sábado, 2 de marzo de 2013

No fue Yoko Ono....fue Allen Klein


La separación de los Beatles es un tema transversal en este blog. Me refiero a que se trata de un asunto al que nos hemos referido en no pocas ocasiones. También hemos fantaseado aquí con los discos que los Beatles hubieran hecho de seguir juntos, e incluso hemos defendido que los Beatles nunca se separaron del todo.
Era momento de un monográfico sobre este asunto para ofrecer mi posición al respecto.  Y casi me alineo con las recientes declaraciones de Paul McCartney cuando exculpaba a Yoko Ono de toda responsabilidad. La japonesa era un síntoma, no la causa. La fiebre, por ejemplo también lo es.

En realidad si tengo que apostar por la hipótesis más simple diría que, rondando todos ya los 30 años, con esposas, algunos con  hijos,.. tenían mucha mili a sus espaldas. Demasiado tiempo juntos. Hay una escena de la película Help que lo resume todo. Se les ve a los cuatro Beatles entrando a cuatro diferentes casas inglesas, por sus  respectivas cuatro puertas pero, al entrar, se encuentran en la misma estancia. Un inmenso loft, (cuando todavía no se había inventado esta palabra para designar este tipo de espacios diáfanos). Esa fue su vida durante más de una década. Fin de la historia.
Todo lo demás estaba relacionado con este hecho, los egos, el hartazgo de George, las crisis de autoestima de Ringo, y también Yoko Ono. De hecho, diría que se hubieran separado antes si no hubiera sido por el empeño de Paul en seguir cohesionando al mejor grupo del mundo. Fin de la historia, decía…pero no. Falta Allen Klein.

Allen era el manager que, salvo Paul, todos querían en detrimento del bufete de los Eastman. Que el padre de Linda llevara los asuntos del grupo despertaba lógicas reticencias en John, George y Ringo. Así que impusieron a Klein y, claro, Paul no firmó. Fin de la historia, ahora sí. Pero no sin antes remarcar que Paul no se equivocó demasiado en el diagnóstico con Allen Klein. Años más tarde, cuando George fue demandado por plagio inconsciente por My Sweet Lord, Allen Klein, todavía manager de Harrison, compró los derechos de He’s so Fine, la canción plagiada, con el fin de cobrar las posibles indemnizaciones posteriores y expoliar así a su propio representado. Así era Klein, solo un ave carroñera....


Ultima sesión de fotos cariacontecidos  

13 comentarios:

  1. Es la pregunta del millón. Alguna vez he contado por aquí que he dado charlas-concierto (con un amigo americano que pronuncia inglés muy bien) por los pueblos de la comarca o en distintos institutos. Y esta es una pregunta inevitable. Nunca sé qué contestar, aunque después de leer tu entrada de hoy, ya sabré cómo hacerlo.
    Nunca fui defensor de la teoría destructiva sobre Yoko. Creo que fue un cúmulo de cosas. Y coincido contigo en que Paul fue juez y parte: por un lado, tenía hartos a todos en su manía de liderar el grupo y "enseñarles" a tocar (a buenas horas...) como él quería; por otro, fue el que más empeño puso en que no se separaran. En fin...
    Con la distancia, prefiero que se separaran en el momento en que lo hicieron, en la cumbre, con ese monumento al rock que fue "Abbey road". Seguramente, si hubiera "vivido" el momento de la separación, habría llorado como el 9 de diciembre de 1980 a primera hora de la mañana. "The dream was over..."
    Lo único que le reprocharía a Yoko es su manía de "compartir" discos con John. Y que este lo permitiera. Por lo demás, ¿hay algún sentimiento más grande que el amor? Yo creo que no. Y si John escogió el amor, ¿quiénes somos nosotros, unos millones de fans, para "obligarle a seguir donde no quería estar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí le has dado...es lo que suelo decir cuando veo los vídeos de John y Yoko...se ve que estaban enamorados. No hay que darle muchas más vueltas al asunto.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo. La portada de "Double Fantasy" me obsesionó mucho tiempo. Había amor. Eso es obvio.

