miércoles, 3 de agosto de 2016

Psicoacustic Live...los Beatles sin complejos

Hace aproximadamente 25 años tuve que tocar un par de temas en un pub de la ciudad universitaria de Lovain la Neuve (Bélgica). Elegí una canción de un cantautor local cuyo nombre no puedo acordarme y como broche, -en que estaría yo pensando-, “Yesterday”. Estuve preparando la canción de McCartney con mimo con el fin de ofrecer una versión lo más próxima al original y garantizarme la dosis necesaria de éxito de crítica y público. Cuando llegó mi turno, la gente estaba un poco a su bola, con sus cervezas y en avanzado estado de dispersión etílica, lo que había generado el escenario menos propicio del mundo para interpretar la cándida Yesterday. De modo que, después de haber estado semanas preparando el tema en cuestión tuve que improvisar, así de repente,  Be-bop-a-lula she's my baby cuyo título es lo único que me se de la letra de la canción. Eso sí, lo di todo. Me entregué hasta llevar al público a un punto parecido al paroxismo. En síntesis: en directo, el rock&roll es infalible, un valor seguro, no falla nunca.

Hace 25 años tocando be-bob-a-lula con guitarra española y sin ampli,...con un par.

Llegados a este punto, cabe decir que si interpretamos a los Beatles en público, hay que preguntarse cuál puede ser la mejor estrategia. A mi juicio, y esto es muy personal, hay dos épocas interesantes para este fin, a saber, la de los Beatles cuando realmente TODAVÍA no eran The Beatles; es decir, cuando tocaban temas de otros. Y la de los Beatles cuando  YA no eran realmente un grupo, sino 3 artistas individuales y un gran batería que sacaban discos juntos, es decir, a partir del "Disco Blanco" más o menos. Para un público no especializado me quedo sin duda con la primera de las dos opciones.

En la última gira de Psicoacustic, nuestro grupo tributo local, conscientes de que su hábitat natural es el directo, han ido aproximándose a lo que muchos, incluido John Lennon, consideran lo mejor que se puede hacer cuando se toca en un local para amigos: Puro rock&roll.
Antes flirtearon con HELP, Beatles For Sale y A hard day´s night pero han acabado entregándose, para nuestro delirio, a las grabaciones de los Beatles con la BBC.

Ray Charles, Buddy Holly, Little Richard, Williams,…algo así como los padres fundadores de un estilo que Psicoacustic domina… incluso cuando ensayan. Algunos regalos solo para entendidos como Cry for a shadow (la única creación Harrison/Lennon) o Bad to Me,  una canción acreditada a Lennon/McCartney pero que John escribió para Billy J. Kramer and The Dakotas mientras estaba de vacaciones en España convirtiéndose en en el primer tema que John Lennon compuso en nuestro país, el otro fue Strawberry Fields. Entre tanta munición, yo acabé rindiéndome al arrollador A shot of Rhythm and blues de Terry Thompson.
Cierran el repertorio con éxitos tales como Please, please me, Ask me why, From me to you, I wanna hold your hand, I feel fine, etc. para que, en todo caso, dejar claro que aquello va de The Beatles.


Así que, aviso a navegantes, si queréis tener una experiencia gastro-musical excepcional, el jueves 22 de septiembre en el mercado de San Martin en Donosti, entre los mostradores de charcutería, verduras y frutas se montará un escenario en el que se servirán pintxos donostiarras y el show de Psicoacustic, ambos infalibles, como el rock&roll.



  Psicoacustic interpretando A shot of Rhythm and blues



sábado, 11 de junio de 2016

Yo NO estuve en el concierto de Paul McCartney

He estado esperando un tiempo prudencial a que se os pasara el subidón a los que fuisteis al concierto de Paul. Como veía que el asunto del episodio de euforia iba para largo, incluso me planteé hacer una camiseta conmemorativa con la leyenda “Yo NO fui al concierto de Paul McCartney”. Los que me conocen bien saben que lo de la camiseta no sería para ostentar nada, sino para flagelarme. Finalmente, después del éxito de crítica y público que tuvo  mi primera creación, desistí de buscar mi catarsis en el lienzo de una camiseta.


