viernes, 17 de mayo de 2013

Mother Nature's Son & Child of Nature


Hubo un momento en la historia de nuestra especie que decidimos separarnos de la Naturaleza para convertirnos en sus usuarios. Las razones son muchas y quizás todas condicionadas en alguna medida por el mandato bíblico “Llenad la Tierra, sojuzgadla y tened dominio sobre los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que se desplazan sobre la tierra” (Génesis, 1). 

En todo caso, a pesar de ser ese nuestro destino como especie, el instinto que recurrentemente se despierta en cada individuo es volver a ser Naturaleza. Defiendo que es esta la razón en virtud de la cual cuando contemplamos un paisaje fabuloso la experiencia no es completamente perfecta. Falta algo. Ese algo es que no somos realmente parte del paisaje. No somos Naturaleza. Somos “lo otro” que está ahí y casi siempre de paso. Carecemos de los recursos que poseían las antiguas sociedades tribales para formar parte del entorno, y eso nos genera una cierta sensación de frustración. Pero hay una salida. Hay una puerta que permite conectarnos con el Todo, con la Naturaleza: Esa puerta es la música.

Creo que a esa conclusión llegaron Paul McCartney y John Lennon después de escuchar el relato de Maharishi Mahesh Yogi titulado “Hijo de la madre naturaleza”. El relato y el paisaje de la India inspiraron “Mother Nature´s Son” y “Child of Nature” respectivamente. El tema de John, incomprensiblemente, se descartó para el disco Blanco y jamás se publicó en un álbum de los Beatles. Con el tiempo, este tema se disfrazó de otra cosa y se transformó, con otra letra diferente, en la historia del chico celoso, “Jealous Guy”, que todos conocemos por el álbum Imagine.
Un amigo de RLB nos recordaba que la Naturaleza ha sido fuente de inspiración en muchas ocasiones para Paul McCartney como en el caso de "Heaven on a Sunday" concebida en la soledad de un barco en alta mar. O, cómo no, la explícita "Mull of Kintyre"…Escocia pura en vena.

A pesar de los deseos de John Lennon, ahora no podemos imaginar un mundo sin religiones. Pero hubo una época en que todas las sociedades primitivas del planeta compartieron una única forma de conexión con el Todo consistente en la veneración a la Naturaleza. Pero no como ente abstracto, sino referida al paisaje que estaba bajo sus pies desnudos. El Ganges en la India, las cinco montañas sagradas en China, los manantiales sagrados de Zinacantán en Chiapas (México),… Y así, en cada rincón del planeta, una expresión ancestral de íntima comunión con la Naturaleza.

En Iwol (Senegal) hay un árbol Baobab grandioso, y no solo por su circunferencia de 23 metros. Es sagrado y varias veces centenario. Con un poco de flexibilidad, puedes acceder a su interior por una estrecha hendidura de su retorcida e intricada corteza. Estar dentro de ese árbol es una experiencia que no se puede describir con palabras. Durante el tiempo que permaneces en su reconfortante,- y en cierto modo intrauterina,- cavidad interior, eres Naturaleza. A otra escala, tocar Mother Nature´s Son o Child of Nature con una guitarra acústica en la espesura de un bosque inhabitado, te abre la puerta…

...Y cada uno debe descubrir por sí mismo qué hay al otro lado.


video
                                                                  Child of my flat

14 comentarios:

  1. Original enfoque de la cámaragirl. Felicítala de mi parte,
    Hay que ver qué paradoja que empezases tu serie de "actuaciones" con la última grabación de los chicos. Aun así, cómo ha mejorado este blog (que ya era magnífico) desde que nos regalas estas pequeñas perlas.
    Gracias, César, por todo ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno,...perlas...es mucho decir. En directo suena mejor. Pero gracias!!.

      Eliminar
  2. No os lo vais a creer. Hemos hablado muchas veces de la interconexión de los moradores de este y otros blogs del mismo jaez. Pues bien, cuando iba a publicar mi mensaje anterior y el programa me pedía que introdujera dos palabras para demostrar que no soy un robot (?) una de ellas fue...NATURALIZE. ¿Qué os parece?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sencillamente genial. O como dijo un robot: Muy maravilloso.

      Eliminar
    2. La primera mía ha sido PLANT... Lo mismo no es casualidad. Habrá que fijarse a partir de ahora.

      Eliminar
  3. Amigo César, cuidadito en los árboles que te metes y su cavidad intrauterina que luego viene el grito primario y ya no es todo tan reconfortante. Bromas aparte, me ha encantado la relación de la música como parte y extensión de la propia naturaleza. Tú no necesitaste fe para volar, lo que necesitaste fue comprender el vuelo (R. Bach) Y doy la razón a PPK en cuanto a las perlas donadas tan generosamente en este blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues de verdad te digo que lo del árbol era una experiencia estética-espiritual interesantísima. La costumbre local es, en todo caso, y una vez en el interior del árbol, apoyar las dos palmas de las manos contra su pared interior y pedir un deseo. No sabes lo que hubiera dado por tener una guitarra ahí dentro. Es imposible, claro, la guitarra no cabría, pero...un ukelele...ahora que lo pienso....debo volver a Senegal!.

      Eliminar
  4. Leyendo este tema me hiciste recordar cuando en mis años de juventud cuando leí sobre el SURREALISMO y se caracteriza por ser una invitación a la aventura interior, al redescubrimiento de nosotros mismos y después de eso quien sabe por qué descubriría la poesía japonesa llamada Haikú; que sólo se compone de 3 versos y que de un modo simple y mágico expresan un instante de la naturaleza.

    Tus comentarios de hoy hicieron que ya esté desempolvando esos libros buenos que leí cuando era joven.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro. Al hombre moderno se nos ocurrió tarde. Solo Oscar Wilde cayó en la cuenta con su "Naturaleza imita al arte" que podríamos entenderla mejor desde la experiencia estética. Pero en el Neolítico nuestra especie de primate mamífero ya usaba el cromlech en Europa para conectarse con el TODO. Eso es,.. desempolva esos sutiles Haikú.

      Eliminar
  5. ¿Por qué el Album Blanco es mi favorito y me arrebató el corazón y parte de mi alma?, por actores secundarios de la talla de las hermosísimas Mother Nature´s Son y I Will. Dos jardines sonoros podados por la mágica acústica de Paul.

    Imposible no derretirse...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I Will... Capítulo aparte. Un día hay que hablar de ella.

      Eliminar
  6. Sí, y amen de su reconocida calidad, del "bajo" tan especial que tiene esa canción y de quién lo "tocó". Guiño, guiño...

    ResponderEliminar
  7. Qué tema más interesante y, potencialmente, más polémico. Para estar hablando horas.
    Tomado en abstracto... como la canción de Lennon, ¡qué bonito! Pero si uno se plantea que los humanismos (todos sin excepción) nacen del pasaje del Génesis que citas... ¡ufff! Ahí brillan las navajas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No diria que "nacen". Mas bien"condicionados", en el sentido de que el antiguo testamento propicia una determinada cosmovisión antropocentrica del mundo....¿no?

      Eliminar