sábado, 9 de marzo de 2013

Ringo: Repercusiones de un precursor de la percusión


Precursor: Que profesa o enseña doctrinas o acomete empresas que no tendrán razón ni hallarán acogida sino en tiempo venidero.

Pues ese tiempo venidero ha llegado, porque es ahora cuando el Grammy Museum de Los Ángeles ofrece una exposición monográfica sobre Ringo Starr. Así que ya tenemos plan si nos toca el rasca y gana de la ONCE. Es la primera ocasión en su historia que este museo dedica una exposición a un batería que, en este caso, abarcará toda la vida artística de Ringo, desde los Rory Storm, hasta su actual banda All Starr, pasando por ese grupo de Liverpool que acabó llegando tan lejos. Para los fetichstas del club se exhibe, entre otras reliquias, el chubasquero rojo que llevaba en la grabación de la azotea o la batería,- esperemos que la original, no una réplica,- con la que tocó en el Shea Stadium.

Aprovechando la noticia del evento, quería recordar aquí las incursiones de Ringo, más allá de la batería. Son innumerables los temas a los que acompaña con una pandereta “bien puesta”, pero de forma voluntaria, no en el banquillo como en la versión de Love me do con Andy White a la batería. También son sutiles, pero imprescindibles, las maracas en temas como I will, P.S. I love you o I have just to seen a face, entre tantos otros. Tampoco se entienden Till there was you, Getting better o, sobre todo, You’re going to lose that girl sin su trabajo con los bongos.

Y es que Ringo era un percusionista integral que no rehuyó ningún recurso para dar con la precisa base rítmica que se buscaba para cada tema. Así, además de congas, claves, y bongos árabes,  son llamativos los sonidos de la Caja China en And I love her, los Crótalos en Norwegian Wood, los Timbales en Every Little Thing, las castañuelas en While my guitar gently weeps o el Chocalho en She’s a woman.

Y, en fin, como todo buen percusionista, también le bastaba con un par de bolígrafos, a modo de baquetas, y un cuaderno, para dotar de ritmo cualquier canción que Paul, John o George se pusieran a tararear.


Caja China
Crótalos

Chocalho
Bongos africanos, de mi colección de percusión

13 comentarios:

  1. Ah, Ringo, el minusvalorado. Siempre se habló de la pareja de monstruos que formaron el grupo. Se habló también del tercer beatle o el beatle en la sombra y Ringo era el simpático. Me acuerdo siempre de la película "Bajarse al moro" cuando a Echanove le toca la "lotería" de acostarse con Aitana Sánchez-Gijón y él le dice a ella: "Jo, tía, es que estás cantidad de buena". Y ella le contesta: "Tú también eres muy simpático". Pues, eso: parece que Ringo no tocó nada.
    Tengo un conocido sevillano, baterista (como se decía antes), que hace muchos años asistió a un "clinic"(creo que se llama así) de un batería de postín (no recuerdo quién era). Me contaba este amigo que el ponente del "clinic" dedicó un apartado a ese batería, desconocido del gran público; un tal Ringo Starr. Pidió a unos cuantos asistentes (baterías todos ellos) que tocaran sobre unas bases con temas de los Beatles. La sorpresa era mayúscula cuando el ponente les hacía escuchar sus soluciones enfrentándolas con las del de Liverpool, mucho más creativas y originales que las de los aprendices que asistían al curso.
    Ya, por último, siempre cito a Phill Collins (que no es para nada santo de mi devoción), cuando dice que la batería de "A day in the life" es un ejemplo de sutileza y de dificultad extrema para un batería.
    A la mayoría de las personas le gusta/impresiona más el solo Ian Paice en "The mule", que cualquier batería de Ringo. Siempre llaman mucho la atención los fuegos de artificio. Con las guitarras solistas ocurre lo mismo, pero eso es otro cantar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es amigo. Creo recordar que, en concreto, Collins al referirse a A day in the Life decía que parecía sencillo cuando escuchabas a Ringo, hasta que intentabas hacerlo tu. Muy buena la anécdota de Aitana...como la vida misma.

