sábado, 16 de mayo de 2015

(Lennon & McCartney) o el misterioso e insondable proceso de hacer canciones

La semana pasada, mientras hacía yoga forzoso en el asiento de un avión, leí un artículo sobre el arte de componer música. Hacía referencia a una investigación sobre el proceso creativo basada en el análisis de los borradores recopilados de grandes maestros de la música clásica. Observando las primeras anotaciones, los tachones, las correcciones sucesivas, se pretendía hacer un mapa del laberinto en el que uno se adentra cuando hace música.
Parece ser que de Mozart no hay borradores. No, no es que se perdieran. Es que nunca los hubo. No buscaba la melodía, la melodía iba a él. Escribía obras maestras como si se las dictaran.

¿Qué nos podríamos encontrar utilizando el mismo método con las canciones de Lennon & McCartney?. Me refiero a la época en la que construían juntos las canciones. Esa época en la que cogían un autobús en York, durante la gira de Helen Shapiro, se ponían a matar el rato con las guitarras, y cuando se bajaban en Shrewsbury tenían compuesta From me to you o ensamblaban She Loves you sentados cara a cara en la habitación de un hotel. El procedimiento utilizado cuando componían por separado parece que era significativamente diferente: mientras que la primera referencia en la brújula creativa de Paul era la melodía, John, según George Martin, hacía las canciones a “trozos” a partir de retales de letra que podía construir observando un cartel circense, un anuncio de cereales o con el Daily Mail delante.
De hecho, en el caso de Paul, atesoraba melodías "huérfanas" que tardaron mucho tiempo en ser letradas. Michelle fue un tema instrumental que compuso en su época del Liverpool College Art hasta que vio la luz en Rubber Soul. Lo mismo que When I´m sixty four que la compuso con 16 años sin saber que estaba indefectiblemente predestinada para el Sgt Pepper.


Primero fue la melodía también en la sublime Here, there and everywere. Como a Mozart, a Paul le llegaron los acordes sentado en el borde de la piscina de la casa de John, pero,…¿cómo llegan esos acordes?...esa es la cuestión. Ese es el misterio.


Paul y John trabajando en una canción

5 comentarios:

  1. Quizás es que el misterio de los genios radica en que componen desde un mundo paralelo e inalcanzable para el resto de los mortales. Luego vienen aquí y dicen "mira lo que he compuesto" y va uno y quiere imitarlos, y ahí es cuando piensas de ellos "imposible, es que ellos vienen de otro mundo".
    P.D. Cuidado con esa variedad de yoga, conozco a uno que dos meses después todavía están tratando de desanudar sus piernas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces tengo esa sensación que sugieres. Son canciones que parecen eternas, pero no solo en el sentido que se escucharán durante generaciones. Sino en el sentido que existen desde siempre, desde el infinito principio de los tiempos. Y por alguna extraña razón, fueron reveladas a Lennon & McCartney.

      Eliminar
  2. Siempre me ha interesado poderosamente el proceso creativo de los que hacen música. Y no me refiero a cuestiones más o menos esotéricas sobre como le llega la inspiración al alma del autor, o si es el músico el que da con la melodía o ésta con él, sino a cuestiones pedestres, técnicas. Por ejemplo, la primera distinción para mí es si pueden componer sin instrumento o no. Los que tengáis acceso a alguno de los dos Beatles, vivos o no, preguntadles por favor si, de verdad, lo hacían con una guitarra o un piano en la mano o, como dice Paul, "me desperté y tenía la melodía en la cabeza" (yesterday)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el caso de los Beatles, al margen de la anécdota de Yesterday, al no tener formación teórica, componían con la guitarra o el piano. Supongo que hay un tanteo inicial explorando lineas melódicas condicionadas, claro, a las posibilidades que ofrecen las cuerdas y los teclados. En el caso de Lennon yo creo que precisamente su evolución como creador esta supeditada a que, tras la separación de los Beatles pasa a componer usando fundamentalmente el piano.

      Eliminar
  3. Se sentaban uno frente al otro.
    Mc'Cartney era zurdo y lennon diestro.
    Ae veian uno al otro como si se miraran en un espejo.
    Pienso que mayormente como Mozart , les venia la musica a ellos mas que buscarla.
    Seguian lo que les dictaba la mente y para eso mejor un piano.

    ResponderEliminar