viernes, 29 de noviembre de 2013

La Guía Definitiva: Una experiencia interbloggera

CÉSAR: Vaya detallazo amigos que tuvo Miguel regalándonos un ejemplar a cada uno de la obra "The Beatles, la guía definitiva". Después de tanta prosa sobre el tema, es bienvenida una guía tan exhaustiva, sin literatura, sobre todo aquello que, desde un punto de vista técnico y curricular, hay que saber de los Beatles. Un auténtico manual de uso para comprobar qué modelo de guitarra se usó en aquel álbum, en qué fecha se grabó aquella canción o quién cantó en sus coros. Debemos confesarlo,.. es la obra perfecta para estudiosos obsesivos compulsivos como nosotros. ¿No es así, PPK?.

PPKSí, gracias desde luego a Miguel por el detalle de mandárnoslo, pero también  al autor, José Luis Gilsanz, por la dedicatoria. El libro pasa por ser una Biblia llena de datos donde es muy fácil encontrar cualquier detalle. Todo perfectamente ordenado y recopilando una cantidad ingente de información que ya estaba publicada, pero que ahora, gracias a la meticulosa labor de su autor está a disposición de cualquier estudioso del cuarteto. Es muy meritorio que, entre tanto dato, apenas se deslicen un par de erratas o contradicciones (la fecha en que se grabó el primer disco de los Quarrymen y el número de actuaciones en el Cavern). 

Por lo demás, y por poner una pega medio en broma, le faltaría un apéndice de los personajes no ya secundarios, sino accidentales, para que fuese completamente definitiva. Por ejemplo: el nombre del policía que desenchufa los amplificadores en el concierto de la azotea, el señor que aparece en la lejanía en la acera derecha de la foto de Abbey Road... No sé, cosas así ¿no Fer?


FER: Así es, creo que preparan una segunda edición con nuestras sugerencias. Ahora, efectivamente, ha llegado a nuestras manos lo ultimísimo sobre los Beatles, y todo gracias como decís a nuestro amigo Miguel. Se había advertido del lanzamiento. Se había hablado de Ian MacDonald, Mark Lewishon, de Hunter Davis y de otros especialistas mundiales en Beatles para tan magna obra. Pero no, no han sido ellos.
Bromas aparte. El responsable es, como apuntabas, el segoviano José Luis Gilsanz, que ha limpiado de polvo y paja todo lo habido y por haber sobre los chicos de Liverpool y muestra simple y llanamente una obra basada en los datos. Y como decía César, ya no hay que andar buscando en cientos de libros para encontrar una determinada fecha, saber qué instrumentos tocaron en tal o cual disco o qué canción propia o ajena interpretaron y en qué momento de su carrera... Hablamos por tanto de la madre de todas las guías.
En definitiva, agradecer al autor su obra, muy interesante, y al mensajero su envío, un regalazo. Un disfrute para los que somos, no solo fans, sino estudiosos del mejor grupo del mundo.



domingo, 24 de noviembre de 2013

Queenie Eye: Paul McCartney TOTAL

Probablemente Paul Epworth, músico, productor y compositor, estaba destinado a ser un completo desconocido para mí. Una relación sometida a una completa simetría ya que él nunca va a tener la menor idea de quién soy yo. La cantautora británica Adele, sin embargo, contribuyó a romper esa simetría porque alguno de sus éxitos, sobre todo Skyfall, el tema de una película de Bond, James Bond, propició que Paul Epworth ascendiera de escalón para pasar a ser uno de esos nombres que me pueden llegar a sonar en los créditos.

Paul McCartney ha conseguido en NEW, su último trabajo, que Paul Epworth me resulte increíblemente interesante aunque el siga sin tener ni idea de quién soy yo: Asimetría total.
Es uno de los productores que ha reclutado Paul para este álbum en el que, desde mi subjetiva experiencia, tiene en Queenie Eye su mejor canción (al menos mientras escribo estas líneas la noche del 23 de noviembre). Cómo no iban a apuntarse al video oficial Johnny Deep, Sean Penn, Meryl Streep, Jeremy Irons o Jude Law. Sí, por fin, he vuelto a emocionarme con Paul McCartney aunque vuelve a usar en esta canción el mismo recurso D - Dmaj7 - D7 que ya utilizó en Maybe I´m amazed y con anterioridad en Mother Nature´s Son aunque esta vez dispuestos en un ritmo que nos recuerda al Summer in the City de la versión de Joe Cocker. A veces innovar consiste en poner las piezas existentes de otra forma y obtener un resultado inesperado.

Como decía a unos amigos, alguno de ellos muy escépticos con NEW,  no fue en la primera audición. No fue un amor a primera vista. Pero ahora Queenie eye ha pasado a formar parte del repertorio anímico de mi memoria musical. Ha pasado a formar parte de esas canciones que quiero tocar yo mismo cuando me apetece experimentar sentimientos que solo la música es capaz de activar. Este tema, que evoca uno de los juegos de la callejera infancia de Paul,… de aquella época en la que los niños y niñas jugaban en la calle, está escrito e interpretado por el propio McCartney y el otro Paul:


Epworth es coautor, productor y toca la batería, mientras que McCartney, cómo no, hace el resto: voces, guitarras, bajo, teclados varios y pandereta. Paul McCartney TOTAL.




sábado, 16 de noviembre de 2013

McCartney & Harrison Duo

Todos los estudiosos seguidores de los Beatles reconocemos el 6 de julio de 1957 como una fecha histórica. En otras ocasiones ya hemos hablado de esa fecha que nos ha endeudado para la eternidad con Ivan Vaughan. El momento es tan crucial que en las recurrentes fantasías que me asaltan con la posibilidad de hacer planes con una hipotética máquina del tiempo, es uno de los que no quisiera perderme. Mirar desde una esquina de The Cavern el momento en el que Brian Epstein va a curiosear a ese grupo del que todo el mundo habla es otra de mis fantasías cuando recuerdo a Rod Taylor en la película "El tiempo en sus manos".