      Eliminar
  2. ¿De acuerdo en todo? si y no. Que la cosa estaba para romperse en cualquier momento es verdad. Pero una persona que se mete en el estudio cuando no lo habían hecho otras, que se atreve a opinar en las composiciones (como puede verse en cierta película), que interviene en alguna canción de los cuatro, aparece en portadas del grupo, da título a una canción de los Beatles... ¿y no es determinante? Si hasta el buen karma de Harrison se fue al garete de ver a la japonésida a todas horas. Que conste que no me gusta escarbar en la vida de nadie por muy beatle que sea pero todos hemos visto la manera en que la viuda sigue vendiendo lo mismo con diferentes títulos solo para hacer caja y siempre termina diciendo aquello de "a John le hubiera gustado". En fin, que cada uno con su vida hace lo que le da la gana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale Fer, de acuerdo. Pero yo creo que son cuestiones que las debemos ver por separado. Quiero decir; el hecho de que ahora Yoko haga caja con la memoria de su marido puede gustar más o menos, pero no puede ser la razón por la que en 1970 se separaran los Beatles. Bien, dicho esto, nos situamos en las grabaciones de Abbey Road y vemos a la japonesa que se ha traído una cama de almacenes Harrods y se instala en los estudios. Recalcitrante?..sí, impertinente e inoportuna?..sin duda. Pero a lo que yo me refería: ¿es esta "la causa" de la separación de los Beatles?, ¿es el hecho determinante?..Yo creo que no. Es lo mismo que cuando me refería a la fiebre. Es desagradable la fiebre, te inutiliza, te anula...pero no es la causa de la enfermedad. Solo Paul se empañaba en seguir unidos y Ringo se dejaba llevar. Pero George y John ya tenían en la cabeza otros caminos. Que este último, además, estuviera casado con una artista metomentodo con ínfulas experimentales, precipita los problemas pero no los genera.

      Eliminar
    2. Sí, entiendo lo que quieres decir, que no es el problema de fondo y tal pero que lo precipitó ad nauseam también es verdad. Quizás mi problema es que la veo como uno de los principales factores que aceleran el final y encima verla por todas partes sin ser siquiera una buena artista (está por ser la primera cosa de ella que diga ¡vaya!), sin estar a la altura de aquellos con los que se movía. Que la veo como una trepa, que primero fue a por Macca y no lo consiguió, y después se fijó una meta que era Lennon. Vamos que tuvo la desfachatez de decir que no sabía quien eran los Beatles ¡y lo dice una supuesta artista!
      Efectivamente no fue el origen pero sí el gran problema desencadenante.

      Eliminar
  3. Firmo todas las palabras de César. Amigo Fer, creo que el grupo se hubiera roto de todas todas, incluso si la japonesa no hubiera expuesto aquel 9 de noviembre del 66 en Indica Gallery. Estoy por afirmar que la muerte de Brian es más determinante que la parición de Yoko.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí si que te doy la razón. Ese es el principio del fin.

      Eliminar
  4. La separación era inevitable, pero no por factores externos sino internos. Punto. Los gallos del corral llegaron a no aguantarse y decidieron darse picotazos. Creo que es la razón principal, y sobretodo, mucho más allá de un Harrison cansado y en estado de gracia, una vez más Lennon vs. McCartney tuvieron la culpa principal en el portazo definitivo. Todo giraba entorno a ellos, y si ellos no hubieran decidido dejarlo, me apuesto lo que sea a que Harrison una vez más, tras viajar a la India, Marte o donde le diera gana, volvería oxigenado para seguir durante aún un puñado de años más jugando a ser el dark horse del grupo.

    Pero no, John y Paul, el uno y el otro, el otro y el uno, lo dejaron y ahí se acabó. Claro que George se relamió, pero no le doy la importancia en la ruptura que se le suele dar. Él o Ringo ya se fueron refunfuñando varias veces y al de poco volvieron con la cabeza gacha. Sin embargo, más allá de la ruptura creo que el que no hayamos podido volver a ver juntos a The Beatles fue culpa de dos tipos:

    1. El citado Allen Klein. La lucha legal derivada por este y los 3 Beatles, con Lennon on fire a la cabeza, contra un Paul siempre más calculador que tiraba del comodín del cuñado (con poco tacto, también sea dicho) hizo que la bronca fuera de tal calibre que durante muchos años ni se pudieran soportar. Porque sin esta caraja de derechos legales, no dudo en que los de Liverpool hubieran acabado colaborando los 4 juntos o incluso desenterrando el nombre de The Beatles. Al menos, el tiempo dio la razón a Paul y hasta el mismo Lennon le atacó a Klein con la inefable y bella Steel and Glass, del album Walls and Bridges. Por cierto, nota curiosa para los muy muy fans: comparar el ritmo que suena en el estribillo de esta canción con el How do you sleep que le soltó a McCartney en el disco Imagine. Sí, el patrón rítmico es el mismo. Casi una señal de encabronamiento Lennon con copyright...

