sábado, 2 de febrero de 2013

La Dobro: El ave Fenix de las guitarras


Hubo un tiempo, cuando todavía no se había inventado la guitarra eléctrica, en el que la acústica en el contexto de una banda o pequeña orquesta, debía competir con otros instrumentos como los teclados, bajo, percusión, etc..lo que dejaba a este instrumento de cuerda en serias dificultades para “hacerse oír”.

La solución llegó en 1925 de la mano de John Dopyra que fundó junto con sus hermanos una fábrica, la Dopyra Brothers, para fabricar en serie la guitarra marca Dobro (abreviatura del nombre de la propia empresa Do-Bros). En realidad se trata de la guitarra denominada resonadora o resofónica, aunque todo el mundo se suele referir a ella por el nombre de la marca; vaya,... como el Pan Bimbo.
La clave consiste en un disco metálico sobre la caja que provoca una resonancia peculiar y, en todo caso, confiere una mayor intensidad sónica al rasgado de cuerdas. Existen variantes en función de la forma del mástil  redondo, como una guitarra convencional, o cuadrado, para apoyarla sobre las piernas con el fin de tocarla como una  slide guitar o bottleneck guitar.

Obviamente era una guitarra condenada a la extinción una vez hizo su aparición la eléctrica amplificada, pero ese peculiar sonido producido por el artilugio da como resultado un nuevo concepto musical muy del gusto de los intérpretes del blues. Por esta razón, además de la vuelta de lo vintage y que guitarristas como Mark Knopfler la han mantenido en el candelero (¿o era candelabro? / una foto de este tipo de guitarra con caja metálica es la portada de Brothers in arms), la guitarra Dobro nunca muere o, en todo caso, resucita cada vez que pierde vigencia.

Para mí, mucho antes de estos vaivenes de fluctuante popularidad, la guitarra Dobro siempre fue objeto de deseo desde que la descubrí flirteando con John Lennon o en los brazos de George Harrison interpretando Crippled Inside en el disco de aquel.

Algún día serás mía...



John con una Dobro, de caja de madera, en ristre

4 comentarios:

  1. Qué sonido mas increíble tiene esta guitarra. Particularmente me gustaba en el grupo que Mark Knopfler formó de estilo country Notting Hillbillies y que suena en algunas de sus composiciones, amén de que con ella aparecen en la portada del único disco que editaron. Para vosotros los músicos tiene que ser un placer poder tocar instrumentos tan originales. Qué envidia os tengo. Pero sana, por supuesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente. En la portada del disco, cada uno de los cuatro sujeta una Dobro.
      Y ´si, es un placer. Como ponerse a los mandos de un Maserati si te gusta conducir.

      Eliminar
  2. Sí, es una de esas tenciones que duelen...pero en lo personal antepongo otras manzanas del paraíso Beatle a esa guitarra:

    -La Casino Revolution de Lennon modelo USA, de Epiphone
    -La guitarra Rickenbacker de 12 cuerdas de Harrison
    -El bajo Hofner de Paul
    -La Telecaster de palosanto de Let it Be

    Será por tentaciones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el capítulo de eléctricas tiene que ser acojonante la Rickenbacker de 12 cuerdas. Pero es que, hablando de acústicas, tengo a la Dobro metida entre ceja y ceja.

      Eliminar