viernes, 26 de diciembre de 2014

Paul McCartney, George Gershwin & JFK

Para los que somos seguidores de los Beatles resultaría fácil responder a la pregunta acerca de qué tienen en común George Gershwin, John F. Kennedy y Paul McCartney sin tan siquiera recurrir a la teoría de los seis grados de Karinthy.

Los primeros dan nombre a sendos galardones que premian la cultura popular americana y que, paradójicamente,  fueron concedidos al músico británico en diferentes momentos del año 2010.  Como dijo el presidente Obama en la gala del premio Gershwin, “Sí, Paul, nosotros te robamos”. Una frase que parecía un guiño agradecido a su actual esposa, la norteamericana, Nancy Shevell.

Paul McCartney reconocía en una entrevista que si de niño, y echado sobre la alfombra del salón de su casa escuchando a su padre tocar al piano piezas de George Gershwin, le hubieran dicho que algún día ganaría un premio con su nombre, sencillamente no lo hubiera creído.

En cuanto al Kennedy Center Honors, en realidad Paul fue seleccionado como homenajeado en 2002, para otorgárselo el año siguiente. Lamentablemente McCartney declinó el reconocimiento debido a una "obligación personal ineludible". La obligación fue la boda de un primo suyo que había sido planeada meses antes de la invitación. En agosto de 2003 el comité del Centro Kennedy, visiblemente airado, emitió un comunicado de una frase en la que proclamaba que Paul McCartney no iba a recibir un Kennedy Center Honor ese año “ni ningún otro” (el entrecomillado es mío, pero el tono era ese). Años más tarde, pelillos a la mar que llegaron desde el río Potomac en cuya orilla se alza el Centro John F. Kennedy donde Paul recibió el más alto honor que concede el Gobierno de Estados Unidos por su contribución a la cultura estadounidense. 

En ambos conciertos de homenaje a Paul McCartney y a los Beatles, por extensión, hay muy buenas actuaciones intercaladas con otras, a mi juicio, prescindibles. En el celebrado en la Casa Blanca con motivo del premio Gershwin me parece absolutamente genial la versión jazzística de Blackbird a cargo de Herbie Hancock & Corinne Bailey Rae y se me saltan las lágrimas, literalmente, cuando otro británico, Elvis Costello, interpreta Penny Lane. También actúa el propio Paul McCartney con su eficaz grupo habitual  comandado por RustyAnderson y Brian Ray.

En el concierto del Kennedy Center, repite Dave Grohl (Foo Fighters), fan confeso de los Beatles, que interpreta junto a Nora Jones Maybe I´m Amazed. En todo caso, una de las partes más divertidas la protagoniza Steven Tyler, líder y vocalista de Aerosmith que interpreta el medley entero de Abbey Road.

En fin, que cada uno juzgue el resto. Los enlaces están servidos. A mi juicio, en conjunto, merecen mucho la pena para una tarde de relax en casa estas navidades.


Costello en el concierto de la Casa Blanca

No hay comentarios:

Publicar un comentario