      Eliminar
  2. Me suena haber oído hace muchísimo tiempo en algún sitio decir que Ringo cambió para siempre el sonido de la bateria de pop-rock haciendo algo tan simple como destensar un poco los parches de los toms; parece ser que todos le siguieron. ¿Sabeis si hay algo de cierto en eso o lo he soñado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No era un sueño. Efectivamente, según lo recuerda el ingeniero de sonido Geoff Emerick, además de este recurso, pusieron en práctica otros como situar los micros a milímetros de los parches. También fue el primero que metió una manta dentro del bombo, hoy día práctica habitual de los bateristas.

      Eliminar
  3. He escuchado unas cuantas veces a distintos músicos decir que lo realmente difícil de un batería es conseguir que su ritmo sea el adecuado y dirigir al resto de los músicos sin que éstos se pierdan. Y al parecer sólo lo conseguían los grandes baterías como Ringo Starr o Charlie Watts. Lo que pasa es que "mola" mucho un solo de batería y quedas bien ante el respetable, al que suele gustar mucho los fuegos artificiales, o artificiosos, según se mire.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Otra de las virtudes que Emerick reconocía en Ringo era la fiablidad. Se refería en cierto modo a lo que comentas. Eran muchas las ocasiones que había que repetir una misma toma, pero pocas veces eran por "culpa" de Ringo que marcaba la pauta de la canción junto con el bajo de Paul con una gran...fiabilidad. Es que esa es la palabra.

      Eliminar
  4. Ahora, al ir a escribir sobre "Tomorrow never knows" me he encontrado con eso de que la competencia llegó a construir y volver a desmontar estudios enteros para intentar conseguir un sonido de batería como el de esa canción. Y encima, con el sello propio de la genialidad, que es eso de que parece que no hace nada, que hasta uno mismo lo podría hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y todas esas inversiones en nuevos recursos de grabación sin imaginarse las formas tan rudimentarias con las que en Abbey Road resolvían los nuevos retos. Porque claro, ahora el loop se hace digitalmente, pero entonces era con una tijera y celo. Por no hablar de la manta en el bombo, el micrófono pegado al parche e, insisto, la fiabilidad de Ringo.

      Eliminar
  5. César, ¿habrá fiesta con confeti cuando llegues al visitante 50.000?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debo confesarte que estoy bastante emocionado con la cifra simbólica. No se si confeti,...pero algo habrá que hacer.

      Eliminar
  6. Según el propio Ringo, en el tema "Rain" tocó por encima de sus posibilidades. Cada vez que la escucha se pregunta cómo lo hizo, y si se escucha atentamente podemos llegar a entenderlo. Nunca se ha considerado, ni seguramente se le haya considerado uno de los baterías tops en lo que a técnica y artificio se refiere, pero el universo pop no se entendería igual sin su batería, sin su ritmo, y eso no se lo quitará nadie.

    Ni soy un entendido de ese instrumento, ni lo voy a situar jamás por encima de mi preferido, John Bonham de Led Zeppelin (Mr. Trueno) o del exquisito Ginger Barker, pero Ringo pasará inevitablemente a la historia y no sólo por ser el Beatle chorra, si no por ritmos como el de la versión rápida del Sgt. Pepper´s , copiado hasta la saciedad o el del propio Come Together que arrancó alanzas de hasta el propio Lennon. Pero para él, para Ringo, siempre será Rain una de sus cimas seguramente inalcanzables...y fue tan humilde de decirlo.

    ResponderEliminar
  7. Para mí también. Creo haberlo dicho ya en algún blog de estos. "Rain" es, sin duda, la mejor interpretación de Ringo en toda su carrera. No necesitó lucimiento personal con solos estratosféricos, pero él solito mantiene la canción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente. Hiciste alusión a ello en la entrada titulada "Qué toca la banda del sargento pimienta en dos vueltas y una conclusión". Fue, en general muy alabada por todos el papel de Ringo en Rain.
      http://revolverlosbeatles.blogspot.com.es/2012/05/que-toca-la-banda-del-sargento-pimienta.html#comment-form

      Eliminar