domingo, 17 de febrero de 2013

7 libras y 10 chelines

De los cuatro Beatles es John Lennon del que creo saber menos. Me refiero desde un punto de vista psicológico. Conocer a alguien significa que, ante una situación dada, se puede hacer una predicción acertada de cómo va a reaccionar. Es la sensación que tengo con Paul, George y, por supuesto, Ringo

Pero John Lennon es bastante imprevisible y cuando acabas conociendo a alguien lo suficiente como para poder saber con certeza que no puedes predecir su respuesta, solo puedes concluir que en realidad no sabes nada de ese tipo. El psicólogo americano Arthur Janov del que John fue paciente, fiel al secreto profesional, jamás desveló ninguna clave para poder desenredar la madeja de una personalidad compleja, contradictoria y de gran sensibilidad.

Con el fin de encontrar algunas respuestas al enigma me acabo de comprar el libro editado por Hunter Davies titulado "Las cartas de John Lennon". Como ya sabéis se trata de una compilación de cientos de cartas manuscritas por John que, para entender la dimensión del volumen epistolar, debemos recordar que murió sin conocer el correo electrónico. Quiero decir con esto que, como señala Davis, la reacción inmediata de John Lennon ante la mayoría de las emociones era escribir.
Sospecho que no hay mejor forma de descerrajar, por fin, su perfil psicológico.

Como suelo hacer cuando me compro un libro, lo primero que hice con este fue leerme la última página mientras recordaba que este mes se cumplen 50 años de la grabación de Please Please Me . Por aquel trabajo cada uno de los cuatro de Liverpool cobró 7 libras y 10 chelines. A pesar de ser una cantidad ridícula, parece que John hacía tiempo que sabía el camino que le tenía reservado el destino.
En la última página del libro de Davies hay una nota de John escrita cuando tenía 8 años. La inmortalizó en un libro de autógrafos de celebridades que coleccionaba su primo Stanley. La nota decía "By Hook or by Crook, I´ll be last in this book", algo así como, por las buenas o por las malas, seré el último en firmar este libro.





6 comentarios:

  1. Interesantísima entrada, César. No olvides ir compartiendo alguna clave que puedas encontrar en ese universo fascinante que es la psicología de un genio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo estoy leyendo de forma lineal. Cada vez que tomo el libro lo abro por cualquier página al azar. Hay líneas, para mi, verdaderamente sorprendentes. Os iré informando. Algunos detalles son muy reveladores.

      Eliminar
  2. Hace unos años compré Postales de los chicos de Ringo Starr o mejor dicho Cartoline dai Beatles porque es edición italiana (afortunadamente las tarjetas venían en inglés y me enteré algo mas del asunto) y ya se dejaba ver algo de la forma de ser de los cuatro y especialmente de John Lennon. Aunque me da que el de Lennon tiene mas chicha que el de Ringo.

    ResponderEliminar
  3. Yo ya lo tengo. Iremos comentando la lectura, César.

    ResponderEliminar
  4. Sin duda alguna me parece el Beatle en lo personal más fascinante. Con esa dualidad rozando la bipolaridad, ese John sensible, emocional, tan humano...y el otro tan duro, a ratos sádico, mordaz. El Lennon universal, buscador de respuestas, a ratos religioso...o el Lennon borracho, peleón, mujeriego...

    Tenía tantas capas como una cebolla. Por eso, por no ser plano, es tan interesante. Y bueno, como cualquiera de nosotros, ni era blanco o negro, seguramente una gama de grises...

    ResponderEliminar