Camiseta oficial "El Quinto Beatle soy yo"

Alguna mente perversa, con una personalidad sin duda psicopática, se le ocurrió organizar un concierto ENTRE SEMANA del más grande compositor vivo de música pop. Se de lo que hablo, porque mientras todos vosotros os lo pasabais en grande en Madrid, yo estaba dando una clase sobre Psicopatía. Ya ves.

Dando clase sobre Psicopatía mientras vosotros ibais al concierto

En todo caso me daba miedo ese concierto. Como le confesé a mis allegados, empatizo tanto con Paul que sufro muchísimo con la merma de facultades de su otrora prodigiosa garganta. Se que Paco Jimenez, que estaba cuando me sinceré, me comprende.
Pero sin duda, el clarividente Adolfo Iglesias tiene razón, y si tantas veces hemos añorado las canciones que jamás llegaron a componer George Harrison, o un John Lennon en racha con Double Fantasy o Milk and Honey; si fantaseamos durante años con la idea de una nueva reunión de los Beatles que Mark D. Chapman arruinó para siempre, sería injusto reprochar a un incombustible Paul McCartney que nos siga regalando su presencia en los escenarios aunque sea sometido a las inexorables leyes del tiempo.

¿De que me quejo entonces?. Me quejo porque, sobre todo, perdí la oportunidad de saludar a mi primo Miguel Nuñez, al gran Paco Jiménez o al optimismo crónico de Adolfo Iglesias. Y qué decir de Mari Paz Pérez Garrido, la voz prodigiosa de Golden Slumbers, o mis buenos amigos, los fantásticos Blisters. Perdí también la ocasión de saludar en persona a Pux, para pedirle empleo en su banda, al erudito Jose Luis Gilsanz, al enigmático Skar PD y, en fin, a toda la gente de esta historia fabulosa llamada The Beatles. Me quejo de perderme, en fin, lo de Madrid,…y el cielo, porque como dijo Twain el paraíso lo prefiero por el clima; el infierno por la compañía.


El concierto que NO fui. 


sábado, 21 de mayo de 2016

Autoplagio, influencias y criptomnesia beatle (II)

En una entrada anterior titulada Autoplagio, influencias y criptomnesia, explicábamos como ante la vasta producción de Paul McCartney es difícil no inspirase en uno mismo, siquiera sea inconscientemente, a la hora de componer nuevos temas. Así, apuntábamos, que el corte de Chaos and Creation in the Backyard titulado Promise to your girl, en realidad tiene su origen en NineteenHundred and Eighty Five que cierra Band on the Run.

Cuando sobra talento para moldear melodías, paradójicamente puedes permitirte hacer y deshacer variaciones de los mismos temas….O jugar con nuestras expectativas, porque ni Bluebird es la segunda parte de Blackbird (tendríamos que esperar hasta Jenny Wren), ni, en el caso de Harrison, Here comes the moon nos recuerda a Here comes the sun.

John Lennon, por su parte, compuso premeditadamente la misma canción, pero con dos resultados diferentes en This Boy y Yes it is. Y también le salen dos canciones diferentes con la misma escala en It´s only love y Being for the Benefit of Mr. Kite. Pura magia.
También John, en ocasiones, puede regalarnos la misma música con distinta letra (Jealous Guy y Child of Nature) y Paul la misma letra con distinta música (las dos versiones de No more lonely nights del Give my regards to Broad Street).


Ahora estoy trabajando para el famoso canal "El Quinto Beatle" en un tema que me gusta mucho de Paul McCartney, Sombody who care de Tug of war. Me encanta, aunque hay que reconocer que Paul ya había mostrado el alma latina de esta canción en I Will....pero no me importa.