sábado, 5 de octubre de 2013

Y los sueños, sueños son,...qué pena

Hace décadas que se me repite un sueño cada cierto tiempo y es, junto a volar y las experiencias eróticas, el momento más grandioso que me sobreviene en mi muy previsible existencia. El sueño es siempre más o menos igual: aparezco en un escenario tocando al piano Lady Madonna. Considerando que no se tocar el piano, podemos concluir que de las tres experiencias citadas (a. Interpretar Lady Madonna ante miles de espectadores, b. Volar, no sin cierta dificultad ya que debo tomar mucha carrerilla a gran velocidad para iniciar el despegue, y c. los momentos eróticos), dos son imposibles, salvo en sueños.
En todo caso su nitidez es de tal intensidad que, al despertar, debo comprobar en un piano que atesoro testimonialmente que sigo sin saber tocar nada con él,…y mucho menos Lady Madonna. Ni contemplo la posibilidad de comprobar que, efectivamente, tampoco se volar.

Con Paul McCartney, sin embargo, el inconsciente fue increíblemente más generoso. Una noche soñó Yesterday, y tuvo la sensación al despertar que ya había oído antes esa canción. Es la razón por la que este tema le estuvo rondando en su cabeza desde el otoño de 1963 hasta que decidió grabarla, y solo después de que opiniones expertas como la cantante Alma Cogan o el compositor teatral Lionel Bart le confirmaran que nunca habían oído esa canción.

Paul no fue el único. Salvando las distancias, al menos históricas, Wagner aseguraba que le vino en sueños la introducción orquestal de El Oro del Rhin, concretamente en Mi bemol mayor (¿también el tono?). Y, en fin, Oliver Sacks, en su obra “Musicofilia” nos recuerda que muchos de los grandes compositores clásicos hablaban de sueños musicales y a menudo encontraban en ellos la inspiración.


Si es cierto eso de que en ocasiones los sueños se convierten en realidad, yo preferiría saber tocar el piano antes que volar. Aunque mi repertorio solo fuera Lady Madonna.






8 comentarios:

  1. ¡Adónde nos lleva nuestra enfermedad!
    Hace años, cuando era opositor de secundaria en la especialidad de Lengua y Literatura españolas, soñaba cada año, meses antes del examen, con alguna imposibilidad de superar la prueba. Pues bien, un año soñé que la pregunta del examen escrito era "Yesterday"; así, tal cual. El caso es que yo me frotaba las manos pensando que no había ningún opositor que supiera de la canción más que yo. Mientras los demás empezaban a escribir, yo seguía relamiéndome en cómo iba a enfocar el tema, en qué aspectos iba a tratar, en qué diría que me diferenciara de los demás... En fin, que pasaban las dos horas y yo no había escrito nada, absolutamente nada. Por supuesto, no aprobaba la oposición. Después despertaba y me entraba una relajación. Meses después, efectivamente, suspendía la oposición. Pero sin el tema "Yesterday". No me hubiera perdonado nunca que en la vida real, suspendiera una oposición con semejante caramelo.
    Así que, como los sueños, sueños son: soñemos, alma, soñemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por Tutatis que buenísima anécdota...(me ha partido de risa). Y si me he muerto de la risa es porque es perfectamente verosímil....imaginándote como dices el enfoque de la respuesta, ja, ja, mira por ejemplo empezando por el sueño de Paul, y ahí te hubieras encontrado soñando al que sueña, sueño dentro del sueño...ayer soñé que soñaba a Paul soñando "ayer". Lo dicho, somos increíbles.

      Eliminar
    2. Bien, primero: ¿vosotros que fumáis o que pastillitas de colores tomáis?
      Segundo: Salvando las distancias, Ayer soñé que soñaba a Paul soñando "ayer" ¿hablamos de una frase semánticamente "capicúa"? Si tal caso existe, claro.
      Tercero: ¿de qué color decís que son las pastillas?
      Cuarto: Yo también he soñado varias veces con los Beatles y siempre era lo mismo. Entraba en una tienda y tenían cientos de discos y cosas de ellos y el dueño me decía que cogiese todo lo que me gustase que todo era baratísimo y yo alucinaba. Al final me despertaba y ya sabéis lo que quedaba. Así que señor doctor le pregunto ¿es grave?¿saldré de esta?
      Gracias y un saludo

      Eliminar
    3. Ha molado no?, lo de ayer soñé que soñaba a Paul soñando "ayer". Si,...puede ser, semánticamente capicúa. Y ya sabes que no nos hace falta mucha ayuda farmacológica para flipar un poco por aquí.

      Eliminar
  2. Dos comentarios:
    1) ¿Tú estás seguro que en alguno de los sueños con el piano no era la introducción de Obladi-Oblada lo que tocabas?
    2) Si de los tres sueños solo los dos primeros pertenecen al mundo de la fantasía...enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hay que tocar Obladi-Oblada, se toca. Y con respecto al segundo comentario, en fin, sería necesario distinguir entre posibilidad y probabilidad. Ya sabes que aunque vox populi a veces se intercambian, en Estadística son dos conceptos completamente diferentes.

      Eliminar
  3. Yo sigo diciendo que la obsesión de Paul era por "Bésame mucho". Creo que era ése el espectro que le asediaba respecto de "Yesterday".
    Mi sueño musical es que por fin he conseguido formar un grupo y ya estoy en el escenario, dispuesto a rendir al mundo con mis canciones... Pero todo ha ido tan rápido que no he tenido tiempo ni de ensayar ni de aprenderme los temas. Y soy tan voluntarista que sueño dentro del sueño con tener un arranque de inspiración milagroso y conseguirlo... pero sé que va a ser una cagada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Bésame mucho"...ahora que lo dices tiene una lógica musical aplastante.
      Por lo demás, qué ramillete de momentos "When I'm in the middle of a dream
      Stay in bed, float up stream"

      Eliminar