domingo, 13 de octubre de 2013

Matemática Beatle...¿Por qué no?

Cuando estaba en primer curso de carrera tuve un profesor de filosofía, el desbordante Víctor Gómez Pin, que siempre empezaba las clases igual: Nos pedía que le formuláramos una pregunta, cualquiera, de orden filosófico. No importaba el asunto, ni la referencia histórica, ni el nivel meta-teórico. Cualquier pregunta. Como ya estábamos acostumbrados a esta gimnasia intelectual nos esforzábamos en proponer la cuestión más retorcida posible, pero no importaba. Gómez Pin en su respuesta siempre diseñaba un discurso perfectamente coherente que indefectiblemente le llevaba al punto exacto del programa de la asignatura donde lo había dejado el último día de clase. La razón para que esta aventura le saliera bien cada día es que, según decía y quedaba perfectamente demostrado, en el conocimiento de la cosas TODO  está relacionado con TODO. Algo parecido a lo que ocurre con las personas en virtud de la teoría Six Degrees  formulada por Karinthy según la cual CUALQUIER persona del mundo está relacionada con CUALQUIER otra persona del mundo.

Esta misma sensación de que hubiera dado exactamente igual el punto de partida, la excusa, porque al final el destino iba a ser ineludiblemente el mismo, - revolver los Beatles, amasarlos, diseccionarlos, experimentarlos,- es la que he tenido después de leer el ensayo de Jordi CorominasMatemática Beatle: Los enlaces en las canciones de los Beatles”.  A pesar de su disuasivo título para los que somos de letras, Matemática beatle es un estupendo ensayo. La hipótesis de partida sostiene algo que siempre nos ha resultado una obviedad para el caso del Sgt. Pepper: Nos referimos a su unidad conceptual literaria, musical y estética en general. El insólito reto de la obra, sin embargo, consiste en defender este planteamiento para cada uno de los álbumes de los Beatles posteriores a Revolver. De hecho Revolver, en el estricto sentido que describe Corminas, no compartiría esta característica de la perfecta unidad de estructura musical por el hecho de separar cada tema por tres segundos de silencio. Nosotros  perdonaríamos este obstáculo porque estoy seguro de que nuestro amigo es capaz de encontrar infinidad de relaciones posibles en los temas de Revolver. Y lo podría hacer porque, en la inmensidad de datos que maneja,  tampoco los Beatles se escapan al principio básico de la filosofía de que TODO está relacionado con TODO. Como sugería Gabriel Marcel, la obra musical es una “presencia”, no un “objeto”. Y esta presencia solo se manifiesta cuando estamos a la escucha, abiertos a lo que pueda pasar. Y con los Beatles, pasan muchas, muchas cosas.

Corominas empieza a escuchar a los Beatles en CD, lo que flagrantemente delata su pertenencia a otra generación de oyentes Beatles, pero es sin duda alumno aventajadísimo. De hecho la lectura de Matematica Beatle no es para todos los públicos ya que contiene innumerables referencias implícitas que solo lectores muy versados en los Fab Four van a entender.

En su línea argumental Corominas apunta la importancia del orden de las canciones para conseguir esa unidad conceptual que va desgranado de forma exhaustiva desde Revolver hasta Abbey Road, la mejor despedida posible en la historia de la música, en palabras de Corominas y en la mente de todos.

El libro está prolijamente documentado hasta el punto que el autor ha recopilado información en las propias localizaciones donde se conocieron, donde se inspiraron,  o desde donde los Beatles observaban el mundo.
En resumen, si no escribiera este blog, Matemática Beatle es el libro que me hubiera gustado saber escribir,…aunque seguramente con otro título.






5 comentarios:

  1. Por aquí anda, pero todavía no le he hincado el diente. A juzgar por tu comentario debe ser un buen ensayo. Al menos, original: ya empieza uno a estar harto de obviedades y lugares comunes.
    Gracias, César, por iluminarnos en este proceloso mundo de la literatura beatle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer. Creo que te gustará
      Es, como intuyes, muy original

      Eliminar
  2. tan cierto tu ensayo que hasta george descubrio while my guitar gently weeps abriendo un libro y escogiendo solo una palabra y comenzo a armarlo. Nuestra tarea en este mundo es precisamente filosofar y armar el rompecabeza del cosmos. Los griegos lo hicieron cuando descubren que todo esta conectado al cosmos y comenzaron a filosofar y desmenuzar las ideas de ese tiempo hasta darnos los principios básicos de la ciencia moderna. ¿a partir de Cuando y por que se termino estos diálogos construcitvos? al menos como los primeros hombres nos seguimos haciendo preguntas de la vida.
    yo me pregunto si Tu blog a donde nos va conduciendo yo no se a donde por lo menos ya me subí a tu nave para explorar el universo beatle ¿hasta donde?

    saludos.

    ResponderEliminar
  3. Estoy deseando arrojarme sobre ese libro.
    Yo también me dejo conducir por este laberinto de confluencias con la intuición de que al final del hilo hay algo. Como la vida misma.

    ResponderEliminar