sábado, 13 de julio de 2013

Revolver los Beatles con Queen

Hubo una época en la que por televisión se veían programas que, como escribí en una ocasión en relación a “El mundo de la música” que presentaba Enrique García Asensio, hoy día serían imposibles. Cuando caigo en la cuenta que en el horario que yo veía este programa hoy emiten “Sálvame” pienso que sería una forma rápida de explicar a un marciano cómo ha evolucionado el mundo de la cultura. 

En esa lista de programas que hoy serían imposibles no debería faltar el mítico “Pop-grama: revista de Rock & Rollo”, en el que debutaron periodistas como Moncho Alpuente, Carlos Tena o Angel Casas. Este último, a finales de los 70 nos dio a conocer a un grupo todavía desconocido en España que presentó como los "nuevos Beatles”. Se trataba de Queen. Yo devoré la discografía disponible hasta la fecha y descubrí lo que en ese momento me pareció como otro de los mejores grupos de la historia en virtud de los descomunales trabajos  “A Night at the Opera” y “A day at the Races” sin desmerecer por supuesto Sheer Heart Attack, News of the World o Jazz. Tenían una  excelente base de bajo y batería aunque destacaría que lo que conseguía Brian May con la guitarra solo podía explicarse desde su carrera universitaria: la astrofísica.

El descubrimiento fue muy alentador en una época marcada por la búsqueda de una compensación a una década sin los BeatlesAsí que cuando publicaron un nuevo álbum, The Game, no dudé en comprarlo. Pero algo había cambiado. Había algún tema bueno, sobre todo el de John Deacon, “Another One Bites The Dust” donde exhibe sus dotes de bajista melódico tan al estilo McCartney (aunque su rol invisiblemente secundario en el grupo siempre me recordó a Harrison). Pero ahora, en este nuevo álbum, me sonaban un poco a…¿hilo musical?. El caso es que después de The Game, anunciado como el primer disco en el que usan sintetizadores (hasta entonces la guitarra de Brian May lo hacía todo) no volví a comprar un disco de Queen.


Ahora, escuchando accidentalmente los experimentos de la nueva banda del mismo nombre sin Freddie Mercury en el micrófono, solo puedo quitarme el sombrero ante John Deacon, que abandonó el grupo y, en general, el mundo de la industria musical tras la muerte del cantante.



14 comentarios:

  1. ¡Vaya, vaya, Don César! Estamos explorando el mismo filón: los "equivalentes" que buscamos en su día para hacer nuestro duelo más llevadero.
    En el postbitelismo me parece a mí que hay dos líneas. Lo de los nuevos Beatles se dijo también de Supertramp. Yo no puedo decir nada de Queen, porque la voz de Mercury me pone de los nervios. Pero creo que es el tipo de música que un día me puede dar por ahí. Feliz día de verano, Maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debo confesar que tu actual línea editorial me ha inspirado esta entrada. En tu blog siempre hay nuevos y apasionantes descubrimientos para la reflexión musical. Mi agradecimiento.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Yo debo reconocer mi incultura casi total sobre el grupo de Mercury. Hay una canción que no me canso de escuchar y que me parece casi a la altura de "A day in the life"; por supuesto, "Bohemian rapsody". ¡Qué forma tan brillante del mezclar el rock y la ópera! Una tema al alcance de muy pocos.
    Retomando el guante de Swann, los Supertramp están varios cuerpos por delante en mis preferencias musicales. Me atrevería a decir que son mi segundo grupo.
    Feliz verano.
    PD) No soporto el "I want to break free". Me parece a la altura de "Obladi Oblada". Vosotros ya me entendéis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hombre, Bohemian Rapsody es un tema de "A night at the opera". Yo creo que te encantaría este disco. Y, así es, "I want to break" es de la segunda de las dos épocas que distingo en Queen, como os decía antes y después de The Game. En esta segunda época, que ninguneo abiertamente, hay más Obladis Obladas aparte de este tema....vosotros ya me entendéis.

