grabación fuese un iceberg. Y si ya veo el DVD ya ni te cuento...

    Pero vamos, no es algo que sepa explicar bien, puede que influyan sensaciones personales, recuerdos, momentos de primera escucha... porque como dije, el último álbum fue Abbey Road (mi favorito junto al Album Blanco) y en él no noto esa sensación melancólica tan profunda como en Let it Be. Lo curioso es que, y vuelvo a Let it Be, para ser un disco en el que casi ni se aguantaban entre ellos, Lennon-McCartney cantan a dúo, como en los viejos tiempos, un montón de temas...cosa que en los últimos discos apenas hicieron, yendo cada uno por su cuenta. Creo que se lo olían...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, tal y como decían "An intimate bioscopic experience". Y al margen, desde un colchonero, siento lo del Athletic. Un saludo.

      Eliminar
  9. P.D: Ayer por casualidad, e incluso coincidiendo con la debacle de mi Athletic, pude ver el documental del que hablabais. No sabía que se fuera a emitir, no os había leído...y ciertamente me pareció una gozada, muy muy recomendable. Si no se ha visto, hacedlo. Aunque en mi opinión sobrara un poco la eterna "pretensión" de Paul ,Scorsese and company de lo influyente que fue esa loca película.

    No deja de parecerme un proyecto hippy cachondón pero nada más. Claro que como fan de los Beatles debe sumársele un + 1000000000 por poder disfrutar de nuestros músicos favoritos en la gran pantalla, con sus fascinantes estereotipos gobernándoles de arriba abajo, más allá de actuaciones del grupo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por no hablar de la oportunidad de volver a oír temazos como The fool on the hill o la inmensa I am the walrus.

      Eliminar
  10. Madre mía; en esa frase introductoria de "Two of us" Lennon es talmente James Joyce. No hay más que recorrer la red y ver las interpretaciones que los propios angloparlantes hacen, las referencias, las alusiones, todo inventado y al tiempo lleno de resonancias... Qué tíos más grandes. Y menudo post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, como el monólogo interior de Molly Bloom. Es lo que tiene este arte...no sería así si no corriera el riesgo de no significar absolutamente nada.

      Eliminar
  11. Se me ha ocurrido un juego que, con el permiso de César, os propongo. Hacer una traducción de esa frase introductoria. Una traducción más o menos libre, o no, o como cada uno quiera, buscando o la gracia o la fidelidad o a lo que a cada uno le dé la gana. Si me aceptáis el juego, ya vemos cómo le hacemos llegar a quién sea nuestra apuesta y luego comparamos. (Obviamente lo propongo porque le he estado dando vueltas y yo ya tengo la mía).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A estos les tengo mal acostumbrados. Ya no les pillas por aquí, estarán esperando un nuevo post. Pero me parece buena idea porque yo siempre me había imaginado algo así como Me tomo un canuto a la salud de Charles Hawtrey y la asociación de sordos (algo así como la ONCE pero de sordos). Fase uno en la que Doris se toma los copos de avena. Pero no se, es muy onírico, puede ser cualquier cosa.

      Eliminar
  12. Muy interesante. Yo lo del canuto no lo sabía; seguro que es así. Pigmy lo había tomado por pigmeo, literal, y eso sí, entendía que "I dig a pigmy" bien podría ser el título de una obra de teatro cuyos autores eran Charles Hawtrey (actor de tercera fila, según la wikipedia) y los "deaf aids" que yo interpretaba más bien como los audífonos, si bien he leído que los Beatles le aplicaban familiarmente ese nombre a sus amplis. Siguiendo con mi alucinación, prefería entender Phase One como acto 1º. Y lo único medio serio que sí que aporto a tu versión es que eso de get oats es conseguir sexo. Conclusión (y aguanta la pedrada): "'Ese pigmeo me chifla' escrita por Charles Hawtrey y los amplífonos; acto primero, en el cual Doris pilla cacho'. Total nada.

    ResponderEliminar
  13. No, si lo del canuto en realidad me lo he inventado. Me sonaba como a eso. Pero ahora después de leer tu traducción, tronchante, me parece más sugerente sin duda alguna tu versión.

    ResponderEliminar