Pero hay más momentos realmente trascendentes. Por supuesto que los podría encontrar fuera de Liverpool y en otras épocas (lo que daría por haber conocido a Miguel Servet, Woody Guthrie, Cleopatra o qué se yo), pero acotando el viaje a coordenadas estrictamente beatle, habría que introducir en la máquina del tiempo el 6 de febrero de 1958. Paul McCartney ya tocaba con John Lennon en los Quarry Men cuando en la fecha en cuestión le presentó a un George Harrison de solo 14 años. John Lennon, como era previsible, no mostró en un principio demasiado entusiasmo. 

Así las cosas, según recoge la biografía de Harrison de Tarazona & Gil, tras un concierto  en marzo del 58 de Buddy Holly y los Crickets, Paul le propone a George escribir canciones juntos. Después de varios temas compuestos por ambos y perdidos para siempre,- pero que yo hubiera registrado con una grabadora digital desde mi máquina del tiempo,- llegaron incluso a contemplar la posibilidad de formar un dúo, al estilo de los Everly Brothers. Este proyecto no prosperó porque, finalmente, ese mismo verano del 58, Harrison fue admitido en los Quarry Men, y no solo por su indudable pericia con la guitarra. Había hecho un curso de aprendiz de electricista que Lennon consideró que sería muy útil  para el mantenimiento del penoso equipo de la banda.   

La pregunta a la que no consigo dar respuesta es porque, durante la época de los Beatles, McCartney & Harrison no firmaron nada juntos, siquiera sea desempolvando aquellas canciones del 58.






domingo, 10 de noviembre de 2013

Happiness is a warm guitar

El nacimiento habitual de un tema de los Beatles, sobre todo en las primeras épocas, pasaba por su presentación a los demás miembros de la banda, en el estudio o en la casa de alguno de ellos,- generalmente en la de Paul,- con una guitarra acústica. También lo habitual es que, a la hora de componer, fuera con una guitarra acústica como se concibiera el ADN de la canción.
Así, guitarra acústica en ristre, inventó John Lennon, Strawberry Fields Forever en la Villa de Santa Isabel, Almería, en los descansos del rodaje de How I won the war. Estas versiones embrionarias de las canciones se han publicado en algunas recopilaciones oficiales y extraoficiales de los Beatles gracias a las cuales hemos podido conocer su apariencia más desnuda y, en muchos casos, descifrar los matices emocionales previos a las labores de post-producción.

Por mi parte, al margen de incursiones muy esporádicas con mis guitarras eléctricas, mí tiempo musical transcurre fundamentalmente con una guitarra acústica explorando una y otra vez, la mejor forma de tocar todo el repertorio beatle.


Estos días, el protagonista es el álbum recopilatorio de John Lennon publicado en 2004 que lleva por título Acoustic. Buena parte de los cortes son grabaciones caseras interpretadas con guitarra acústica. Para tocar y jugar (play en todo caso) con este disco, me acompaño de mi reciente adquisición: Una Dobro, el ave Fenix de las guitarras, marca Gretsch G9200 10 Boxcar que, como ya anuncié, en una entrada anterior, era mi particular objeto de deseo. Y aunque sea cierto aquello de que la felicidad no es un destino, sino una actitud, con una guitarra resonadora la predisposición es sin duda mayor.


Carátula trasera de Acoustic

Mi flamante Gretsch G9200 10 Boxcar

sábado, 2 de noviembre de 2013

Revolver John Lennon con David Bowie

Para Revolver los Beatles con David Bowie lo mejor es hacer una visita a esta exposición de la National Portarit Gallery que lleva por título Beatles to Bowie, the 60´s exposed. Pero en esta entrada nos vamos a centrar, fundamentalmente, en revolver a John Lennon con el camaleón del Pop.

Esta historia tiene sus orígenes un 23 de febrero que, cronológicamente, debemos situarlo en el ya tratado fin de semana perdido de Lennon. Así pues, además de a un golpe de Estado, esta fecha la podemos asociar al día de 1974 en el que, en una fiesta del fotógrafo Terry O´Neill en Los Ángeles a la que acuden Jonh Lennon y May Pang, Elizaebth Taylor les presenta a David Bowie en su época Thin white duke. Con estos antecedentes en los que hubo mutua atracción, el 16 de enero de 1975, Bowie se pone en contacto con Lennon para pedirle que intervenga en su versión de Across the Universe que aparecerá en su álbum Young Americans. A mi juicio, una de las mejores versiones de un tema de los Beatles jamás grabada. John accede y toca la guitarra junto con Carlos Alomar, un gran músico y guitarrista puertorriqueño y habitual en los trabajos de Bowie. La química entre los tres era evidente y, en el mismo estudio, componen Fame que llegaría a ser nº 1 en Estados Unidos. Por otra parte, este tema, tiene el valor histórico de que se trata la última colaboración que realiza John Lennon para otro intérprete en un sencillo.

Desde mi personal punto de vista, David Bowie es autor de alguno de los mejores álbumes de la historia del pop. También de los peores. Pero entre aquellos, me gustaría destacar los sublimes Ziggy Sturdust y Hunky Dory. Este último álbum fue producido por Ken Scott, ingeniero de sonido en muchos temas de los Beatles en el periodo del disco Blanco. En uno de sus temas, Life on Mars, Bowie recuerda melancólico a John Lennon.

It's on Amerikas tortured brow
That Mickey Mouse has grown up a cow
Now the workers have struck for fame
'Cause Lennon's on sale again…





Explorando las virtudes de la publicidad subliminal