viernes, 1 de agosto de 2014

La separación en directo: Goodbye Beatles

Creo que necesitaba una lectura más ligera que el sesudo tratado de musicología de Everett. Y, así, por puro esparcimiento, Jesús Pérez García me propuso su obra de teatro “Goodbye Beatles”. Lo único malo de esta experiencia literaria es que me ha durado un suspiro,..algo así como el ala aleve del leve abanico. Hubiera querido que se demorara un poco más esta puesta en escena de la vida “en directo” de los Beatles. Porque fue Paul MacCartney, no Mediaset, el que inventó el programa Gran Hermano con la película Let it Be.

Pero se trata de una obra breve, como la propia historia del grupo. Breve pero intensa. A fin de cuentas eso es lo que relata el autor: los intensos diálogos entre John, Paul, George y Ringo acompañados de los personajes que fueron testigos de sus últimos días. Desde el concierto de la azotea de la Appel Corps, existe algún flashback al bar Indra de Hamburgo, donde los Beatles, con Stu y Pete, comienzan como destajistas  del rock, regalándonos el autor la ironía de una historia que empieza y acaba con sendas intervenciones policiales.

Hemos leído tanto material biográfico sobre este grupo, que todos los seguidores de esta banda hemos construido, casi sin proponérnoslo, un perfil psicológico para cada uno de sus integrantes. Hasta de los secundarios. ¿Quién no reconoce la paciente fidelidad de Mal Evans, o la parsimonia de George Martin?.  Por eso, debido a esta coherencia entre perfil psicológico imaginado y diálogo propuesto, a la altura de la segunda página del libreto, a uno se le olvida por completo que está leyendo una obra teatral, resultando inevitable experimentar la sensación de que pudo ocurrir así. De que realmente ocurrió así.

En el fondo, como dice el autor, es una historia de amor, de amistad, de relaciones en cualquier ámbito, contada a través de un mito contemporáneo, y en la que todos podemos habernos visto identificados en nuestra vida, negándonos a ver lo evidente.


Quien esté libre de identificarse con la historia que tire la primera piedra. Y es que la vida es puro teatro.




2 comentarios:

  1. ¡Qué elegante intertexto rubeniano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba completamente seguro que no lo ibas a pasar por alto, ja, ja.

      Eliminar