      Eliminar
  3. Pero bueno, cómo está el patio. A mi Queen me encanta, y creo que es básicamente por la mezcla de estilos que empiezan en el rock duro, siguen por la ópera, continúan con la música del vodevil, el cabaret... Tienen un estilo propio único, oyes los primeros segundos de cualquier tema suyo y ya sabes quien suena. Es verdad que en los ochenta no fue lo mismo pero siguieron sacando grandes éxitos y llenando estadios como nadie, acordaros del Live Aid donde dejaron a todos con la boca abierta. En fin, que me parecen uno de los grandes grupos de la historia, al igual que Supertramp, pero en estilos taaaan distintos. Pero qué gusto poder escuchar a unos y otros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, es una de las cosas que me recordaba a lo Beatles. Tocan muy diferentes palos, pero un sonido inconfundible. Queen y Supertramp han sido dos grandísimas bandas.

      Eliminar
  4. Yo, entre Queen y Supertramp, más bien de Supertramp.

    Y es la última vez que advierto de que como sigais usando Obladi-Oblada como unidad de medida de canción pobre os mandaré a mis padrinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no podemos desprendernos de la metáfora que supone el hecho de que Obladi-Oblada fuera la cara B de un single en cuya cara A estaba Julia. Aunque los singles de los Beatles acabaron conociéndose como los "doble cara A", en el caso que nos ocupa la diferencia entre uno y otro lado es estratosférica.

      Eliminar
  5. Julia es mejor, sí, pero dejando al lado el hecho de que creo que está un pelín sobrevalorada, el que al oír los enérgicos acordes de piano de entrada de Obladi (aparentemente de la inspiración estupefacta -bajo los efectos de algún estupefaciente, quiero decir- de John) no se haya lanzado a cantar, o tocar con ellos, o incluso a bailar (si se es aficionado a semejante extravagancia) que tire la primera piedra.

    ResponderEliminar
  6. Ah, continúa la búsqueda de algo para llenar ese vacío. Y Queen no me parece mal. Pero John alguna vez dijo que no nos quejáramos, que tenemos toda su discografía para escucharla una y otra vez. Y yo no me canso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo con los Beatles solo me canso de no cansarme...y ni por esas.

      Eliminar
  7. QUEEN es un grupazo a tal grado que cuando escucho una canción de ellos me levanto. Ellos iniciaron en los años setentas una época tormentosa liderada por LED ZEPPELIN al que muchos siguieron, luego a mitad de la década surge en E.U. la disco, irrumpen los SEX PISTOLS que critican a las bandas de rock que se estaban aburguesando, Mercury y su banda siguieron con la línea de ZEPPELIN y vieron con simpatía el PUNK, muchos factores influyen para que el rock se convierta en algo desechable y comercial; llegan los 80´s con DEVO, MADNESS, B´52 etc. Esto obliga a los grandes monstruos del rock Incluyendo a los ROLLINS STONES a sujetarse a los tiempos de los sintetizadores y tecnología del momento. Se comercializaron.
    A mi me gusta más el rock de queen de los inicios pero su música de los ochenta no es nada despreciable tiene rock vigorosos como “I WAN IT ALL” “IT¨S A MIRACLE”. . .

    Las empresas disqueras muchas veces influyen en la línea musical a seguir, por decir un ejemplo: cuando el “huracán Beatle” invade América, los grandes solistas se ven desplazados y entonces las disqueras se enfocan en la formación de grupos. Los Beatles perdieron muchísimos fans cuando corrieron a Pete Best y luego al salir del CAVERN se cambiaron de vestuario, se quitaron las chamarras y las cambiaron por trajes y peinado “afeminado” para ese tiempo, incluso musicalmente se transformaron y evolucionaron acorde a los tiempos, esto no gustó a sus primeros fanáticos que los conocieron en sus inicios.

    Como dijera un gran rocker allá por los años ochentas: del buen rock sólo queda el nauseabundo sonido de la codicia.
    Era inevitable que QUEEN se “prostituyera” cambiando de estilo acorde a la Moda; las disqueras siempre explotan a el artista a vender a como de lugar un disco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Del buen rock sólo queda el nauseabundo sonido de la codicia"...esa frase hay que apuntarla. Muy bueno.

      Eliminar