    2-David Chapman: Este desgraciado nos privó de la segura, aunque fuera en plan homenaje moja bragas, vuelta de los 4 magníficos. No hay mucho más que decir...

    ¿Ono? ¿Linda? ¿Harrison?...Nada, John y Paul, los dos astros entorno a los que giraban el resto de estrellas fueron los que dieron al ON y al OFF. Además es lo suyo, lo lógico, lo necesario. Pero sí comparto la importancia de Klein en el embrollo, pero nunca, que fuera culpable final de nada. Y Paul, lo sabe...aunque nunca lo admita para no mancillarse a sí mismo...

    ResponderEliminar
  5. Vale, de acuerdo, doy mi brazo a torcer. Acepto Yoko como animal de compañía. Todas vuestras alegaciones me parecen totalmente fundadas. Pero que sepáis que hasta Def con dos lo dijo: "la culpa de todo la tiene Yoko Ono" (por cierto que letra mas actual para los tiempos que corren)

    ResponderEliminar
  6. Vaya! Con Yoko hemos topado! Creo que no existe otra cuestión más repetida desde que Los Beatles se separaron. Y yo comparto plenamente lo que dice César, PPK y Eneko: Yoko fue un síntoma, no la causa en sí misma.
    Me pongo en la piel de Lennon...tengo 16 años y quiero ser una estrella, quiero ser como Elvis, creo un proyecto, un grupo, y resulta que acaba siendo el más famoso del mundo...y con el paso de los años ese proyecto es tan grande, tan descomunal que acaba siendo una prisión...cualquier cosa que haga o diga tiene una gran relevancia, se analiza, se saca de contexto y afecta al resto de miembros...me pongo a salir con una chica y la prensa acaba juzgándola, diciendo que la separación del grupo es culpa de ella, ¡incluso que es fea!...cuando lo que ocurre realmente es que me he distanciado musical y personalmente del resto, sobre todo de Paul...y tal vez estamos hartos unos de otros..,
    En fin, a lo mejor mi análisis es exagerado, pero creo firmemente como César que Yoko fue más un síntoma que una causa. ¿Hubiera tenido Yoko cabida en la vida de Lennon a principios de los 60, en plena beatlemanía, con el grupo unido y entregado a lo que hacían? No lo creo...
    Por cierto, 'chapeau' por el comentario de Eneko...es un artículo en sí mismo.
    Saludos a todos!!

    ResponderEliminar
  7. Como casi siempre, habeis escrito un tratado entre unos y otros. No puedo añadir nada. Dejadme que diga que estoy de acuerdo en que Yoko fue un síntoma de la enfermedad y no la enfermedad. Pero lo que mata, muchas veces, son los síntomas, no la enfermedad. No quiero decir la simpleza de que "Yoko tuvo la culpa" de la separación del grupo y menos ahora que es una venerable octogenaria, pero sí creo que muchas veces lo que rompe los matrimonios. lo que te saca de quicio, no son las distintas cosmovisiones de las partes, sus principios fundamentales, o sus proyectos personales en la vida, sino donde se empeña en dejar las puñeteras zapatillas... o por qué se empeña en traer a esa tía a las grabaciones.
    Ya sé que sin contexto es ventajista sacar conclusiones, pero ved la mirada de George en 1:18 en este video de How do you sleep
    http://www.youtube.com/watch?v=GK7CLXHSr1M

    ResponderEliminar
  8. Así es,..pero de todas formas qué fría está el agua de este súbito baño de realidad zapatillista; menos mal que esa mirada de George no paso desapercibida para esta banda de corazones solitarios en algún punto de este blog. No parece precisamente de aprobación. Es un poco de sorpresa con "te estás pasando un poco, no tio?".

    ResponderEliminar